Un poema para mi bibliotecaria, la Sra. Long

(Nunca sabes qué niñita afligida necesita un libro)

En un tiempo cuando no había tele antes de las 3 de la tarde.
Y el domingo, nada hasta las cinco
Nos sentábamos en el porche de la entrada observando
El letrero de jfg encendiéndose y apagándose, saludando
A los vecinos, discutiendo de la situación política,
felicitando al predicador
por su sermón

Siempre teníamos la radio que nos traía
Canciones de la wlac en nashville que ahora llamaríamos
De escucha fácil o jazz suave pero cuando lo escuchaba
Tarde por la noche con mi transistor (del que estaba tan orgullosa)
Colocado bajo mi almohada
Oía a nat king cole, a matt dennis, june christy y ella fitzgerald
Y a veces a sarah vaughan que cantaba café negro
Lo que ahora bebo
Solo se le llamaba música

Había una librería en la parte alta, en Gay Street
Que yo visitaba e inhalaba aquel aroma maravilloso
De libros nuevos
Incluso hoy leo tapa dura preferentemente y en rústica solo
Como último recurso

Y arriba en la colina en Vine Street
(el principal corredor negro) se asentaba nuestra biblioteca Carnegie
La Sra. Long siempre contenta de verte
El estereoscopio siempre listo para mostrarte lo muy lejano
Lugares sobre los que soñar

La Sra. Long te preguntaba qué estás buscando hoy
Cuando quise Hojas de Hierba o Alfred north whitehead
Ella iría a la gran biblioteca arriba en la ciudad y ahora lo sé
El sombrero en la mano para pedirlo prestado y que yo lo pudiera sacar

Probablemente le dirían algo humillante ya que a los blancos del sur
Les gusta humillar a los negros del sur.

Pero no obstante ella traía los libros
De vuelta y yo los sujetaba contra mi pecho
Cerca de mi corazón
Y felizmente me iba a casa de la abuela
Donde me sentaría en el porche de delante
En una mecedora gris y soñaría con un mundo
Que estaba muy lejos

Amaba el mundo donde vivía
Estaba segura y con calor y la abuela me besaba en el cuello
Cuando me iba para la cama

Pero había un mundo
En algún lugar
Allí fuera
Y la Sra. Long abría aquel armario
Pero ni los leones ni las brujas me asustaban
Pasé por todo ello
Sabiendo que habría
Primavera

 Nikki Giovanni

 

A POEM FOR MY LIBRARIAN, MRS. LONG
(You never know what troubled little girl needs a book)

At a time when there was not tv before 3:00 P.M.
And on Sunday none until 5:00
We sat on the front porches watching
The jfg sign go on and off greeting
The neighbors, discussion the political
Situation congratulating the preacher
On his sermon
There was always the radio which brought us
Songs from wlac in nashville and what we would now call
Easy listening or smooth jazz but when I listened
Late at night with my portable (that I was so proud of)
Tucked under my pillow
I heard nat king cole and matt dennis, june christy and ella fitzgerald
And sometimes sarah vaughan sing black coffee
Which I now drink
It was just called music

There was a bookstore uptown on gay street
Which I visited and inhaled that wonderful odor
Of new books
Even today I read hardcover as a preference paperback only
As a last resort

And up the hill on vine street
(The main black corridor) sat our carnegie library
Mrs. Long always glad to see you
The stereoscope always ready to show you faraway
Places to dream about

Mrs. Long asking what are you looking for today
When I wanted Leaves of Grass or alfred north whitehead
She would go to the big library uptown and I now know
Hat in hand to ask to borrow so that I might borrow

Probably they said something humiliating since southern
Whites like to humiliate southern blacks

But she nonetheless brought the books
Back and I held them to my chest
Close to my heart
And happily skipped back to grandmother’s house
Where I would sit on the front porch
In a gray glider and dream of a world
Far away

I love the world where I was
I was safe and warm and grandmother gave me neck kissed
When I was on my way to bed

But there was a world
Somewhere
Out there
And Mrs. Long opened that wardrobe
But no lions or witches scared me
I went through
Knowing there would be
Spring

     Nikki Giovanni

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s