El mito de la interpretación de los sueños

img-suenios2Muchas personas piensan que los sueños contienen mensajes ocultos, premoniciones, deseos inconscientes y, en general, que «revelan» significados importantes para nuestra vida cotidiana que sería una locura desperdiciar. La oniromancia, la adivinación basada en los sueños, aparece en la Biblia, la Ilíada, la Odisea, las obras de Hipócrates y las leyendas de las tribus amazónicas, los indígenas australianos y los psicoanalistas.

Los sueños no son fáciles de estudiar. Cuando despertamos podemos estar impactados por el lugar donde hemos estado durante la noche y las aventuras que hemos vivido —gracias, Kim Bassinger, a mí también me encantó— pero cuando vamos a la ducha ya lo hemos olvidado completamente. Cuando se invita a unos conejillos de Indias, perdón a unos estudiantes universitarios, a dormir en el laboratorio, se les despierta a intervalos para anotar lo que están soñando. En general, los sueños son como películas mudas, aunque en torno a la mitad de ellos incorporan algunos sonidos. wpid-huge-3-16388Con respecto a si son en tecnicolor, es llamativo que los que vivieron la época de la televisión en blanco y negro sueñan más en escala de grises que los que ya nacieron con la tele en color, que sueñan con mayor frecuencia con toda la paleta de colores. Esta diferencia, curiosamente, se mantiene décadas después, llegando hasta nuestros días. Los demás sentidos, tacto, gusto y olfato, es mucho más raro que intervengan en las ensoñaciones.

Carey Morewedge y Michael Norton hicieron un estudio en personas de culturas orientales (India y Corea del Sur) y occidentales (Estados Unidos) encontrando que un porcentaje llamativo —entre el 56 y el 74%— creía que los sueños contenían verdades escondidas y que proporcionan una información significativa sobre el mundo, más importante que pensamientos similares o fantasías asimilables producidas mientras estamos despiertos. El significado atribuido a sueños concretos dependía de si encajaban con las creencias previas, de la valoración de los conocidos que aparecían en esas ensoñaciones y de la fe en Dios. dreamEsto último no es extraño pues en muchas culturas los dioses nos hablan mientras dormimos pero lo divertido es que según ese estudio los agnósticos daban más valor al sueño cuando el mensaje divino les proponía hacer algo interesante que cuando les ordenaba hacer un sacrificio. Además, los participantes indicaban mayor afecto por un amigo después de soñar que les protegía y, del mismo modo, eran reacios a volar después de soñar con un accidente de aviación. De hecho eran más reacios a subirse a un avión que si el gobierno había establecido realmente una alerta de atentado terrorista, algo que da que pensar. La conclusión es que la gente interpreta sus sueños, les da valor e influyen en su vida cotidiana.

En los sueños no solemos revivir algo que ha sucedido sino que pequeños fragmentos de personajes, lugares y sucesos que hemos vivido se combinan junto a aspectos imaginarios, generando una historia diferente. No es raro que aparezcan estos fragmentos reales, sabemos que mientras dormimos nuestras memorias se consolidan y es muy posible que los sueños formen parte de ese proceso. Nuestro hipocampo registra las memorias de corto plazo pero durante la noche, esos contenidos son trasladados a la corteza cerebral donde se almacenan para períodos más largos. Los estudios sobre sueños muestran que las memorias aparecen en nuestros sueños en dos momentos diferentes. El primero tiene lugar la primera noche después de cuando ese suceso ha ocurrido y puede significar el primer registro. Vuelve a aparecer entre cinco y siete días después y podría ser una indicación de la consolidación de esa memoria.

Los sueños nos pueden llevar a resultados prácticos lo que no quiere decir que contengan información oculta. El cerebro juega con esa información que los sueños proporcionan al azar y, a veces, consigue encontrar cosas. wrightson1Mary Shelley soñó los protagonistas de Frankenstein, Otto Loewi halló en un sueño el experimento que llevaba buscando durante meses y Paul McCartney encontró también mientras dormía una agrupación de notas que luego fue la melodía de Yesterday.

¿Por qué la gente cree que hay significados ocultos en los sueños? Porque todos quisiéramos saber más sobre el futuro, porque tenemos dudas sobre si estamos tomando las mejor decisiones y porque nos sentimos desconcertados sobre las historias que suceden en nuestras pesadillas y en nuestros sueños. Damos valor a estas historias porque surgen de asociaciones al azar y nuestro cerebro tiene una tendencia a sobrevalorar la información irrelevante y casual que nos sorprende; por ejemplo, las coincidencias, si hemos visto dos veces en poco tiempo a la misma persona. Aunque la estadística nos dice que es normal que eso pase cada cierto tiempo, nuestro cerebro se resiste a creerlo y piensa que «ahí hay algo». Gracias a esto hay toda una industria editorial publicando chorradas sobre interpretación de sueños y ejércitos de psicólogos freudianos buscando traumas y un modus vivendi.

Evidentemente un culpable de estas paparruchas es Sigmund Freud. El psicólogo vienés pensaba que los sueños eran la vía regia a los secretos del inconsciente y para él, las defensas del ego se relajan mientras dormimos y los impulsos que están normalmente reprimidos llaman a la puerta de la consciencia a través de los sueños. NOVOTESAún así, los impulsos más vergonzantes, como los sexuales o los agresivos son transformados en símbolos que los enmascaran y nos permiten dormir plácidamente sin despertarnos avergonzados y/o aterrorizados. Para los freudianos, el trabajo del analista es ir más allá del «contenido manifiesto» del sueño e interpretar el «contenido latente». Por ejemplo, la aparición de un monstruo en un sueño (que sería el contenido manifiesto) puede simbolizar la amenaza de un jefe temido (el contenido latente). En La interpretación de los sueños (1900) Freud advierte que no hay que establecer relación unívocas entre partes del sueño y significados concretos pero él, además de dar un valor a los sueños que la Neurociencia moderna no respalda, cae en ese mismo error.

La realidad es que los sueños no contienen significados ocultos. En la fase inicial, la mayor parte de nuestros sueños repasan nuestras actividades cotidianas y aquellas preocupaciones que ocupan nuestra mente, como puede ser un examen o la declaración de la renta. En la fase REM, nuestro cerebro muestra gran actividad y se producen sueños a menudo ilógicos y cargados de emociones. neurotransmitterLas teorías más modernas consideran que lo que sucede es una sinfonía de neurotransmisores en los cuáles los aumentos de acetilcolina estimulan los centros emocionales mientras que las caídas de serotonina y noradrenalina apagan las áreas cerebrales que gobiernan la razón, la memoria y la atención. Es decir, los centros que controlan las emociones están acelerados mientras que los que controlan el pensamiento lógico están frenados. En esas circunstancias nuestro cerebro genera una historia, con el mayor sentido posible, a partir de información al azar.

Los sueños tienen que ver con el estado del soñador pero a menudo es una relación indirecta. Por ejemplo, las pesadillas son más comunes cuando la gente está bajo estrés emocional. Tras el terremoto de San Francisco, la frecuencia de pesadillas entre los estudiantes dependía de su proximidad al epicentro. Los sueños de personas que han tenido una experiencia dolorosa reciente o una pérdida suelen ser especialmente vívidos y tener un tema central en vez de una narrativa que vaya saltando de tema en tema. Estos sueños se recuerdan mejor que aquellos que tienen lugar en épocas más tranquilas de la vida. Es posible que sean una forma que tiene nuestro encéfalo de integrar una experiencia anómala y difícil en nuestra autobiografía, de llegar a una entente con ese episodio, de hacer que un «trauma sea menos traumático».

Decidí ir a la biblioteca y ver si la interpretación de los sueños era un corpus coherente, abrí un libro al azar y esa página hablaba de sueños con animales y el más divertido me pareció el cerdo. La Enciclopedia de los sueños de María José Antón dice que983153 copia si sueñas con un cerdo puede deberse a «que usted viva un constante deleite carnal y en una permanente lujuria», algo que me hizo desear soñar con este simpático animal con más frecuencia. La autora, muy prudente, añade «no vamos a ser nosotros quien lo critiquemos, pero su subconsciente puede estar queriendo presentarle la imagen del cerdo para que constate hacia dónde le pueden llevar sus apetitos», algo que me pareció entre monjil y libidinoso. En cambio en Cómo interpretar los sueños, Angiola Arancio y Ángel Casas dicen que soñar con el animal de los jamones significa que «la actitud aparentemente cordial de personas muy próximas sólo oculta hipocresía. Procure no caer en el engaño si quiere evitar que abusen de usted», con lo cual quizá no es tan bueno poblar mis sueños de gorrinos. Diane von Alten en Guía completa para interpretar los sueños, una cosa infumable que lleva 16 ediciones,  me hizo volver a planteármelo porque escribe que significa «suerte» mientras que Armando Carranza en Comprender y usar los sueños dice que no, que es «símbolo del ahorro en sueños y lo es también de la ganancia adquirida metódicamente» así que pensé que quizá este señor mezclaba el cerdo con el cerdito de la hucha pero Pamela Ball me explicó en Gran enciclopedia de los sueños que indica «ignorancia, estupidez, egoísmo y glotonería» y que «existe un conflicto entre bajas pasiones y valores espirituales», algo que es lo que me pasaba a mí leyendo esas tonterías. Ya dicen los de pueblo, que del cerdo se aprovecha todo, hasta los andares y, como ve, una memez que desgraciadamente ocupaba balda y media en la biblioteca.

Lo más curioso es que seguimos sin saber por qué soñamos. También está poco claro cómo influyen en nuestros sueños los cambios en nuestra vida cotidiana. pvw24251Si los avances en la tecnología de los televisores alteraron el color de nuestros sueños, ¿cuál será el impacto que estarán teniendo las redes sociales o nuestra vida digital? Un ejemplo puede ser un estudio de Eva Murzyn que ha visto que la gente que juega al World of Warcraft incorpora en sus sueños la interfaz que aparece en el juego on-line. También los sueños pueden proporcionarnos algunas ideas a las que no hemos llegado cuando estábamos despiertos, y usamos una forma deliberativa de pensar. Pueden ser sugestivos, divertidos, excitantes -¡sí, Kim, síííiiii!-pero lo que es un sinsentido es pensar que pueden predecir los sucesos del futuro.

Para leer más

  • Antón MJ (2006) Enciclopedia de los sueños. El arte de la premonición. Ed. Libsa, Madrid.
  • Arancio A, Casas A (2000) Cómo interpretarlos sueños y los números de la suerte. Ed. De Vecchi, Barcelona.
  • Ball P (2002) Gran enciclopedia de los sueños. RBA, Barcelona.
  • Carranza A (2002) Comprender y usar los sueños. Ed. Martínez Roca, Barcelona.
  • Lilienfeld SO, Lynn SJ, Ruscio J, Beyerstein BL (2010) 50 great myths of popular psychology : shattering widespread misconceptions about human behavior. Wiley-Blackwell, Chichester, West Sussex ; Malden, Mass.
  • Morewedge CK, Norton MI (2009) When dreaming is believing: the (motivated) interpretation of dreams. J Pers Soc Psychol 96(2): 249-264. http://careymorewedge.com/papers/dreams2.pdf
  • Murzyn E (2008) Do we only dream in colour? A comparison of reported dream colour in younger and older adults with different experiences of black and white media. Conscious Cogn 17(4): 1228-1237.
  • Robson D (2013) In your dreams. New Scientist 2902: 31-33.
  • Von Alten D (2003) Guía completa para interpretar los sueños. Ed. De Vecchi, Barcelona.

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

168 opiniones en “El mito de la interpretación de los sueños”

  1. Como terapeuta puedo constatar que los sueños tienen y pueden revelar dinámicas y contenidos muy importantes para las personas, su «interpretación» creo yo, jamás podrá calificarse como ciencia, más bien arte o proceso complejo. He trabajado en psicoterapia con infinidad de contenidos oníricos que han sido supremamente útiles en procesos terapéuticos. En lo que me muestro muy de acuerdo con el sr. Alonso es en la equívoca interpretación unívoca de algunos, considero que, de hecho, no deben ser interpretados, sino más bien interpelados, escenificados (le invito a revisar las propuestas y trabajos de F. S. Perls).

    1. Pienso que tienen la misma posibilidad de revelar dinámicas y contenidos importantes que charlar sobre la forma de las nubes que pasa por encima de nuestras cabezas. Deducir significados ocultos en los sueños es contrario a todas las evidencias que tenemos y a lo que sabemos sobre los mecanismos neuroquímicos en las neuronas durante el sueño. Pero siempre estoy abierto a que me presenten evidencias y corregir mis ideas pero es que las evidencias del psicoanálisis brillan por su ausencia. Por lo tanto, soy de los que creen que solo puede calificarse de seudociencia. Siguiendo a Sagan, la ciencia es la mejor herramienta que tenemos, se corrige a sí misma, evoluciona y se aplica a todo. Con ella conquistamos lo imposible y sabemos si algo es verdad o no lo es. Un saludo cordial

    2. «Pienso que tienen la misma posibilidad de revelar dinámicas y contenidos importantes que charlar sobre la forma de las nubes que pasa por encima de nuestras cabezas»

      Pues está bastante relacionado. Un estudio profundo de Psicología de la Gestalt, Psicología analítica y de complejos y de asociaciones libres de ideas revela como a nivel psíquico tienen mucho que ver los procesos de formación de imágenes, imaginación, pareidolia y simbolismo.

    3. Yo soñé que Dios se llevava a mi mamá en brazos quisiera saber que significa

    4. Con todos mis respetos, denostar «la interpretación de los sueños», sin haberlo leído no es muy científico. (En la bibliografía al menos del artículo no aparece). Es verdad, que hay mucho libro y panfleto en contra de Freud sin haber leído ni entendido a Freud, a lo sumo artículos sueltos, o sea, tomando la parte por el todo.
      No olvide ud. que Freud era médico y neurólogo por cierto, no un charlatán. Cuando se da cuenta de que los procesos psíquicos no responden a cuestiones genéticas específicas y que son producto del lenguaje y de la subjetividad del individuo, toma el camino de un nuevo saber al que llama psicoanálisis.
      Evidentemente la clínica psicoanalítica es del uno a uno, del sujeto uno por uno, y los resultados no son objetivables desde el punto de vista de la reciente epistemología (ensayos de doble ciego, resultados objetivables y extrapolables a otros sujetos…, etc.). Desde ese punto de vista el psicoanálisis no es, ni pretende ser una ciencia tal y como se pretende hoy en día. Pero tampoco puede serlo ninguna psicología ni neuropsicología. En el momento en que se pisa el terreno de la psique humana la epistemología actual hace aguas por todas partes porque los humanos somos seres de lenguaje, nuestro pensamiento está formado por palabras y por tanto está asentado en la subjetividad pura y dura, y lo que para una persona es gratificante, para otra puede ser un verdadero suplicio.
      Los intentos de la neurociencia de querer reducir la psicología del sujeto humano a una serie de conexiones entre células, tal que esquemas matemáticos, reacciones químicas, etc. no deja de ser sino un pobre punto de partida sin fundamento alguno, que elide necesariamente la importancia del lenguaje como rasgo unario diferencial entre los animales y los seres humanos.

    5. Acusarme de no haber leído un libro sin conocerme ni preguntarme demuestra ignorancia, falta de rigor y falta de respeto.
      Usted llama al psicoanálisis un nuevo saber, pero la comunidad científica lo considera una pseudociencia, sin fundamento ni evidencia, un absurdo que parece mentira que se siga manteniendo a flote por algunos «creyentes», que normalmente se lucran con ello, pero que no tiene valor y que la ciencia desprecia por el daño causado a muchas personas. Hablar de interpretar los sueños pone a los psioanalistas al mismo nivel que los lectores del posos de café y las líneas de la mano. Es cierto que Freud era médico y neurólogo, también fue anatomista por un tiempo y un adicto a la cocaína que la recetó a sus familiares y colegas, pero su «doctrina» está más cerca de la charlatanería que de un abordaje riguroso de la enfermedad mental. Decir que los procesos psíquicos dependen del lenguaje es de una ignorancia supina. Los resultados de la clínica psicoanalítica no son objetivables simplemente porque no tienen fundamento alguno. Usted puede encontrar unicornios en el garaje con la misma metodología. Los humanos somos seres de lenguaje como somos seres de religión o seres de pudor o seres que acumulan cosas o seres con pasión por la tecnología. Eso también nos diferencia de los otros animales. Quien hace agua es el psicoanálisis con todas las memeces inventadas por Freud y sus seguidores.

  2. Le pido perdón si mi comentario le ha parecido agresivo pero es que la forma de despreciar así de golpe y porrazo el psicoanálisis ya la tengo vista varias veces y me parece muy injusta, no han sido formas disculpe.

    Lo mismo que despreciar la «sabiduría» antigua a la hora de tratar con enfermedades mentales. El tema no va de tener razón o no, si no de que los métodos sirvan para sanar, y si sirven, intentar comprender porqué.

    Caer en el biologismo al hablar de temas como la conciencia y la mente es algo peligroso, el ser humano es algo mucho más complejo de lo que podamos medir y en los procesos en los que se forman nuestra conciencia ocurren gran cantidad de sinergias y propiedades emergentes entre subunidades menores y mayores que actúan como soporte físico que no creo que debiésemos descartar.

    Desde una visión racional cartesiana toda estas cosas pueden parecer un sinsentido, pero a quien se mete de lleno en estos temas le sorprendería la inmensa sabiduría que se puede obtener del pasado, tras una necesaria modificación, traducción e interpretación en el paradigma actual. Tachar todo de tonterías sin fundamentos no es muy sabio…

    Como dices en tu artículo, en el sueño se «estimula nuestra parte más emocional» mientras la parte «lógica» se duerme. Esto es un punto muy interesante porque debemos tener en cuenta que no somos solo seres racionales, también somos seres emocionales y si existen «maestros de las emociones» estos son los chamanes, puede que no sea científico, puede que no sea racional ni lógico. Pero poseen conocimientos de estas partes de nosotros de una gran profundidad, más que negar su conocimiento la postura, pienso yo, debería ser la de tratar de comprender en que se basa esta sabiduría, intentar encontrar un punto de unión entre razón y emoción y no tirar por la tangente. Al respecto un libro muy interesante escrito conjuntamente entre un neurocientífico y un psicoanalista «A cada cual su cerebro. Plasticidad neural e inconsciente» de François Ansermet y Pierre Magistretti.

    Es cierto que no sabemos mucho sobre la conciencia por eso no deberíamos descartar ninguna fuente de información y conocimiento a priori sin estudiarla a fondo. Y perdone que le diga pero no creo que usted entienda mucho sobre psicoanálisis, chamanismo ni estados alterado de conciencia, por su forma tan despectiva de hablar de ellos, son cosas que se basan en la propia experiencia y nos ayudan a pensar y meditar, que es posible, (que no cierto) que todo lo que sabemos no es cierto, y ayuda a dudar sistemáticamente de todo, que debe ser el lema de todo científico, ser escéptico y dudar, poner en duda y volver a dudar, es el único camino para llegar a la verdad.

    «Los compuestos psicodélicos generan alucinaciones, es bien sabido» ¿Ha experimentado usted estas alucinaciones por si mismo? ¿Le suenan nombres como Jhon Leary, Stanislav Grof o Humphry osmond?

    Mi teoría «favorita» sobre la conciencia es la Reducción objetiva orquestada del Dr Hameroff y Penrose, no deja de ser otra teoría de tantas (un poco demasiado metafísica tal vez), pero es interesante la posibilidad de la creación de conciencia a nivel cuántico. Y en este nivel es sorprendente la confluencia que pueden tener todas las «tonterías de los chamanes» por lo menos a nivel de conciencia individual y percepción.

    Que algo no sea científico no significa que sea algo sin fundamento ni que sea una «paparrucha». Sé que para un catedrático de renombre debe ser bastante difícil bajarse de su trono y salirse del paradigma. Pero la humildad es un ejercicio que todos deberíamos practicar más a menudo (me incluyo)

    Sin más, gracias por su tiempo, y perdón por mi afilada prosa.

    Un saludo.

    pd: perdón por mi mala ortografía, es que soy de ciencias.

    1. Estimado José
      Le agradezco sus amables mensajes, acepto encantado sus disculpas y le ruego que haga lo mismo con las mías. Es cierto que sentí su comentario como agresivo pero yo adopté una actitud defensiva con no menos tensión. Es mucho más interesante un debate ameno, abierto y valorando el sentido del humor.
      No desprecio las sabidurías antiguas sino que pienso que deben ser tratadas igual que cualquier otra más reciente, sometidas a prueba y ver la realidad de sus postulados. Para poner un ejemplo para muchas personas las religiones, su religión, encajan perfectamente en lo que usted describe y está claro que pueden ayudar a las personas creyentes a superar un momento difícil pero de ahí a considerarlo con poderes curativos, en mi opinión, queda un trecho. Tengo la misma valoración de las llamadas medicinas alternativas, pongámoslas a prueba y veamos si realmente son mejores que un placebo. Si es así son medicinas sin ningún adjetivo y si no es así, que es lo que me temo que sucede, pues entonces son paparruchas, tonterías, cuando no viles estafas. Cuando alguien me habla del saber antiguo de China, su profundos conocimientos y de cosas como la acupuntura yo le recuerdo que los índices de mortalidad eran brutales hasta que Mao decidió aprovechar la medicina occidental y vacunar a los niños, con lo que la esperanza de vida dio un salto espectacular.
      Eso de «el ser humano es más complejo de lo que podamos medir» me parece, perdone el adjetivo, tramposo ¿quién lo dice? ¿qué es lo que no podemos medir o estudiar? Casi todo lo que estamos aprendiendo sobre la consciencia es gracias a la ciencia. De hecho, es el medio que tenemos, el único fiable para ver si una idea, una explicación es cierta o no. Hace 400 años que dejamos atrás a Descartes y hemos avanzado mucho desde entonces pero cuando no se puede aportar ninguna evidencia, ninguna prueba, entonces eso es fé o una opinión pero eso no vale para defender una hipótesis.
      Yo no he dicho que sepa sobre chamanismo o sobre psicoanálisis (me gusta mucho que les meta en el mismo saco) lo que digo es que no tienen patente de corso, si dicen que explican algo sobre el cerebro mejor que la neurociencia, que vengan y lo demuestren y si no, que acepten su sitio junto a los horóscopos y los echadores de cartas.
      Más cosas. No he experimentado por mí mismo los compuestos psicodélicos. Tampoco he puesto nunca un huevo pero sé de donde viene y si me gustan los huevos fritos.
      Por último, no estoy en ningún trono, aquí estoy en un blog y creo que atiendo a niñas de 13 años que están entrando en una depresión y personas de 80 interesadas en la ciencia con respeto y aprecio pero entenderá que no me guste que alguien venga a mi casa y me insulte.
      Por último, no acepto tampoco que los de ciencias tengamos bula para cometer faltas de ortografía, nuestra cultura debe ser igual y las faltas se corrigen leyendo. Pero fue una pequeña pullita para responder a las que usted me había dedicado.
      Un saludo muy cordial

    2. Ya que toca lo del efecto placebo, yo no dudo que todas estas cosas se basen en ello en mayor o menor medida.

      Ahora bien, también pienso que no deberíamos infravalorar lo del efecto placebo y la capacidad que tiene el cuerpo humano de sanarse a si mismo. Sería muy interesante llegar a poder explicar donde reside el poder del efecto placebo desde un punto de vista científico.

      La historia de la medicina está plagada de casos «curaciones inexplicables», aunque creo que más que inexplicables son cosas que no comprendemos. Si la ciencia tiene algo que decir debería enfocarse en intentar explicar lo inexplicable y no darlo de lado porque se le salga de su paradigma.

      Por supuesto, hay que ser muy críticos en todos los sentidos y diferenciar conocimiento de superstición. Tanto como sabiduría de conocimiento. Pero vuelvo a decir que se puede ganar mucho más aunando posturas que negándose mutuamente.

      Lo de la ortografía era una broma, aunque es cierto que siempre se me cuelan faltas, creo que puede algo genético y neuronal, unido a escribir con prisas y sin prestar atención.

      Saludos. ^^

    3. Sin mayor ánimo de seguir creando controversia. Está claro que la ciencia es el camino, pero no debemos nunca olvidar de donde venimos.

      Lo que hacemos es crear modelos para comprender la naturaleza y la realidad, pero no debemos olvidar que solo son modelos y en cualquier momento puede llegar otro que le de la vuelta a todo lo que pensábamos. Las matemáticas imitan y modelan la realidad, pero no la explican.

      «La Matemática no es real, pero «parece real». ¿Dónde está ese lugar?» -Richard Feynman

      En palabras de Brian Greene cabe la posibilidad de que nuestra capacidad de entender el mundo tenga un límite, tal como un perro tiene una capacidad limitada para conocer el mundo por su naturaleza canina, también es posible que nosotros como humanos tengamos nuestras limitaciones humanas. Es una posibilidad.

    4. Estimado José
      La controversia nunca es mala, a mí me ayuda y me planteo sus argumentos con toda seriedad e interés.
      Está claro que funcionamos con modelos como dice usted, pero los comparamos continuamente con la realidad y si no encajan, los rechazamos o los adaptamos. No creo posible que alguien dé la vuelta a TODO lo que pensábamos. Habrá correcciones, mejoras, matizaciones, la corrección de algún error pero creo que la mayor parte de ese acervo, lo que podríamos llamar los contenidos científicos, es muy fiable. Podrá haber otros universos pero éste que conocemos no cambiará en su totalidad con ningún nuevo avance.
      Que nuestra capacidad de entender el mundo tenga un límite no veo nada que lo justifique. Esta claro que muchas cosas que no consigue un cerebro humano, lo pueden conseguir siete mil millones de cerebros humanos. También cuenta nuestra capacidad tecnológica. Al contrario que algunos reptiles, nosotros no podemos detectar directamente la radiación infrarroja, no la «vemos» pero con nuestra tecnología la podemos ver sin ningún problema. Creo que nuestras limitaciones son más nuestro uso desenfrenado de los recursos, nuestra arrogancia, nuestra capacidad de matar a otros seres humanos, más que nuestra capacidad de entender el mundo donde si hubiera un límite, que no lo creo, estaría muy lejos todavía.
      Saludo cordial

    5. Bueno hay quien es más escéptico que eso.
      Pero lo cierto es que ver lo que es ver la radiación infrarroja sin problemas no podemos. Podemos detectarla con aparatos pero lo que vemos es una representación en el aparato que sea con el sistema que sea en un monitor. Al igual que no se puede ver nada que supere el límite de refracción de la luz. O no se pueden ver agujeros negros. Se pueden analizar, detectar y trabajar con ellos pero no verlos. Y esa es la cuestión, que estamos trabajando con radiaciones, partículas o lo que sea. Que les ponemos nombres pero en realidad no sabemos lo que son, ni podemos experimentar si naturaleza en su totalidad, son cosas que están en dimensiones que se escapan a nuestros sentidos.

      Por ejemplo un electrón, puedo tener muy claro lo que es, llevan hablándome de ellos desde la educación secundaría. Tengo conocimientos de física cuántica, electricidad y magnetismo, semiconductores, teorías de bandas, modelo estándar… pero en última instancia no se que carajo son los electrones. Nunca los he visto, nunca los he olido, saboreado o tocado. ¿Son partículas? ¿Son ondas? Si, pero no exactamente… a esto me refiero con nuestros límites de comprensión.

      Si las dos teorías más grandes de la física son incompatibles, ¿como no dudar de toda la realidad tal como la conocemos?

      Volviendo al tema, se podría considerar que el psicoanálisis es un modelo de pensamiento que sirve para ordenar nuestra realidad psíquica. Si es científico, pseudocientífico o acientífico, no lo sé, solo son más palabras, clasificaciones y definiciones. Lo que tengo clarísimo es que el psicoanálisis no es una ciencia, ni la psicología ni ninguna de sus ramas podría considerarse como ciencia.

    6. El monitor nos permite «ver» la radiación infrarroja. Igual que los desplazamientos gravitatorios nos hacen pensar que existen agujeros negros aunque no podamos verlos. También los telescopios nos permiten ver cosas que no «vemos» o los microscopios. Pienso que el ser humano consigue salir de las limitaciones de su cuerpo gracias a su desarrollo de tecnologías (volar, moverse a cien kilómetros/hora, etc.)
      Si las dos teorías de física son incompatibles, podemos dudar de ellas pero no de TODA la realidad.
      No sé qué es eso de «nuestra realidad psíquica» pero no necesita ordenarse. ¿O los que no usamos el psicoanálisis estamos desordenados? Otra cosa es si usted dice que solo para los que tengan ese desorden, que entiendo que es quien tenga un trastorno mental. Entonces tendrán que defender (los psicoanalistas) sus métodos, la eficacia de los tratamientos frente a controles adecuados, etc y eso no lo han hecho todavía. Hasta entonces, no es científico. Las clasificaciones o definiciones son importantes. No es lo mismo si algo es eficaz o ineficaz, ciencia o charlatanería, fundamentado o sin base. Buen finde

  3. «Es posible que sean una forma que tiene nuestro encéfalo de integrar una experiencia anómala y difícil en nuestra autobiografía, de llegar a una entente con ese episodio, de hacer que un «trauma sea menos traumático».»

    «Lo que afirma Jung es que el inconsciente recoge y almacena mucha más información de la que nosotros somos conscientes en un principio y esta se nos presenta en el sueño mediante imágenes arquetípicas. De echo señala el sueño como una función de la psique donde se reviven y vuelven a resolver traumas y eventos que ocurren durante la vigilia.»

    Como ve estamos hablando de lo mismo, simplemente cambia el enfoque. Creo que usted entiende el psicoanálisis mejor de lo que piensa. Pero nos perdemos en las palabras.

Comentarios cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: