La carta de Ryan

El pasado 27 de febrero de 2021 un muchacho americano, Ryan Lowry, escribió una carta a mano a su «empleador futuro» donde describía sus talentos, sus ganas de trabajar, su compromiso y su pasión. También explicaba que tiene autismo.

Ryan colgó la carta en la red social LinkedIn. Su post se volvió viral rápidamente, recibió 176.000 reacciones y casi 6.000 comentarios con muchas personas que aportaban consejo especializado para esas carreras profesionales o se ofrecían para ayudarle y convertirse en su mentor. El autor de una de esas respuestas, Jim Lambert, director de ventas en el sector médico le decía así:

«Cada persona en LinkedIn ha sido contratada por al menos una persona que se arriesgó con ella. Me encanta tu carta, tu actitud y tu autoconocimiento (…). Una empresa tendrá más éxito contigo en su equipo».

Para Ryan y sus padres la mejor noticia fue esa enorme respuesta, con muchas personas compartiendo su experiencia y contándoles cosas de sus vidas.

Los padres comentaron «Nos tumbábamos en la cama por la noche y llorábamos leyendo las historias de otras personas». Casi todas las respuestas transmitían ánimo, apoyo, aprecio. Muchas respuestas vinieron también de familias con circunstancias familiares parecidas a las suyas y que expresaban su gratitud a Ryan por haber tenido el coraje de hablar en público y hablar de lo que es, de lo que puede aportar, de sus ganas de aprender más y tener un trabajo.

Desde entonces, Ryan ha recibido muchas ofertas de empleo. El sistema educativo le permite compaginar el aprendizaje con un trabajo a tiempo parcial. De momento trabaja para SimplyBeCoffee, una organización sin ánimo de lucro que solo emplea a personas con necesidades especiales. Ryan es cajero, camarero y recibe a los clientes, al mismo tiempo que termina una secundaria para alumnos con necesidades especiales, pero todo parece indicar que podrá orientarse a eso que le gusta, la informática. Varias empresas han tendido la mano, pero la que ha destacado es Exceptional Minds, que tiene un programa de tres años diseñado para enseñar animación a personas con autismo.

El padre comentaba lo siguiente: «Nuestra misión, durante el tiempo que dure esto, ya sean 15 minutos de fama o más, es hacer algo bueno por Ryan, que se lo merece y se lo ha ganado. Creo que quien lo contrate ganará a lo grande, pero queremos que también sirva para ayudar a las demás familias que están como nosotros y, finalmente, para ayudar a las organizaciones que les han ayudado en el camino. Te devuelve un poco la fe en la humanidad después de toda la mierda con la que hemos tenido que lidiar en el último año o dos. Así que ha sido edificante, como mínimo, y nos da muchas esperanzas de que pueda llegar al lugar en el que queremos que esté, y que es donde él quiere estar».

Esta es la carta:

Querido Futuro Empleador

Mi nombre es Ryan Lowry, tengo 19 años, vivo en Leesburg, Virginia y tengo autismo. También tengo un sentido del humor único, tengo talento para las matemáticas, soy realmente bueno con la tecnología y aprendo realmente rápido.

Estoy interesado en un trabajo en animación, o en las tecnologías informáticas. Me doy cuenta de que alguien como usted se la tiene que jugar un poco conmigo, porque no aprendo como lo hacen las personas típicas. Necesitaría un mentor que me enseñe, pero aprendo con rapidez y una vez que me lo explican, lo cojo. Le prometo que si me contrata y me enseña, estará contento de haberlo hecho. Seré puntual cada día, haré lo que digan que haga y trabajaré realmente duro.

Por favor déjeme saber si le gustaría hablar sobre esto conmigo.

Gracias.

Sinceramente,

Ryan Lowry

Pocos días después, Lester Holt, un periodista y presentador famoso de la cadena NBC ha ofrecido una beca a Ryan para que pueda seguir sus estudios de animación. Lo comunicó a los padres en un segmento de su programa de noticias y mencionó que la carta había captado la atención de grandes empresas como Dell y Dreamworks.

 

Para leer más:

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

3 opiniones en “La carta de Ryan”

  1. Me vienen a la mente alumnos tan maravillosos y tan capacitados si se les presta el apoyo necesario, si se les dan las herramientas que necesitan, si se respetan sus tiempos…
    Imagino que Ryan encontró en el camino a quienes le hicieron creer que merecía la pena dar cada paso, los primeros sus padres.
    Gracias por acercarnos está historia.

    Me gusta

  2. Una historia de amor que nos muestra como desde la diversidad, con cariño, se puede construir un mundo en el que todos tenemos cabida y Ryan lo ha demostrado. Ha conseguido su meta a través de una comunicación clara y sincera, usando las herramientas que su familia le ha posibilitado está consiguiendo su sueño.
    Hace falta mucho trabajo aún para seguir construyendo desde la emoción, la empatía y la otredad.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.