Pintoras prehistóricas

handLa ratio digital es la proporción entre la longitud del dedo índice (2º dedo o 2D) y la longitud del dedo anular (4º dedo o 4D) y se suele representar como 2D:4D. Queda establecida en torno a la 9ª semana del desarrollo prenatal, se mantiene estable durante la vida adulta y puede observarse en ambas manos. Esta sencilla combinación de dos medidas ha sido objeto de un gran interés porque el patrón es dimórfico sexualmente, es decir, es  diferente en hombres y en mujeres. En general, los hombres tenemos el índice más corto que el anular (modelo masculino), lo que implica una ratio digital menor de 1, mientras que en las mujeres ambos dedos tienen longitudes parecidas (modelo femenino), por lo que los valores de ratio digital son cercanos a 1. La diferencia es poco marcada: en los europeos, la ratio 2D:4D es de 0,96 en hombres y 1,0 en mujeres. Desgraciadamente, el sistema no es “limpio” y hay, por ejemplo, importantes variaciones regionales y étnicas. Las diferencias son mayores entre un polaco y un alemán que entre un hombre y una mujer de la misma población.poblaciones_dedos copia

Las diferencias en la longitud de ambos dedos entre hombres y mujeres se deben, según se cree, a la interrelación entre los niveles de esteroides sexuales y los genes que codifican tanto el desarrollo de los dedos como del sistema reproductor. Estos mecanismos parecen estar bien conservados en distintos grupos de vertebrados lo que permite estudiar sus efectos tanto en humanos como en modelos animales. El efecto de las hormonas esteroideas puede ser directo, actuando sobre las células cartilaginosas responsables del crecimiento de los huesos o a través de los genes Hox. De este modo, menor 2D:4D va unido a más testosterona y menos estrógenos afectando al feto mientras que un mayor 2D:4D corresponde a menos testosterona y más estrógenos en el ambiente intrauterino. Esto se ha podido comprobar en gemelos dizigóticos de distinto sexo donde la niña está expuesta en el útero a un exceso de andrógenos producidos por su hermano y muestra una ratio 2D:4D más baja. Digit_ratio_visualization_according_to_data_from_Bailey_and_Hurd,_2005También se ha podido comprobar en una serie de trastornos genéticos y hormonales como la hiperplasia adrenal congénita, el síndrome de Klinefelter, las variaciones en el gen del receptor de andrógenos o el síndrome de insensibilidad a los andrógenos. En todos estos casos, más testosterona va unida a una menor ratio digital —modelo masculino— y menos testosterona o un problema en sus mecanismos de trasducción generan un modelo femenino de la ratio digital a pesar de tratarse de un hombre, es decir, ese sujeto tendría dedos índice y anular de tamaño parecido.

Según parece, la ratio digital está también relacionada con la preferencia sexual y, por poner un ejemplo, las mujeres homosexuales tendrían ratios menores que las heterosexuales, es decir su mano tendría un patrón más “masculino” y se llega incluso a observar dentro de grupos de lesbianas, si existen roles muy marcados dentro de las parejas, donde la que asume un rol más dominante tiene un menor índice digital que la que asume un rol más pasivo.

La posibilidad de distinguir mediante el estudio de las manos ambos sexos ha sido usada para un tema interesante: ¿quiénes son los autores de las pinturas prehistóricas que se encuentran en cuevas por todo el mundo? Using hand as stencil, prehistoric man blows pigment onto cave wall.Dean Snow, un arqueólogo de la Universidad del Estado de Pennsylvania decidió aplicar la ratio digital a las impresiones y siluetas de manos que se ven en numerosas cuevas. Las pinturas rupestres están datadas hace entre 12.000 y 40.000 años y los ejemplos más famosos pueden ser Altamira en España y Lascaux en Francia. La imagen general —y así lo refieren en muchos libros de texto, en los folletos de las cuevas, en numerosas representaciones o documentales, en las reconstrucciones didácticas— es que estas imágenes estaban hechas por cazadores o chamanes, por hombres, quizá como crónica de sus éxitos o como una especie de conjuro para atraer piezas en las siguientes cacerías. De hecho es común la presencia de animales de caza mayor: bisontes, ciervos, caballos, mamuts lanudos, pero junto a esas imágenes de animales es muy común ver impresiones y siluetas de manos. Se han encontrado manos similares en cuevas y paredes de África, Australia, Asia oriental y América del sur. En algunos lugares como la cueva de Gargas en el sur de Francia o en la Cueva de las Manos en Argentina se pueden ver cientos de estas iconografías en un único lugar.

manosComo en cualquier aspecto del arte prehistórico, nos movemos en el terreno de las hipótesis sobre la explicación de esos lugares y sobre quién hizo esas pinturas —algunas de ellas de evidente calidad artística— y porqué lo hicieron. No sabemos si las cuevas no habitadas pero con pinturas eran un lugar sagrado, una especie de santuario bajo la directa responsabilidad  del chamán como opinan algunos arqueólogos mencionando como evidencia, algo que no parece muy fiable, las sensaciones que ellos experimentan cuando entran allí, mientras que para otros autores, era un lugar de transgresión y aventura por parte de jóvenes y adolescentes, que se ocultarían allí del control de los adultos.

Con respeto a la autoría hay quien simplemente ignora esta pregunta, otros  piensan que era una obra comunal en la que participaban personas de ambos sexos y de todas las edades , mientras que un tercer grupo de investigadores piensan que era una tarea especializada hecha por una persona encargada de esta tarea, ya fuera el chamán o el artista de la comunidad.

En relación con el porqué soplar pigmento alrededor de la mano propia para unos es el mensaje básico de los humanos: esto lo hice yo, un antecedente de la firma, mientras que para otros la presencia de partes del cuerpo femenino y manos y pulgares relativamente pequeños ha hecho pensar que realmente algunas serian grafitis hechos por hombres adultos o adolescentes que mostrarían su interés por dos temas: mujeres desnudas y piezas de caza mayor que serían el equivalente paleolítico de las motos o los deportes.castillohands

Para establecer si la impresión o la silueta de una mano es de un hombre o una mujer el punto de partida puede ser tan sencillo como medir el tamaño: los hombres adultos tienden a tener manos más grandes y dedos más largos que las mujeres adultos.  Es importante recordar que el dimorfismo no es tan grande y hay mujeres que tienen manos más grandes que los hombres que tienen manos pequeñas. Un segundo problema importante es la presencia de jóvenes y adolescentes masculinos cuyas manos tienen medidas que simplemente se confunden con las medidas de las manos de las mujeres y finalmente hay también problemas prácticos como que las manos no están siempre perfectamente extendidas o las posibles diferencias debidas a la longitud de las uñas.

a-prehistoric-artist-real_4fccce1cae412-pAunque hay cientos de estas manos en cuevas y paredes, la mayoría están demasiado borradas o sus contornos son difusos para un análisis adecuado. Snow eligió 32 muy nítidas de tres cuevas diferentes, preparó un algoritmo que usaba una serie de medidas de manos y puso a prueba el algoritmo en personas de origen europeo que vivían cerca de su universidad. Los datos incluían la longitud de los dedos, la longitud de la mano, la proporción entre el dedo anular y el índice y la proporción entre el índice y el meñique. El algoritmo no era especialmente exitoso, acertaba el 60% de las veces, lo que es tan solo un poco mejor que si echases a cara o cruz saber si una mano es de un hombre o una mujer. Pero –según Snow- cuando lo aplicó a las pinturas prehistóricas de El Castillo en España y de Gargas y Pech Merle en Francia, los resultados mejoraron notablemente. Para su sorpresa, las manos en las cuevas parecían ser mucho más sexualmente dimórficas que las manos de hombres y mujeres modernos, encontrándose que se distinguían dos grupos de forma nítida y el número de solapamientos era bajo. Aplicando ese análisis determinó que 24 de las 32 manos analizadas eran femeninas, un 75%. Si nos fiamos de estos datos, y hay algunos aspectos discutibles, parece que los primeros artistas de los que tenemos noticia eran predominantemente mujeres. De hecho, solemos hablar habitualmente de EL chamán, pero en grupos actuales de cazadores-recolectores frecuentemente es una mujer o incluso un transexual.

Al analizar la ratio digital, las impresiones y siluetas de manos aparecen por grupos, con algunas paredes aparentemente más decoradas por hombres mientras que las manos supuestamente de mujeres predominan en otras áreas. También se ha visto que ambos sexos tienen un patrón distinto del uso de los espacios pero ni siquiera sabemos si fueron fenómenos sincrónicos, coordinados o como una pared llena de grafitis se superponen unos sobre otros, sin un cuidado especial por lo que hay debajo de tu obra “artística”.

Además de en el desarrollo corporal, la testosterona prenatal influye también en los circuitos cerebrales responsables de los procesos sociales y de comunicación y, como consecuencia, afecta tanto a las funciones mentales  como a los comportamientos de cada persona. manning-2D-4D-digit-ratio-theoryFrente a lo que es normal en ambos sexos (controles), se han encontrado anomalías en la ratio digital (hombres con ratios altas o mujeres con ratios bajas) en distintos trastornos mentales incluyendo, entre otros, las adicciones, los problemas de personalidad, la esquizofrenia y los trastornos alimentarios. Por poner ejemplos, una  ratio digital anormalmente alta va unida a niveles reducidos de autismo y síndrome de Asperger (un trastorno cuatro veces más común en hombres que en mujeres), a un mayor riesgo de depresión en hombres (mucho más frecuente en mujeres), a un aumento del riesgo de esquizofrenia y de las psicopatías, a un menor riesgo de alcoholismo y a un aumento de la ansiedad mientras que una ratio digital  más baja de lo normal va unida a un aumento de los trastornos de atención e hiperactividad en hombres, a un menor riesgo de anorexia en las chicas y de los trastornos alimentarios en los chicos y a un mayor índice de esquizofrenia tanto en hombres como en mujeres.

Pensando en esas mujeres que al parecer crearon las pinturas rupestres, iluminadas a la luz de una antorcha quizá con un niño cerca recordaba a Gabriel García Márquez cuando escribía “En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces.”

 

Para leer más:

  • Chazine, J-M, Noury A. (2006). Sexual Determination of Hand Stencils at the Masri II Cave. Inora Newsletter 44: 21–26.
  • Hughes V. (2013) Were the First Artists Mostly Women? National Geographic. http://news.nationalgeographic.com/news/2013/10/131008-women-handprints-oldest-neolithic-cave-art/
  • Nelson EC, Manning, JT, Sinclair, AGM. (2006). Using the length of the 2nd to 4th digit ratio (2D:4D) to sex cave art hand stencils: factors to consider. Before Farming 1 (6): 1–7.  http://www.waspjournals.com/journals/beforefarming/journal_20061/news/2006_1_06.pdf
  • Snow DR. (2006). Sexual dimorphism in Upper Palaeolithic hand stencils. Antiquity 80 (308): 390–404.
  • Williams TJ, Pepitone ME, Christensen SE, Cooke BM, Huberman AD,Breedlove NJ, Breedlove TJ, Jordan CL, Breedlove SM (2000). Finger-length ratios and sexual orientation. Nature 404 (6777): 455–456.
  • http://en.wikipedia.org/wiki/Digit_ratio

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

5 comentarios en “Pintoras prehistóricas”

  1. Como siempre muy interesante.
    En cuanto a las conjeturas respecto a autores femeninos o masculinos hay que tener en cuenta que la historia o, en este caso, la prehistoria, ha sido interpretada habitualmente por historiadores hombres, por lo que puede tener un sesgo “machista”, aún sin ninguna intencionalidad.
    Es conocido, y reconocido, sobradamente, que muchos artistas masculinos: pintores, músicos, escritores…, tenían/tienen a su lado a mujeres que eran/son las verdaderas artífices de los éxitos de sus compañeros e incluso apropiándose de las ideas, obras, etc. de ellas.
    A pesar del lirismo del pensamiento de García Márquez, parece ser que las mujeres somos más intuitivas, aunque eso es una materia en la que habrá de profundizar la Neurociencia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s