Galgo Espanol En Castilla y León hay afición a las carreras de galgos. Las grandes llanuras cerealistas son el escenario ideal para apreciar la velocidad y agilidad de estos animales que hemos usado para cazar desde hace siglos. Es hermoso ver a los preciosos perros saltar al ver una liebre y correr detrás de ella, que a su vez les desespera con su velocidad y sus quiebros. Hoy pienso que la mejor caza se hace con una cámara fotográfica pero la persecución de un animal por otro es una batalla natural, la eterna lucha entre predador y presa, sin más armas que la inteligencia y los músculos.

Los galgos corren tanto por todas estas razones:

  • Cuerpo aerodinámico. Los galgos tienen una silueta ideal para cortar el aire, con cuerpos delgados y estrechos, cabezas afiladas y patas finas y largas.
  • Corazón. Tiene un enorme tamaño, de un 1,18 a 1,73% del peso corporal total. En comparación, la mayoría de las razas de perro tienen corazones que pesan el 0,77% del peso corporal y en los humanos nuestro corazón pesa el 0,5% del total del cuerpo. Ese corazón puede latir a 300 pulsaciones por minuto durante la carrera. En una carrera de treinta segundos, un galgo de carreras moviliza toda su sangre de cuatro a cinco veces.
  • Sangre. Tienen una enorme cantidad de sangre y una proporción de glóbulos rojos (hematocrito) más alta que otras razas de perro lo que le permite movilizar más oxígeno. En relación con su cuerpo, la sangre de un galgo ocupa un 11,5% del volumen corporal. Es un 10,5% para un caballo de carreras, 9,5% para un esprínter humano y 7,2% para el típico perro mascota.
  • Músculos. Los músculos importantes para el galope son más grandes y más potentes en los galgos que en otras razas de perros. Además, los músculos tienen una proporción mucho mayor de lo normal de fibras de contracción rápida y existe una perfecta coordinación entre la musculatura axial, del tronco y la de las patas, proporcionando la primera potencia adicional a la segunda.Galgo_español-red
  • Pulmones. Los galgos tienen un amplio tórax con grandes pulmones para oxigenar la sangre con rapidez.
  • Fibras elásticas. Las patas contienen fibras elásticas que consiguen multiplicar la potencia energética de los músculos hasta por un factor de quince.
  • Piel. La piel es muy fina, sin apenas grasa y sin una doble capa impermeable de pelo con lo que pesa muy poco en comparación con otras razas (el problema es que no resisten el frío, no aguantan bien el agua y se hacen heridas con facilidad, está todo pensado para tener rapidez y eso implica hacer algunos sacrificios). El pelo es corto, con lo que ofrece poca resistencia al aire, aunque hay variedades de pelo largo.
  • Forma de correr. Los galgos corren de una forma particular, similar a los guepardos y diferente de los caballos de carreras. Usan lo que se llama el galope de doble suspensión. Hay dos posiciones en las que el perro apoya las cuatro patas en el suelo, contraído y distendido y entre medias un movimiento explosivo basado en dos aspectos fundamentales: una columna vertebral enormemente flexible que actúa como un arco y su gran potencia muscular.
  • Aprendizaje. Los galgos mejoran con el entrenamiento y aprenden a correr mejor. El tiempo necesario desde que empiezan una carrera “deportiva” hasta que alcanzan sus mejores resultados en una competición es un 9,1% de su vida, una proporción similar a la de un atleta humano.

1341511340_900436_1341511607_noticia_normalEl galgo es un atleta de élite, un auténtico esprínter que ha sido seleccionado cruce a cruce por su velocidad y su formidable aguante en una carrera no muy larga. Pueden alcanzar durante tiempos cortos velocidades de 17 m/s, 61 km/h, duplicando la velocidad de Usain Bolt, y pueden conseguir aceleraciones de 10 m/s2 y potencias pico en sus patas de hasta 300 watios/kg

¿Y si comparamos entre animales rápidos? En una vuelta alrededor de una pista de atletismo, un galgo gana a un caballo de carreras, sobre todo por su salida explosiva pero si la carrera es más larga, el caballo termina superando al galgo. ¿Y si añadimos un guepardo? Bueno, asumiendo que el guepardo no se coma al galgo, el guepardo tiene una velocidad muy superior (112 km/h) pero solo puede mantenerla durante unos 200 metros (hay quien duda que los guepardos puedan superar los 100-110 km/h y piensan que es un dato que debería comprobarse de nuevo). El galgo va más lento, manteniendo su velocidad máxima de 72 km/h hasta los 250 metros pero puede mantener una velocidad parecida hasta acabar la carrera mientras que el guepardo tendría que parar y descansar antes de finalizar los 400 metros.

Otro aspecto fundamental es su habilidad para correr en curva. Cuando nosotros corremos, por ejemplo en una pista de atletismo, vamos alternando el peso sobre un pie y luego sobre el otro. Al seguir una trayectoria curva, a la fuerza gravitatoria se añada una fuerza centrífuga. Para evitar que esto sobrecargue las piernas, los corredores mantienen unas fracciones de segundo más el pie apoyado, lo que les hace ir más lentos. Los galgos de carreras experimentan las mismas fuerzas cuando corren en un circuito pero no mantienen más tiempo sobre el suelo sus apoyos ni se ralentizan. Al igual que un ciclista, el galgo separa la parte del cuerpo que sostiene el peso de la parte que da potencia para el movimiento. Eso es debido a que usan más músculos en sus caderas, extienden sus columnas vertebrales y ponen la mayor parte de su peso en las patas delanteras. Eso les permite incrementar la carga sobre sus patas un 65% sin disminuir su velocidad.

Los galgos son una raza canina autóctona de España. Es una raza pura, es decir, sus características se han logrado por selección a través de los siglos y no por cruce de diferentes castas. Razas_EuropeasEl nombre viene, según la RAE, de gallicus canis, perro de la Galia, así que primero les llamaríamos algo parecido a gálico y de ahí vino “galgo”. Lucio Flavio Arriano, también llamado Arriano de Nicodemia, un cónsul romano que vivió en la Bética en el siglo II y escribió Cynegeticus, una obra sobre la caza, contaba que los hispanos, de todas las clases sociales, disfrutaban de la caza con galgos. Su descripción de las carreras es idéntica a lo que vemos en la actualidad, una actividad que se ha mantenido inmutable durante más de dos mil años. La reconquista hizo que en el siglo IX se colonizase buena parte de Castilla y las grandes extensiones de terrenos baldíos y barbechos, con abundantes piezas de caza menor, hicieron que la caza con galgos fuera útil para aportar proteínas a una dieta pobre y el galgo se convirtiese en un recurso necesario de supervivencia. El Fuero de Salamanca (siglo IX) dice en su artículo 210. «Todo omne que matar perro de ganado, o podengo, o galgo, peche dos maravedís, e por caravo, cinco sueldos». El caravo era un tipo de perro de caza.

Los galgos son tranquilos y cariñosos. Más del 90% no tiene ningún problema con los gatos, por lo que es una de las mejores opciones para el que quiera tener los dos tipos de mascotas y también es amistoso con otros perros y sobre todo con los niños. Tienen tendencia a la timidez así que es conveniente enseñarles a socializar cuando son cachorros para que cuando crezcan se sientan cómodos con personas, perros o lugares que no conozcan.

 

Para leer más:

  • Helton WS (2009) Exceptional running skill in dogs requires extensive experience. J Gen Psychol 136(3): 323-332.
  • Sánchez Ruano J (1870) Fuero de Salamanca publicado ahora por primera vez con notas, apéndice y un discurso preliminar. Imp. De Sebastián Cerezo, Salamanca. http://fama2.us.es/fde/ocr/2007/fueroDeSalamanca.pdf
  • Usherwood JR, Wilson AM (2005) Biomechanics: no force limit on greyhound sprint speed. Nature 438(7069): 753-754.