FIC15757HAB40-redAmbroise Paré nació en Bourg-Heret, en la región francesa del Maine en 1510. Su padre era un lacayo y su madre una prostituta con lo que era de la extracción social más baja imaginable. Un clérigo le enseñó las primeras letras aunque nunca supo latín ni griego, por lo que tuvo que redactar sus obras en francés lo que —no hay mal que por bien no venga— las daría mucha mayor popularidad. La más famosa es el Méthode de traiter les plaies faites par les arquebuts et autres bastons à feu, et celles qui sont faites par la poudre à canon (Método de tratar las heridas causadas por arcabuces y otros bastones de fuego y aquellas que son hechas por pólvora de cañón) considerado un hito del arte quirúrgico. Como vemos, no se preocupaba excesivamente por poner títulos cortos a sus obras.

R128_6_P373_1585_title_big-red

Paré empezó de aprendiz de cirujano-barbero que era un gremio de muy poco prestigio, profesionales que igual se encargaban de afeitarte la barba, hacerte una sangría, cortarte el pelo, restañar una herida o arrancar una muela. A los 17 años logró ingresar en el gran hospital de París fundado en el siglo VII, el Hôtel-Dieu, donde aprendió unas nociones básicas de cirugía, una técnica que se practicaba en los pasillos del hospital con una mortandad terrible. Al parecer distinguían entre cirujanos de bata corta, los barberos, que realizaban la parte práctica y eran por tanto operarios manuales, y cirujanos de bata larga, que estudiaban en la Escuela de San Cosme los libros de la antigüedad clásica, sabían latín y griego, diagnosticaban, se encargaban de las labores académicas y eran considerados una casta superior. Paré, a quien dejaron asistir a las clases en la Universidad de París, quedó a medio camino entre unos y otros.

1004293-Ambroise_ParéTras tres años allí fue contratado en 1536 por un oficial francés para que le acompañara como su cirujano personal en las campañas en Italia contra los españoles. Adquirió fama también porque de alguna manera recuperó la ética hipocrática de ayudar al necesitado sin hacer distingos y atendía por igual a protestantes y católicos, españoles, franceses, alemanes, flamencos o italianos, cualquier herido que necesitase sus servicios. En cierta ocasión habiendo caído prisionero del duque de Saboya, éste ordenó que fuese liberado por haber curado y salvado la vida a uno de sus caballeros.

Las armas de fuego, recién desarrolladas, tenían muy poco alcance por lo que se disparaban a corta distancia y producían grandes quemaduras por la pólvora. El tratamiento normal era cauterizar las heridas con aceite hirviendo. Un día, Paré no disponía de aceite y utilizó una antigua receta romana con aceite de rosas, clara de huevo y trementina. Para sorpresa de todos, algunos de los heridos tratados con aceite hirviendo habían muerto durante la noche, otros agonizaban con las heridas inflamadas mientras que los tratados por Paré descansaban y sus lesiones estaban empezando a cicatrizar. Era también humilde: en sus notas sobre los cuidados administrados al capitán Rat escribe «Je le pansai, Dieu le guérit » (Yo le vendé, Dios le curó).0000001949L

Eran años en que no había apenas medios para tratar a los heridos graves en la batalla y normalmente sus camaradas aliviaban su sufrimiento. En la fallida toma de Milán en 1536, Paré encontró dos hombres horriblemente quemados. Un soldado se le acercó y le preguntó si podía hacer algo por sus camaradas y Paré, con gesto de tristeza, negó con la cabeza. El soldado, sin más, sacó su daga y los degolló delante de él. Paré, horrorizado, le insultó a lo que el soldado respondió «Si estuviera en esa situación, solo rogaría a Dios para que alguien hiciese lo mismo por mí».

Paré, a quien no le faltaba materia prima, siguió probando métodos más satisfactorios para cerrar las heridas, aliviar las quemaduras y amputar extremidades. Se afanó, por la observación empírica, el razonamiento y cierta experimentación, mejorando constantemente las técnicas y el instrumental quirúrgico que ilustraba en sus libros, otra absoluta novedad. Aplicó por primera vez la técnica de la ligadura de arterias a los muñones de las amputaciones, que hasta entonces se cauterizaban con un hierro al rojo vivo. Fue un auténtico éxito y un gran avance para la cirugía. Mano-de-Paré.-protesisTambién diseñó distintos procedimientos quirúrgicos, aparatos ortopédicos, prótesis para manos, brazos y piernas y ojos, bragueros para hernias, técnicas para la extracción de proyectiles, cánulas para drenar abscesos… Consiguió tratar por primera vez una fractura abierta sin tener que proceder a la amputación de la extremidad y salvar la pierna.

Paré tenía también una cierta mente experimentalista y demostró la ineficacia de la piedra bezoar. Un bezoar es un cálculo que aparece en el sistema digestivo de algunos animales y su origen puede ser orgánico o inorgánico. La palabra bezoar viene del persa pâdzahr, que significa «contraveneno» o «antídoto», pues en la Antigüedad se creía que el bezoar podía curar y anular los efectos de todos los venenos y los boticarios alquilaban o vendían bezoares por cantidades escandalosas. Un cocinero de la corte fue pillado robando la cubertería de plata y fue condenado a la horca. Paré pactó con el condenado que en vez de ser colgado, le darían un veneno, luego el bezoar y quedaría libre si sobrevivía. Murió tras una terrible agonía siete horas después.jan_vermeyen_bezoar-deckelbecher_um_1600_teaser

Paré tiene un lugar también en la historia de la Neurociencia en al menos tres ámbitos diferentes:

  • Buscó cómo eliminar el dolor quirúrgico y mientras que en la época lo que se usaba era la raíz de mandrágora, el enfriamiento, el opio y las bebidas alcohólicas, él intentó calmar la sensación dolorosa comprimiendo los nervios.
  • Dio instrucciones a los cirujanos para tratar las heridas en la cabeza, incluyendo la necesidad de eliminar cuidadosamente del cerebro los fragmentos óseos que pudieran haber penetrado en el tejido nervioso.
  • Tiene la primera referencia a un trasplante cerebral. Uno de sus escritos dice así

Un caballero que por lo demás se encontraba bien, tenía la idea de que su cerebro estaba podrido. Acudió al rey, rogándole que ordenara al Sr. Le Grand, médico, al Sr. Pigray, cirujano ordinario del rey y a mí mismo que abriésemos su cabeza, extrajéramos su cerebro enfermo y lo reemplazásemos con otro.

No sabemos si intentaron algo remotamente parecido a un trasplante. Paré solo escribe «Le hicimos muchas cosas, pero nos resultó imposible restaurar su cerebro»

pare-1Por otro lado, Paré disponía de un arsenal terapéutico en el que abundaban las sangrías, las cauterizaciones, las cataplasmas y algunos remedios de botica de eficacia cuando menos dudosa: uno de ellos se fabricaba cociendo cachorros recién nacidos en aceite de lirio y luego mezclándolo con lombrices preparadas en aguarrás de Venecia. También confiaba en la tríaca de Mitrídates.

La reputación de Paré fue creciendo , en particular tras tratar al duque de Guisa, paladín de los católicos en las guerras de religión francesas. El duque recibió una herida de guerra que sus médicos definieron como mortal de necesidad y desistieron de tratarlo. Cuando Paré fue llamado, hicieron todo lo posible para dificultar su labor pues para ellos aquel cirujano sin títulos académicos era un intruso. A pesar de aquellas trabas, Paré consiguió salvar al duque y aquello le abrió la puerta para convertirse en médico de cámara y consejero de cuatro reyes franceses: Enrique II, Francisco II, Carlos IX y Enrique III. Al primero de ellos le trató tras la grave herida que tuvo en una justa caballeresca. Las justas, esos duelos deportivos en los que dos caballeros cabalgaban desde puntos opuestos y debían intentar derribar al contrario a lanzazos, eran su pasión. Uno de ellos se celebró con tan mala suerte que la lanza de Montgomery, capitán de la Guardia Escocesa se quebró contra el casco del rey y las astillas atravesaron el ojo derecho de Enrique. 

medieval-jousting-tournamentsEl rey  fue examinado por los médicos de la Corte y en particular por Paré. Cuando el rey Felipe II se enteró de la noticia, mandó que Andreas Vesalio que era uno de sus médicos y estaba en Bruselas se desplazara a Paris para intentar ayudar. Paré y Vesalio expresaron un pronóstico muy negativo, el rey no se recuperaría. 

La reina Catalina, decidida a intentar tener clara la lesión que sufría su esposo y buscar una cura «mandó decapitar a cuatro criminales y meter lanzas rotas en los ojos de los cadáveres con un ángulo de penetración adecuado». Aunque brutal, era un planteamiento muy cercano a la investigación científica. No sirvió de gran cosa, el rey murió a los 40 años llamando a su amante, Diana de Poitiers, y Vesalio hizo una historia clínica y un detallado informe postmortem que es un ejemplo de una concepción moderna de una lesión cerebral. Tener al mejor cirujano y al mejor conocedor del cuerpo humano de su época no fue suficiente.

Según Maximilien de Béthune, duque de Sully (1560-1641), ministro francés hugonote de Enrique IV, Paré era protestante, un hugonote también, y el 24 de agosto de 1572 en la famosa masacre del día de San Bartolomé, en la que unas 2.000 personas fueron asesinadas en París y de 5.000 a 10.000 en toda Francia, la vida de Paré fue salvada por el rey Carlos IX que le encerró en un ropero. Murió en Paris en 1590, a los 80 años, de causas naturales.

 

Para leer más:

  • Alonso JR (2012) La última justa caballeresca. http://jralonso.es/2012/09/20/la-ultima-justa-caballeresca/
  • Drucker CB (2008) Ambroise Paré and the Birth of the Gentle Art of Surgery. Yale J Biol Med 81(4): 199–202.
  • Faria MA Jr (1992) The death of Henry II of France. J Neurosurg 77(6) : 964-969.
  • Martin G (2001) The death of Henry II of France: a sporting death and post-mortem. ANZ J Surg. 71(5): 318-320.
  • http://www.historynotes.info/on-this-day-the-king-henry-ii-of-france-died-after-fatal-injury-73/
  • Paget S (1897). Ambroise Paré and His Times, 1510–1590. G.P. Putnam’s Sons. pp. 186–187.
  • Ambroise Paré: (1510-1592), De ingenioso barbero a Doctor en Medicina. Galenus http://www.galenusrevista.com/Ambroise-Pare-1510-1592-De.html