La nicotina y los cigarrillos electrónicos

fumo3-1-El tabaco es un producto comercial obtenido a partir de las hojas de la planta Nicotiana tabacum. El origen del cultivo se ha situado en la zona andina entre lo que es actualmente Ecuador y Perú, en un proceso datado entre 3.000 y 5.000 años a.C. Cuando los españoles llegan a América su uso está generalizado y no solo se aspira el humo de la combustión de las hojas sino que también se esnifa, se mastica, se come, se bebe, se unta sobre el cuerpo, se echa en gotas sobre los ojos y se aplica como enemas. Las civilizaciones precolombinas lo utilizaban en distintos rituales civiles y religiosos y así se soplaba sobre los guerreros antes de una batalla, se esparcía sobre los campos antes de la siembra para conseguir una buena cosecha o sobre la mujer antes de una relación sexual para lograr su embarazo, se usaba como ofrenda a los dioses, también se incluía en los rituales para predecir el futuro y tenía un cierto uso médico como sedante.indio_fumando

Aquella curiosa costumbre de fumar (echar humo) llega a Europa con la tripulación de las carabelas y uno de aquellos marineros, Rodrigo de Jerez, es encarcelado por la Inquisición acusado de brujería, bajo la prueba de que “solo el diablo puede dar a un hombre el poder de sacar humo por la boca.” Quizá deberíamos haber hecho caso a aquellos inquisidores adelantados a su tiempo. Bartolomé de las Casas, en su  Apologética historia de las Indias (1527) cuenta cómo los indígenas aspiran el humo de rollos de hojas encendidas. Unos años más tarde, Gonzalo de Oviedo y Velázquez, en la Historia General de las Indias (1535), describe la planta y sus usos. Las semillas del tabaco fueron llevadas por fray Román Pane a España en 1518, por los portugueses a su  patria y a Japón en 1573, por el nuncio papal Próspero Santacroce Publicóla de Lisboa a Italia y por Walter Raleigh a Inglaterra en 1565. jean+nicot2Jean Nicot de Villemain (1530-1600), embajador de Francia ante la corte portuguesa, lo recibió del portugués Luis de Gois, que lo trajo del actual Sao Paulo y envió en 1560 a la reina madre de su país, Catalina de Medici, esta hierba codiciada, cuyas virtudes medicinales había supuestamente comprobado para el tratamiento de las migrañas. De este modo, el empleo del tabaco se puso de moda en dicho país, gracias al ejemplo que daban la propia reina y el gran prior Francisco de Lorena. Nicot populariza la forma aspirada (rapé) y cuando Linneo utiliza su sistema binomial para nombrar a todas las especies vivas llama Nicotiana tabacum a la planta en homenaje a Nicot y cuando en 1828 el médico Wilhelm Heinrich Posselt y el químico Karl Ludwig Reimann aíslen el alcaloide, lo llamarán nicotina. 

La  nicotina es un veneno. Su presencia en la planta del tabaco no es para que el tabaco sepa mejor ni para que vayas con más frecuencia a comprar cigarrillos sino que es una forma que tiene la planta de defenderse de los animales que quieren infestar su organismo o de los que quieren comerse sus hojas. tobacco-plant-nicotiana-tabacum-200-seedsDe hecho, la nicotina se ha usado durante mucho tiempo como un potente insecticida y algunos análogos, como los famosos neonicotinoides, se siguen usando para el control de plagas. De hecho, cuando Hernández de Bolcano, cronista de Indias, inicia en España el cultivo del tabaco por orden de Felipe II, las plantan en los cigarrales de Toledo, una zona conocida por las plagas de cigarra que la asolan. De ahí provienen al parecer las palabras cigarro y cigarrillo.

La nicotina es un alcaloide, sintetizado en las raíces de la planta y transportado a las hojas. Es uno de los compuestos químicos más adictivos que se conocen, superior a la heroína o la cocaína. Por eso es tan difícil dejar de fumar. Además, casi todos los consumidores de drogas ilegales son también fumadores. Nora Volkov ha encontrado que la nicotina inhibe unas enzimas que modifican la cromatina generando deacetilaciones de las histonas que acompañan al ADN. Este proceso epigenético incrementa la capacidad de la cocaína para generar una adicción. La nicotina actúa sobre el cerebro causando efectos excitadores e inhibidores. Los primeros son producidos por la liberación de glucosa tras hidrólisis del glucógeno hepático y por la de adrenalina en las glándulas suprarrenales. En la acción depresora  genera calma y una reducción del apetito lo que explica también porqué muchas veces se sube de peso al dejar de fumar. La nicotina del tabaco también genera numerosos efectos psicoactivos incluyendo sensación de atención, de estar alerta, de mayor concentración, de mejor memoria. Por eso es muy difícil dejar de fumar en época de exámenes.

nicotineLos fumadores conocen de una forma empírica y a menudo inconsciente esos distintos efectos estimuladores y sedantes. Cuando quieren el efecto estimulante, ­hay que tomar una decisión importante e inmediata por ejemplo,­ hacen muchas caladas cortas y rápidas. Eso genera niveles bajos de nicotina en sangre, estimula la transmisión nerviosa y el fumador siente que el cerebro está más ágil, que piensa más rápido. Por el contrario, si quieren relajarse, hacen caladas lentas y profundas, elevan el nivel de nicotina en sangre, se incrementan los efectos de la serotonina y los opiáceos cerebrales y se produce un efecto sedante. Por tanto, la nicotina es única puesto que pasa de un efecto estimulante a uno calmante y analgésico al aumentar la dosis.

La dosis diaria de nicotina varía mucho en función del tabaco fumado, el peso corporal, el metabolismo o la dieta pero en general varía los niveles están entre 10 y 80 mg. Los hombres metabolizamos la nicotina más rápido que las mujeres y los efectos cerebrales parecen ser mayores en ellas que en nosotros lo que explica que, a pesar de la fuerza de voluntad que nos demuestran todos los días, resulta más difícil dejar de fumar a las mujeres que a los hombres.

El tabaco es la principal causa de muertes evitables en los países desarrollados. humo-esqueletofumadordiego-1024x768Por ello, a pesar de su alta toxicidad, la nicotina tiene un uso médico que es fundamentalmente para ayudar a dejar de fumar. La terapia de reemplazo de nicotina implica el uso de productos que suministran dosis bajas de nicotina pero que no contienen las otras sustancias nocivas que se encuentran en el humo. El objetivo de la terapia es reducir los deseos vehementes de nicotina y calmar el síndrome de abstinencia, mientras se intenta reforzar la decisión de abandonar el tabaquismo. Niveles controlados de este tóxico se administran a los pacientes a través de chicles, parches, grageas, espráis nasales o ahora a través de los cigarrillos electrónicos.

En la actualidad observamos una explosión de las tiendas que venden cigarrillos electrónicos. Dentro de dicho artilugio se coloca un líquido que contiene agua, saborizantes , colorantes, aromatizadores  y nicotina y que una resistencia calienta y vaporiza. Un artículo de Matt Richtel publicado en el New York Times el 23 de marzo de 2014 alerta sobre los peligros de los cigarrillos electrónicos. El nivel de nicotina en los líquidos que utilizan estos aparatos varía entre 1,8 y 2,4%, una concentración que puede causar molestias a un niño que lo ingiera o lo absorba por la piel, pero raramente la muerte. Sin embargo, como sucede cada vez más en el ámbito de los medicamentos se venden por internet concentraciones que llegan al 10%, en cuyo caso el peligro se multiplica y basta una cantidad mínima para  generar vómitos o ataques epilépticos mientras que una cantidad mayor puede causar la muerte. ecig-how-it-worksPor tanto, los líquidos de relleno pueden ser peligrosos, especialmente para los niños que pueden ser atraídos por sus colores brillantes y por algunas de las fragancias incorporadas como cereza, chocolate o chicle. Informa Richtel que desde 2011, los informes de envenenamientos accidentales por cigarrillos electrónicos se han multiplicado. Los casos más graves son una muerte en Estados Unidos y un suicidio por inyección del líquido de los cigarrillos pero el número de casos menos graves es importante. En 2013 hubo 1.351 llamadas a centros de emergencia sobre envenenamientos, un aumento del 300% frente al año anterior, de los cuales 365 fueron enviados al hospital, también el triple que el año anterior. Los números de lo que llevamos de 2014 van a un ritmo que indica que se duplicarán a lo largo del año en curso. Un tercio de los casos parecen afectar a niños menores de 4 años. Muchos de los problemas parecen ser debidos al poco cuidado –un envenenamiento fue debido a un cigarrillo que se rompió en la cama y la paciente lo absorbió por la piel- o al poco conocimiento sobre el peligro que hace que no se trate con el mismo cuidado que los productos tóxicos de la limpieza aunque sus riesgos sean comparables y se mantengan al alcance de los pequeños. En España se ha descrito un caso de neumonía lipoidea, un raro trastorno atribuido por los médicos al uso de glicerina, una sustancia necesaria para volatilizar la nicotina que incluyen los cartuchos de los e-cigarrillos.

El mundo del cigarrillo electrónico es una selva, sin apenas regulación legal y con unos enormes intereses económicos. Aunque uno de los argumentos para su venta es que ayudan a abandonar el hábito de fumar no está claro todavía que eso sea cierto. Tampoco sabemos los efectos a largo plazo de la inhalación de nicotina mediante el e-cigarrillo. Parece evidente la necesidad de regulaciones sanitarias, etiquetas adecuadas, botellas a prueba de niños, normas de calidad en la fabricación y una investigación rigurosa y contrastada, algo a lo que no quieren esperar los fabricantes, distribuidores y vendedores. electronic-cigarette-refillLas cifras comerciales indican que en los Estados Unidos se venderán este año de 1 a 2 millones de litros para recargar los cigarrillos. China es uno de los principales productores de cigarrillos electrónicos y de cartuchos de recarga aunque hay críticas sobre la pureza y exactitud de las composiciones de esas mezclas. Junto a eso hay una impresionante campaña comercial: el gasto en publicidad de los cigarrillos electrónicos en Estados Unidos pasó en 2011 de 6,4 millones de dólares a 18,3 en 2012. Otro estudio publicado en 2014 en el American Journal of Preventive Medicine analizaba los sitios web de las empresas vendedoras de e-cigarrillos: el 95% afirmaba que tenían beneficios para la salud, el 64% afirmaba que ayudaban a dejar de fumar, el 22% mostraba a médicos y otros profesionales sanitarios y el 76% indicaba que no producía fumadores pasivos. Otras comparaciones incluían que los e-cigarrillos eran más limpios (95%) y más baratos (93%) que los cigarrillos “clásicos”. El 88% indicaba que se podía fumar en cualquier sitio y el 71% indicaba que permitía saltarse la normativa sobre consumo de tabaco en lugares cerrados. En la mayoría de los portales se ofrecían sabores a caramelo, fruta o café mientras que otras llamadas publicitarias apelaban a la juventud con mensajes sobre modernidad (73%), mayor estatus social (44%), incremento de la vida social (32%), amores (31%) y su empleo por famosos (22%). Entre sus detractores, se teme que los cigarrillos electrónicos fomenten la adicción a la nicotina. El estudio concluía que los mensajes sobre la salud y sobre el cese del tabaquismo, que no tienen de momento base científica, estaban ampliamente presentes en las webs de las empresas que venden cigarrillos electrónicos. Las afirmaciones infundadas sobre ventajas sanitarias, la presencia de personal sanitario en las web apoyando estos aparatos, el respaldo por famosos y el uso de sabores que pueden atraer a niños y jóvenes deberían ser prohibidos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado a los consumidores de que no considera que el cigarrillo electrónico sea un tratamiento legítimo para quienes estén tratando de dejar de fumar y que los distribuidores de cigarrillos electrónicos deben dejar de reivindicar efectos terapéuticos no demostrados o decir que están reconocidos por este organismo o que generan los mimos beneficios para la salud que dejar de fumar. El gran problema es la carencia de estudios rigurosos que demuestren la efectividad del cigarro electrónico como terapia de remplazo o que aclaren sus niveles de toxicidad. ecigsLa OMS recomienda con contundencia no usarlos aunque no descarta su utilidad futura si se realizan estudios clínicos y toxicológicos en el marco reglamentario adecuado, algo que de momento no existe. Mientras tanto, la Agencia de Medicamentos y Alimentos (FDA) estadounidense, en un análisis a dos marcas líderes, encontró sustancias dañinas como el dietilenglicol, un anticongelante que es tóxico para los seres humanos, nitrosaminas derivadas del tabaco, sustancias capaces de causar cáncer y la presencia de nicotina en cartuchos que teóricamente estaban libre de esta molécula. La opción no debería ser entre cigarrillo tradicional y e-cigarrillo sino entre consumir un tóxico adictivo y no hacerlo, pero todos los fumadores saben que esto no es fácil.

Una versión anterior de este post fue publicada en Naukas.

 

Para leer más:

 

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

2 comentarios en “La nicotina y los cigarrillos electrónicos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s