Contribución a la estadística

De cada cien personas,
las que todo lo saben mejor:
cincuenta y dos,
las inseguras de cada paso:
casi todo el resto,
las prontas a ayudar,
siempre que no dure mucho:
hasta cuarenta y nueve,
las buenas siempre,
porque no pueden de otra forma:
cuatro, o quizá cinco,
las dispuestas a admirar sin envidia:
dieciocho,
las que viven continuamente angustiadas
por algo o por alguien:
setenta y siete,
las capaces de ser felices:
como mucho, veintitantas,
las inofensivas de una en una,
pero salvajes en grupo:
más de la mitad seguro,
las crueles
cuando las circunstancias obligan:
eso mejor no saberlo
ni siquiera aproximadamente,
las sabias a posteriori:
no muchas más
que las sabias a priori,
las que de la vida no quieren nada más que cosas:
cuarenta,
aunque quisiera equivocarme,
las encorvadas, doloridas
y sin linterna en lo oscuro:
ochenta y tres,
tarde o temprano,
las dignas de compasión:
noventa y nueve,
las mortales:
cien de cien.
Cifra que por ahora no sufre ningún cambio.

     Waslawa Szymborska

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

Un comentario en “Contribución a la estadística”

  1. A mí el que más me gusta es este:
    Wislawa Szymborska
    (Polonia 1923 – 2012)

    PROSPECTO
    Soy un ansiolítico.
    Actúo en casa,
    hago efecto en la oficina,
    me presento a los exámenes,
    comparezco ante los tribunales,
    reparo tacitas rotas.
    No tienes más que ingerirme,
    ponme debajo de la lengua,
    no tienes más que tragarme,
    con un sorbo de agua basta.

    Sé enfrentarme a la desgracia,
    soportar malas noticias,
    paliar la injusticia,
    llenar de luz el vacío de Dios,
    elegir un sombrero de luto que favorezca.
    ¿A qué esperas?,
    confía en la piedad química.
    Todavía eres un hombre/ una mujer joven,
    Debes seguir en la brecha.

    ¿Quién dice
    que vivir requiere valor?
    Dame tu abismo,
    lo acolcharé de sueño,
    me estarás para siempre agradecido/agradecida
    por las patas sobre las que caer de patas.
    Véndeme tu alma.
    No te saldrá otro comprador.
    No existe ningún otro diablo.
    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s