Los paraguas, los taxis

 

 

Para Xabier Etxart

Acabo de tirarlo,
35 minutos bajo la tormenta
–esperando un maldito
taxi–
han podido con él.

Pero cómo se ha portado.

Ésa es la diferencia:
los taxis son como ciertos amigos,

Foto: Iñaki Andrés

nunca están cuando más los necesitas.

Los paraguas, en cambio, mueren por ti.

Karmelo Iribarren

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

A %d blogueros les gusta esto: