Google, neurodiversidad y autismo

Google se ha asociado con la Universidad de Stanford en un esfuerzo por hacer que su plantilla sea más neurodiversa. La neurodiversidad es un concepto que considera a los individuos con diferencias en la función cerebral y los rasgos de comportamiento como parte de la variación normal de la población humana. El movimiento por la neurodiversidad busca descubrir los puntos fuertes de los individuos neurodiversos y utilizar sus talentos para aumentar la innovación y la productividad de la sociedad en su conjunto, incorporarles con equidad a todos los aspectos de la vida cotidiana y hacer del mundo un lugar más inclusivo, mejor.

El gigante de la tecnología dijo recientemente que está lanzando un nuevo programa destinado a incorporar más personas con autismo a su fuerza laboral y apoyarlos mejor. Google tiene 140 000 empleados. Con el Programa de Carreras en la Nube de Google, la empresa dijo que trabajará con expertos del Proyecto de Neurodiversidad de Stanford para formar hasta 500 gerentes de la Nube de Google. También mejorará la formación de las personas que forman parte del proceso de selección de recursos humanos para trabajar más eficazmente con los candidatos que tienen autismo. Stanford también ayudará a preparar a los solicitantes de empleo con autismo y el apoyo continuará si los candidatos son contratados. Además, habrá cambios en el proceso de entrevistas para aquellos que formen parte del Programa de Carreras de Autismo con el fin de que el proceso de selección encaje mejor con las características de las personas con autismo.

Rob Enslin, presidente de operaciones globales de clientes de Google Cloud, indicó en su blog:

De los que han sido diagnosticados, sólo el 29% ha tenido algún tipo de trabajo remunerado en su vida. Personalmente, lo encuentro trágico, porque las personas con autismo pueden ser profesionales muy funcionales y que contribuyen a cualquier organización. Sin embargo, con demasiada frecuencia, el proceso de entrevista puede plantear problemas debido a los prejuicios inconscientes del responsable de contratación o del entrevistador, por ejemplo, si el candidato no mira al entrevistador a los ojos o pide más tiempo para completar una prueba. Este sesgo suele marginar involuntariamente a grandes candidatos y hace que las empresas pierdan valiosos talentos que pueden contribuir y enriquecer el lugar de trabajo.

Los candidatos con autismo podrán recibir un tiempo extra de entrevista, se les ofrecerán las preguntas por adelantado o podrán hacer su entrevista por escrito. «Estas adaptaciones no dan a esos candidatos una ventaja injusta», dice Enslin en su blog «Es justo lo contrario: Eliminan una desventaja injusta para que los candidatos tengan una oportunidad justa y equitativa de competir por el puesto».

Según Enslin «Este programa es sólo un ejemplo del compromiso de Google Cloud con la inclusión, y es un importante paso adelante para construir un equipo más representativo y crear valor para los clientes y los accionistas».

Para leer más:

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: