obama-left-handedLos humanos somos seres asimétricos. En una etapa temprana de nuestro desarrollo embrionario el corazón se va hacia el lado izquierdo del tórax y el hígado empieza a crecer en el derecho. El pulmón derecho es distinto que el izquierdo, el estómago se desplaza desde la línea central y también nuestro cerebro se va convirtiendo, a pesar de su aspecto exterior relativamente simétrico, en una estructura funcionalmente asimétrica. Somos también asimétricos bioquímicamente y en las fases tempranas del embrión se producen distintas proteínas a cada lado del cuerpo aunque morfológicamente seamos todavía perfectamente simétricos. Somos también asimétricos en nuestro comportamiento, es decir, no usamos de la misma manera nuestro lado izquierdo y derecho. Erafa-nadall ejemplo más evidente puede ser la preferencia de mano, donde un 90% de las personas son diestras y el 10% restante, un poco más —12%— en las mujeres, son zurdos. Junto a los diestros y zurdos hay personas ambidextras, que usan igualmente ambas manos, y de preferencia mixta, que son los que para una tarea —escribir, por ejemplo— prefieren una mano y para otra —empuñar una raqueta– prefieren la otra. Nadal, por poner un ejemplo, no es zurdo pero aprendió a jugar empleando la mano izquierda por indicación de su tío y entrenador, pero usa la mano derecha para todo lo demás.

La proporción diestros-zurdos se mantiene en todas las sociedades, en todas las etnias, y en todas las culturas aunque en algunas, como la china, la desproporción se llega a extremar (solo el 1% de los chinos serían aparentemente zurdos) porque la preferencia por la mano izquierda se intenta “curar” y hay una fuerte presión familiar y social contra el uso de la mano izquierda, considerado algo indebido.

Somos diestros porque nuestro cerebro es zurdo y nuestra corteza cerebral es tan asimétrica que se nos ha llegado a llamar “el simio torcido”. Aunque los primates salvajes no suelen implicarse en actividades que requieran un control motor fino, todos tienen una mano preferente y estas variaciones siguen un claro patrón filogenético: los lémures y otros prosimios tienden a ser zurdos; los macacos y otros monos del Viejo Mundo muestran una proporción equilibrada entre diestros y zurdos; los gorilas y chimpancés muestran en torno a un 65% de diestros y un 35% de zurdos, mientras que, como hemos dicho, el porcentaje de diestros a zurdos en la especie humana es de 9 a 1. monkeys_20023aEn otras palabras, cuando mayor desarrollo cerebral tenga una especie de primate es más probable que predominen los especímenes diestros.

Somos mayoritariamente diestros desde hace muchos milenios y no solo los sapiens. Los esqueletos de los neandertales muestran que los huesos de los brazos derechos y los hombros derechos son más robustos, sugiriendo un uso predominante de esa mano. Los cráneos de Homo heidelbergensis encontrados en Atapuerca muestran marcas en los dientes que se suponen hechas al sujetar un trozo de carne con los dientes y cortarlo con una piedra afilada. El ángulo de las marcas sugiere que la herramienta de cortar era manejada con la mano derecha. homo habilis 3Por tanto, los registros fósiles de éste y otros lugares sugieren que los homínidos eran también mayoritariamente diestros y esa preferencia tiene al menos un millón de años de antigüedad. Es posible que esa fecha para el uso prioritario de la mano derecha pueda retrasarse mucho más: un esqueleto de Homo ergaster, el niño de Turkana, muestra también señales de que era diestro y tiene 1,6 millones de años pero es una evidencia demasiado aislada para afirmar que toda la especie tenía predominancia diestra. En épocas más recientes la cosa está clara. Desde que tenemos registro histórico la predominancia de la mano derecha es evidente: los murales de las tumbas precolombinas o los estucos en los enterramientos del Valle de los Reyes de Egipto o los bajorrelieves asirios de los palacios de Mesopotamia muestran personas remando con la mano derecha, arrojando sus lanzas con el brazo derecho o sujetando la flecha en el arco con la mano derecha.

Tanto la asimetría cerebral como la preferencia de mano son tendencias heredables y se supone que hay al menos 40 genes que afectan a que seamos diestros o zurdos. El grupo de William Brandler de la Universidad de Oxford ha estudiado estos genes implicados en la preferencia de mano y uno de ellos, el llamado PCSK6, es el que mostraba una correlación más clara. Este gen tiene un papel crucial en la aparición de la asimetría corporal durante el desarrollo fetal. Si se muta experimentalmente en ratones, el resultado es que el roedor tiene los órganos en el lado contrario del cuerpo, lo que llamamos en humanos un situs inversus, donde el corazón está en el lado derecho y el hígado en el izquierdo, y de hecho, todas las mutaciones comunes que se relacionan con la preferencia en el uso de una mano tienen que ver con genes implicados en la asimetría corporal. handUn estudio sobre niños con dislexia en 2007 encontró otro gen, LRRTM1 que está también asociado con el desarrollo de la preferencia por la mano izquierda, de la zurdera. Este estudio tuvo un gran impacto mediático cuando se vio que la misma variante génica era desproporcionadamente abundante en las personas con esquizofrenia. La conclusión es que la preferencia de mano es un rasgo complejo controlado por la actividad combinada de decenas de genes, que algunos de estos genes intervienen en otras funciones biológicas y que el control génico múltiple explicaría por qué los zurdos persisten en un mundo de diestros: hay tantos genes que intervienen en este rasgo que es imposible silenciarlos a todos y además otras funciones importantes quedarían afectadas.

La idea más aceptada sobre el origen de la zurdera es que se basa en un vínculo con el procesamiento del lenguaje, que sabemos que está localizado asimétricamente en el cerebro. El uso de la mano y la producción del habla son dos actividades que requieren un control muscular fino y preciso y una alta actividad cerebral con un fuerte consumo energético. Una posibilidad es que fuese más eficaz evolutivamente concentrar ambas funciones en el mismo hemisferio que tenerlas dispersas por toda la corteza cerebral. Puesto que la mayoría de la gente tiene las funciones del lenguaje localizadas en el hemisferio izquierdo, la mayoría de los centros que gobiernan la motilidad fina de la mano se localizarían también en el mismo hemisferio, lo que a su vez implica que la mayoría de la gente sea diestra. Pero lo contrario no se cumple, los zurdos tienen una organización cortical mucho más heterogénea donde el área de procesamiento de las palabras puede estar en el lado izquierdo, en el derecho o en ambos. Un estudio con neuroimagen en 326 personas, ha encontrado que el 96% de los diestros pero solo el 73% de los zurdos tienen una dominancia del hemisferio izquierdo para el lenguaje. En general, parece que los zurdos tienen cerebros que son menos asimétricos, con una distribución más homogénea de áreas funcionales entre ambos hemisferios. De hecho, hay quien dice que la denominación correcta de los zurdos debería ser “no-diestros” puesto que muchos son realmente ambidiestros y tienen muy buena capacidad de movimientos delicados y precisos también con su mano derecha.

Si hacemos un poco de Neurociencia comparada y vemos cómo es la situación en otros grupos de vertebrados, vemos que no es una situación universal: las ranas y los pájaros generan sonidos comunicativos modulados por una zona situada en un lado del cerebro sin que exista una preferencia comparable en el uso de una de sus extremidades frente a la otra. La hipótesis más apoyada —planteada ya desde la época de Paul Broca— es que la predominancia de mano es algo relativamente reciente evolutivamente y característico de los mamíferos con conductas más complejas cuyo ejemplo mas notable somos nosotros mismos. vulcan_6Según el lenguaje iba siendo más importante para nuestros ancestros, el hemisferio izquierdo, que controla el lado derecho del cuerpo, fue tomando un papel sobresaliente y conllevó que se fuese usando más la mano derecha. En otras palabras, el predominio de los humanos diestros sería un efecto colateral del desarrollo del lenguaje y su control desde el hemisferio cerebral izquierdo. Para otros autores hubo otro factor principal que fue la incorporación de las manos al lenguaje, la realización de gestos para reforzar o modular el proceso comunicativo, donde el habla y la gesticulación se producirían simultánea y coordinadamente, lo que habría impulsado también ese control de la preferencia de mano por el hemisferio izquierdo. En resumen, esta concordancia ha hecho pensar que los dos –lenguaje y preferencia manual— evolucionaron paralelamente.

Mucho de lo que se ha escrito sobre preferencia en el uso de la mano busca diferencias entre diestros y zurdos que vayan más allá de la asimetría en sus habilidades manuales y tienden a plantear que los individuos zurdos tengan unas características psicológicas o fisiológicas que los distingan de los diestros. Hay también un sesgo cultural donde al grupo minoritario, los zurdos, se le adjudican connotaciones negativas y cargadas de prejuicios. Alejandro Casona llegó a decir que “hay gente que parece zurda de las dos manos” indicando torpeza y desmaña. Quizá por esa tendencia a unir mayoría con normalidad y minoría con excentricidad, muchas culturas asocian la zurdera con una imagen diabólica, débil, enferma, traicionera o maligna y eso sin entrar en que Urdangarín es zurdo. En sánscrito la palabra “waama” significa tanto “izquierdo” como “malvado”. En la cultura china, el adjetivo zuǒ — izquierdo— significa también “impropio”. El termino inglés “left” viene del celta “lyft” y significa “débil” o “roto” parecido al holandés dialectal que usa “loof” que significa “sin valor” o “flojo”. En latín, la palabra para izquierda, “sinistra”, significa también “malvada” o “desafortunada” y de ahí deriva nuestra “siniestra” mientras que se supone que para hacer bien las cosas debemos hacerlas “a derechas” y una buena actuación demuestra también nuestra “destreza”, que somos “diestros”.  Un patrón claramente discriminatorio.

Cesare Lombroso, el médico italiano representante del positivismo criminológico, también postuló tendencias criminales en el predominio de la mano izquierda y así la zurdera era, para él, una evidencia de patología, estado salvaje, primitivismo y propensión al delito. Ahora somos más políticamente correctos aunque algunas versiones más modernas de esa línea de pensamiento relacionan ser zurdo con haber sufrido algún trauma en el nacimiento o algún desequilibrio en el ambiente hormonal del útero como si la preferencia por la mano izquierda fuera una anomalía surgida de una anomalía anterior. beauty6lacreazione_1521280bTambién se han encontrado correlaciones —que nunca implican necesariamente una relación causal y en algunos casos son discutidas— entre la zurdera y problemas de sueño, autismo, esquizofrenia, dislexia, abuso de drogas, alergias, enfermedades autoinmunes, migrañas, agresiones, daño cromosómico, fracaso escolar, criminalidad, alcoholismo, mojar la cama, daño cerebral leve, maduración neuronal e incluso con una menor esperanza de vida. No todas las correlaciones son negativas, algunas son neutras, como una mayor frecuencia relativa de zurdos entre los vegetarianos o entre los homosexuales y otros estudios correlacionan la zurdera con aspectos positivos como un mayor desarrollo de las habilidades verbales y espaciales, una mejor organización cerebral y una mayor creatividad. De hecho, grandísimos artistas como Leonardo, Beethoven o Chaplin eran zurdos.

Algunos investigadores británicos han postulado que la predominancia actual de los diestros es el resultado de dos mutaciones. La primera tendría lugar hace unos 200.000 años y creó el sustrato anatómico para la asimetría funcional del cerebro. Se le ha llegado a llamar el “Big Bang cerebral” pues de esa asimetría, que implicaba la duplicación de la capacidad funcional de la corteza cerebral, surgiría la especialización de los hemisferios, el desarrollo del lenguaje y el potenciamiento del procesamiento cognitivo superior: pensamiento abstracto, sentimientos, planificación, empatía, predicción del futuro…. cosas_que_dicenPara otros investigadores, esto es una exageración y esa mutación lo que hizo fue simplemente desplazar los centros del lenguaje hacia el hemisferio izquierdo haciendo que el cerebro fuese más asimétrico y ,poco a poco, más especializado. La segunda mutación, según Chris McManus del University College de Londres, canceló la tendencia natural del cerebro hacia la mano derecha posibilitando la aparición de más zurdos. Encaja con una broma de zurdos de que “todos nacemos diestros pero solo unos pocos consiguen superarlo”. Volviendo a la Ciencia, las personas que tuvieran la segunda mutación tendrían una organización cerebral atípica lo que explicaría porqué los zurdos tienen una mayor probabilidad de tener tanto enfermedades mentales como inteligencias sobresalientes.

Junto a Bob Esponja, uno de los zurdos más famosos de la televisión es Ned Flanders, el bondadoso, beato y un poco cursi vecino de los Simpson. 10-unforgettable-facts-about-our-brains-memor-L-ve7CUWEn la tercera temporada de los Simpson, Flanders junta sus ahorros y abre el Leftorium, una tienda especializada en productos para zurdos. Allí hay una solución para algunos de esos productos que cualquier zurdo te puede contar que son considerados “normales” por los diestros y una auténtica pesadilla para ellos. Entre otros están los cuadernos de anillas, los abrelatas o la palanca de cambios de los coches. A pesar de este panorama desolador, a los zurdos no les va mal en la vida y tanto el hombre más poderoso del mundo —Barack Obama— como el más rico —Bill Gates— los dos son zurdos. No son casos excepcionales: cuatro de los cinco últimos presidentes americanos son zurdos (Reagan, Bush padre, Clinton y el ya mencionado Obama) al igual que los dos más famosos, Lincoln y Kennedy. Y si eso no parece buen argumento, recordar que Nicole Kidman, Julia Roberts, Angelina Jolie, Scarlett Johansson, Hugh Jackman, Bruce Willis,  Iker Casillas y Keanu Reeves, son zurdos todos ellos. Alguien con preferencia por la mano izquierda lo tendrá más fácil para hacer manitas con ellas o ellos y eso sí que es un argumento definitivo.

 

Para leer más:

  • Brandler WM, Morris AP, Evans DM, Scerri TS, Kemp JP, Timpson NJ, St Pourcain B, Smith GD, Ring SM, Stein J, Monaco AP, Talcott JB, Fisher SE, Webber C, Paracchini S. (2013) Common variants in left/right asymmetry genes and pathways are associated with relative hand skill. PLoS Genet 9(9): e1003751.
  • Coren S (1989) Left-handedness and accident-related injury risk. Am J Public Health 79(8): 1040-1041.
  • Coren S (1990) Left-Handedness: Behavioral Implications and Anomalies. Serie: Advances in Psychology. Elsevier, Amsterdam.
  • Coren S, Halpern DF (1991) Left-handedness: a marker for decreased survival fitness. Psychol Bull 109(1): 90-106.
  • Kushner HI (2013) Why are there (almost) no left-handers in China? Endeavour 37(2):71-81.
  • Ocklenburg S, Beste C, Güntürkün O (2013) Handedness: a neurogenetic shift of perspective. Neurosci Biobehav Rev 37(10 Pt 2):2788-2793.
  • http://io9.com/5840005/why-are-most-people-right-handed
  • http://content.time.com/time/specials/packages/article/0,28804,1916052_1916054_1915833,00.html#ixzz2ipe86IZb