Autismo en los cuentos de hadas: el changeling

La niña que di a luz fue robada, se ha ido.

Mother, A Current Affair, Vaccination

Entonces vinieron los duendes. Consiguieron entrar y se llevaron al niño, dejando otro hecho de hielo.

Maurice Sendak, Outside over there.

Los cuentos de hadas son historias, a menudo con una evolución de siglos, que forman un género mutable y difícil de definir, con una estrecha relación con los cuentos populares. Las funciones de los cuentos de hadas son múltiples pero muchas veces sus autores, además de entretener, buscan enseñar cosas útiles a los niños, avisar de los peligros, generar enseñanzas prácticas y explicar la variedad del mundo. A menudo, los inventores de los cuentos de hadas incluyen personajes con características llamativas, que pueden ir de imaginativo a lo esotérico a lo claramente patológico. Es muy probable que algunos de esos escritores hayan usado como inspiración casos reales y nos pueden ayudar a ver cómo en otras épocas se interpretaba un trastorno o una enfermedad.

Hablemos del autismo. En el folclore celta, en cuentos de Escandinavia, las Islas Británicas y Alemania, las hadas sienten debilidad por los bebés guapos, los raptan y dejan en su lugar un «changeling», un sustituto, un niño que es el doble exacto del niño robado, pero que, en realidad no es más que su reflejo y que presenta siempre alguna característica que lo delata, normalmente una discapacidad. En esa mezcla de leyendas a veces las hadas se llevan a los mortales a su propio país, dejando en su lugar un niño hada enfermizo, o un tronco de madera tan hechizado que parece ser un mortal suspirando, pero que solo espera morir y ser enterrado. En otras narraciones un changeling es una persona, a menudo una mujer, que es transportada a otro mundo y del que no puede volver sin ayuda. En otras no son las hadas las que cambian al niño por otro, sino el demonio, los duendes, las xanas de Asturias o un djinn, una criatura sobrenatural del mundo árabe.

Los cambios del changeling son tanto físicos, en su apariencia, como en su comportamiento. Se caracterizan por su escasa respuesta, la resistencia al afecto físico, la obstinación, la incapacidad para expresar emociones, el llanto inexplicable y algunos cambios físicos como la rigidez y la deformidad. Algunos son incapaces de hablar.  Algunas de las características de estos cuentos, como la salud y la belleza iniciales del niño humano, el cambio después de algún período de “normalidad” y los comportamientos específicos de los changelings se corresponden con los síntomas en algunas presentaciones del autismo.

La mayoría de los cuentos de niños cambiados contienen instrucciones sobre cómo evitar que ese ser malvado te robe al niño, formas de determinar si un niño es un changeling e instrucciones sobre cómo manejar su comportamiento. Los estudiosos de los relatos de niños cambiados han llegado a la conclusión de que estos cuentos de hadas explicaban el nacimiento de niños discapacitados en culturas no científicas. Las leyendas eran el intento de la sociedad de dar sentido y hacer frente a la discapacidad infantil, proporcionando una explicación coherente para la aparición en una familia de un niño distinto.

Algunos de esos cuentos, creados en un lugar y una época determinada, son crueles y preocupantes en nuestra visión actual. Uno recomienda llevar al niño donde notaste el cambio por primera vez y golpearle con una vara hasta que llore intensamente «entonces el Diablo trajo de vuelta al niño robado, diciendo “Ea, ahí lo tienes” y se llevó de vuelta a su propio hijo». Los cuentos sugieren a menudo que el niño con una discapacidad física o mental no es realmente descendencia de sus padres. Un problema es que esas leyendas se mantienen generación tras generación. Como escribió el folklorista Edwin Sidney Hartland en 1890 «Al tratar con esas historias [sobre changelings] debemos siempre recordar que no estamos simplemente tratando con sagas o algo del pasado lejano, sino con supersticiones que se mantienen vivas». En 1980, casi un siglo más tarde, Hasan M. El-Shamy escribía «La creencia de que el djinn puede robar un bebé humano y poner a su propio hijo en su lugar está ampliamente difundida en numerosas partes de Egipto».

Hay también argumentos sobre personas de autoridad. Los hermanos Grimm identifican a una de sus fuentes sobre changelings como «un ciudadano fiable de Leipzig» pero daban otro nombre, que tenía un gran prestigio y autoridad en la Alemania protestante: Martin Lutero. Al parecer, aunque otros autores discuten esta afirmación, Lutero era un verdadero creyente en los changelings, pensaba que Satán era el responsable de esos bebes cambiados y que esos intercambios eran realizados frecuentemente. En el esquema teológico de Lutero, un changeling era un niño del diablo sin un alma humana, «solo un trozo de carne». Esto hizo que fuese fácil justificar cualquier abuso sobre el pobre niño que fuera considerado un changeling, incluyendo el caso extremo de maltrato: el infanticidio. Muchos cuentos de hadas incluyen un episodio que puede ser una forma encubierta de asesinato sin tener que hacerlo con tus manos: el abandono de niños en el bosque. Es el caso de Hansel y Gretel o de Pulgarcito pero también de niños encontrados vagando abandonados en los que se sospecha un autismo como Victor de Aveyron o Caspar Hauser.

La evidencia de casos de autismo antes del siglo XX refuerza el argumento de que no es un trastorno o condición ligado al avance tecnológico, que no tiene nada que ver con las vacunas, las redes wifi o internet, que no es un producto de las tecnologías recientes ni de los entornos que estas tecnologías han creado. Queda por resolver si algunos de los cambios ligados al desarrollo industrial, contaminación de muy diverso tipo, han aumentado una predisposición existente en algunas personas.

Por último, un mensaje: los niños con autismo no solo son hijos de sus padres, son hijos de todos nosotros.

 

Para leer más

  • Ashliman DL (1997) Changelings. http://www.pitt.edu/∼dash/changeling.html#1. 1997 (acceso el 7 de junio de 2020).
  • Leask J, Leask A, Silove N (2005) Evidence for autism in folklore? Arch  Dis Child 90: 271.
  • Massie J (2019) Medical conditions revealed in fairy tales, folklore and literature. J Paed Child Health. doi:10.1111/jpc.14615

 

 

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

Un comentario en “Autismo en los cuentos de hadas: el changeling”

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .