Es muy probable que tengas un hijo con autismo si…

Twitter_Autism_ParentLas redes sociales vía internet son una de las revoluciones más importantes a nivel mundial de las últimas décadas. Ayudan a obtener información y a mantener un contacto emocional con personas de todo el mundo. Me gusta especialmente twitter porque me permite repasar muchas cosas con rapidez y seguir a personas o instituciones que me interesan en sus novedades, en sus proyectos, en sus ideas. Te ayuda también a conectar con mucha gente, con la que nunca te has encontrado y probablemente nunca te encontrarás pero te da una oportunidad de saber de otras personas con intereses y preocupaciones parecidas a las tuyas. Somos una especie social y esa red, visible o invisible, más intensa o más difusa, es importante para nosotros.

Hace unos días me encontré que dentro de esta red social un grupo de padres y madres de niños con autismo habían colgado una serie de mensajes bajo la etiqueta #Youmightbeanautismparentif que en mis traducciones libres significa algo así como “Es muy probable que tengas un hijo con autismo si…” Aquí va una selección de algunos que me han gustado por su ternura, su fuerza, su sufrimiento, su compromiso. Gracias a los padres y madres que los han escrito y animo a quien quiera a añadir los suyos propios en los comentarios del blog.

Así que es muy probable que tengas un hijo con autismo si…

…sigues llevando al parque a tu hijo de once años para que juegue en la arena.

…tu hijo te dice lo solo que se siente y cómo le gustaría tener más amigos.

…intentas animar a tu hijo diciéndole que uno puede conseguir todo lo que intenta y te contesta “prueba a chuparte el codo”.

…piensas que tu hijo está enseñándote a comportarte.

…los tomates de tu casa están alineados por tamaños. 622418046

…tu hijo chupa la tapa de los saleros en todos los restaurantes a los que vais.

…casi te pegas con un compañero de trabajo cuando te dijo que enseñases a tu hijo a comportarse y que no estás haciendo bien las cosas como madre.

…tienes una alegría enorme cuando invitan a tu hijo a un cumpleaños.

…estás rodeada de la gente más maravillosa del mundo porque los demás hace tiempo que salieron corriendo.

…tu hijo te ha enseñado que los días bonitos de primavera son para pasarse horas y horas en el columpio.

…tu agenda tiene más citas con el terapeuta que cenas románticas o cañas con los amigos.

…cocinas la misma comida día tras día pero al menos estás contenta porque come.

…piensas que es mejor dormir ocho horas seguidas que que te toque la lotería.

…mañana es su cumpleaños y estás rogando para que de los 365 días del año al menos mañana no haya rabietas.

…haces la cena de una manera distinta a la que la haces siempre y confías y rezas para que tu hijo no lo note, pero por supuesto, sí lo nota.

…llenas la despensa de la comida que tu hijo come, y de repente sus gustos cambian y ya no lo quiere.

…tienes que llevar a tu hijo al baño para discapacitados para evitar que alguien se ponga a usar el secamanos a su lado.

…tu hijo mordisquea y hace agujeros en las toallas, los juguetes, los libros, los papeles…

…puedes hacer cosas que hace un tiempo pensabas que eran imposibles pero no pasas ni un solo día sin soltar la palabra autismo.

…no puedes contar a tu hijo ningún plan porque si se rompen por el camino a él le pasa algo parecido.

…tienes un hijo con la edad de un adolescente pero que es mucho más niño en sus pensamientos, emociones y gustos.

…estás harto de ver cómo afecta el autismo a sus hermanos.

…has visto un episodio de la tele tantas veces que te lo sabes de memoria.

…te encuentras alegre y con el corazón roto al mismo tiempo y exactamente por el mismo motivo.

…tienes que vivir para siempre. No, lo digo en serio. NO es una opción.

…en un instante te sientes completamente solo, y el siguiente te ves parte de una gran comunidad apasionada y que te hace sentir su apoyo.

…ves a un niño tener una rabieta en un lugar público y no te pones a juzgar al niño ni a sus padres.

…has leído tantos libros sobre autismo que te deberían dar un doctorado.

…te apetecería escribir tu propio libro de consejos para padres porque los que has leído son totalmente inútiles en tu mundo.

…has aceptado que lo que es normal en tu casa es exactamente lo opuesto de lo que llaman normal o típico en la consulta del pediatra.

…tienes que traducir lo que dice tu hijo.

…las manos de tu hijo están borrosas en muchas fotos por su forma de moverlas continuamente.A1RBXjsCUAAyNLr

…tu hijo tuvo un mal día en la escuela y no te puede decir porqué.

…cuando tienes una reunión familiar llevas tu propia comida porque no te puedes arriesgar a que compren la marca equivocada.

…una vez que tu hijo sabe que no existe Santa Claus tienes que andar vigilando para que no le diga a todos los niños pequeños porque “ellos también necesitan saber la verdad”.

…te sientes mal cuando tu hijo te dice que te quiere porque tienes amigas que su hijo no puede hacerlo.

…miras a las fotos antes del diagnóstico y te preguntas “¿cómo no lo vi antes?

 …te resulta imposible ir a la cama a una hora razonable.

…entrenar para usar la taza del baño te lleva años y no semanas.

…te pones de los nervios cuando padres de niños neurotípicos te dicen que sus hijos también tienen necesidades especiales.

…nunca sabes si explicarle todo a tu hijo con mucho tiempo o no avisarle.

…tu hijo monta todas las naves de Star Wars en Lego pero no se puede poner solo una camiseta.

…tu hijo tiene ocho años pero se mea en los pantalones al menos una vez a la semana.

…haces canciones sobre cualquier cosa porque tu hijo responde mejor así.

…te pones de los nervios cuando ves en el móvil que te llaman de su escuela y te preguntas qué habrá hecho hoy.

…tu hijo cuenta un chiste una y otra vez hasta que alguien se ríe.

…no puedes pasar el aspirador con menos de quince minutos de preaviso.

…tus amigos de twitter te entienden mejor que tus amigos del barrio.

…siempre que alguien, sea quien sea, va a tu casa tu hijo intenta secuestrarlo para que juegue a los legos con él.

…tienes que pensar todo lo que dices para que no haya nada que tu hijo se pueda tomar literalmente y pasarlo mal.

…tienes que recordarte de vez en cuando que hay bastantes cosas mucho peores para tu hijo que tener autismo.

…te tuviste que disculpar con el camarero porque tu hijo dijo en voz alta que el restaurante olía muy mal.

…en tu casa hay filas y filas de juguetes alineados.

…piensas que una fusión atómica es algo que pasa a un niño y no a un reactor nuclear.

…llevas gafas de sol y unos tapones para los oídos de tu hijo siempre en tu bolso.

…te alegraste cuando tu hijo soltó un taco porque al menos dijo algo.

…haces cada día lo imposible posible.

www.twitter.com/jralonso3

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

8 comentarios en “Es muy probable que tengas un hijo con autismo si…”

  1. Si se aprende un recorrido para ir a la casa de la abuelita y te hace berrinche porque optaste por una ruta nueva. (especialmente cuando son muy chiquitos y no tienen lenguaje).

    Si lo subes al auto y se queda felizmente sentado mirando cada detalle del paisaje que ve por la ventana (podrían ir 10 horas seguidas sin quejarse) pero son impacientes cuando hacen una fila para ir al cine.

    Si se lava las manos constantemente porque los estreptococos que hay en el ambiente puede afectarlo.

    Si anda preocupado del pronóstico del tiempo y lleva ropa de recambio.

    Si se toca el pelo constantemente para que cada uno esté en su sitio.

    Si mientras está almorzando y disfrutando la comida te pregunta….. y que vamos a comer mañana?

    Si te dice “te quiero” a cada rato para asegurarse que tu estás ahí…incondicionalmente.

    Si te abraza con mucha ternura casi desbordadamente.

    Si mientras tu vas caminando él va dando pequeños brincos.

    Si cuando finalmente camina y no brinca, pone las manos en los bolsillos porque no logra sincronizar el ritmo de las piernas con los brazos.

    Si cuando están en medio de una conversación, en vez de fijarse en el contexto, se queda pegado solo con una palabra que le llama la atención y la asocia a otra situación distinta y muchas veces termina riéndose porque le parece más chistoso.

    Si se lleva bien con los chiquitos o con los más adultos y ancianos, pero con sus pares no logra tener una mejor sintonía.

    Si se aprende cada una de las estaciones del Metro, todas las conexiones de las distintas lineas, nombres de calles y en general una muy buena orientación espacial, pero le cuesta cruzar las calles.

    Si cuando logra hacer dibujos con un lápiz, termina dibujando los postes de la electricidad con todo detalle hasta el pajarito que está tomando sol en un cable.

    Cuando no tienen real conciencia del peligro y confían que todas las personas tienen buenas intenciones.

    Cuando son transparentes como el agua y dicen lo que sienten y piensan sin filtro.

    Cuando son tu más fiel compañero con una nobleza y generosidad sin limites y te iluminan el día con sus gestos maravillosos y das finalmente gracias a Dios por darte la oportunidad de ser la madre del ser más especial de la Tierra….Ese es mi adorado hijo.

    Me gusta

  2. Te veo mi niña valiente frente un mundo aun mas dificil que el que conoci , un mundo imperfecto en el que luchamos para ganar y tu pequeña estas en el, tan fuerte y fragil tan inocente y habil
    te veo e intento llegar mas a ti para ayudarte a entender los codigos de la vida y al observarte tan luchadora tan impredecible y tan fuerte
    veo que eres tu quien deveria enseñarme
    con tu paz inquebrantable, con tu ingenua fortaleza a vivir.
    Te amo hija

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s