Vivir en superficie (9)

Yo pienso, como Milosz, que la historia

de mi imbecilidad llenaría volúmenes y addenda.

Algunos cuyo protagonismo sería, definitivamente,

la lealtad a los hombres, apreciando

que el compromiso alienta hacia el orgullo

de clases dominantes sobre los dominados.

Porque mi lealtad no era sólo valor y compromiso,

sino más bien conciencia de civilizaciones,

trabajo conquistado por la lengua común

de aquellos que creía, como yo, necesarios.

Pero la lealtad fue tan solo palabra sin sentido real

que acabé pronunciando tristemente.

Otros, donde el protagonismo fuera de la obediencia,

acercando mi lucha a la lucha de otros,

mis dudas a aquello que llamaban soluciones,

mi verdad a una verdad mayor, más compartida.

Pero fue una obediencia sin remedio

desde la cual viví, sin saber de quién era exactamente,

sin recibirla a cambio.

Y quizá como tema principal el respeto,

un respeto que era más la costumbre

ante los manifiestos y las revoluciones

que el tiempo va amarrando a los gestos de otros.

Un respeto con condición de ley,

aliado, definitivamente, con la mentira, el mal, la caridad,

la rabia, pero que resistía en acto de servicio.

Por fortuna, no son los anaqueles los que encierran

mi mundo, mi razón ni mi literatura.

Así que salgo afuera a ver pasar el tiempo

que no ha sabido hacerme de los inteligentes.

Javier Lorenzo Candel

De: Territorio frontera

Visor, XXII Premio de poesía Jaime Gil de Biedma

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s