MTE5NDg0MDU0OTU2OTAxOTAzAlbert Einstein murió el 18 de abril de 1955, a los 76 años. La calidad de su trabajo, la osadía de sus ideas, su premio Nobel, su implicación en la política de su tiempo e incluso su peculiar aspecto físico, han hecho que el nombre de Einstein sea un sinónimo de genio en el último siglo.

Siete horas y media después de la muerte del científico germano-americano, el patólogo Thomas Harvey hizo su autopsia y extrajo su cerebro en el hospital de Princeton. Tras fotografiarlo – la imagen mostrada-troceó el encéfalo en 240 pedazos y los incluyó en un plástico llamado celoidina para su posterior estudio. Hay discusiones sobre si Einstein o su familia dieron autorización para la investigación postmortem, pero lo que es conocido es que Harvey conservó los bloques en dos grandes tarros de mayonesa sobre un armario de su despacho sin hacer apenas ningún estudio durante veinte años.

einstien photo side

 

Los pocos trabajos publicados sobre el cerebro de Einstein han indicado algunas diferencias anatómicas como un tamaño relativamente grande de las áreas corticales relacionadas con el procesamiento espacial y numérico, mientras que las encargadas del habla y el lenguaje serían más pequeñas de lo normal para un cerebro del tamaño y edad del de Einstein. También se ha indicado un número mayor de células gliales, las células auxiliares de las neuronas, mientras que el número de estas últimas sería normal. Otros estudios indicaron un cuerpo calloso más grueso, lo que podría sugerir una mejor comunicación entre ambos hemisferios cerebrales o la presencia de una cisura de Silvio truncada, uno de los surcos del cerebro, lo que podría sugerir una conectividad anómala en esa zona.

Sin embargo, los neurocientíficos suelen ser críticos sobre los estudios del cerebro de Einstein. Los cerebros humanos varían en cada individuo y por tanto no se pueden sacar conclusiones del análisis de un único caso. A día de hoy no hay nada que permita identificar el cerebro de un genio más allá de la calidad de sus creaciones.

 

Para leer más:

 

Crédito de la imagen: Thomas Harvey

Agradecimiento a Dr. Mark Lythgoe (Center for Advanced Biomedical Imaging. University College. Londres) por proporcionarme una copia de alta calidad.