Me gusta Twitter. Me permite seguir de una forma sencilla y rápida un grupo importante de revistas, personas y temas que me interesan. Consigo información casi en tiempo real, en un rato que tenga libre reviso decenas o cientos de propuestas y me permite profundizar con un desarrollo importante aquellos temas en los que deseo un mayor nivel de información. Puedo usarlo para saber la última noticia sobre algo que está pasando, para ver opiniones diferentes sobre algo de mi interés, para ver en qué asuntos hay un foco concreto a nivel mundial y para sonreír o maravillarme en la belleza de una fotografía o de un video de nuevo de temas de mi interés. Lo uso para seguir investigaciones, congresos, blogueros, periódicos, instituciones y algún amigo. Como única pega, después de leer los tweets de los periódicos que sigo normalmente, siento que los disfruto menos, ya sé los principales titulares, he leído las aportaciones de los comentaristas que más me gustan y he profundizado en unas cuantas noticias, las que más me interesan.

Los académicos solemos despreciar estas tecnologías, nos parecen una pérdida de tiempo, un divertimento de adolescentes con acné o un sistema banal propicio para el cotilleo y para conocer qué desayunan los famosos. Si tú quieres lo puedes dedicar a eso pero el punto central de este post es que puede ser una herramienta de gran utilidad, que tiene un potencial enorme para la docencia y el aprendizaje y que puede usarse con éxito en las clases y en las tareas de investigación. Y es que, sobre todo, es una de las vías que tienen nuestros estudiantes para conseguir información y podemos utilizarla. Pienso que es muy difícil llevarles a nuestras herramientas (libros de texto, periódicos, revistas científicas) porque es algo fuera de sus costumbres. Twitter puede ser una opción con posibilidades de éxito mediante el uso de las mismas herramientas que utilizan con asiduidad, y aprovecharlo para incrementar sus conocimientos, su capacidad de discriminación, la recogida de opiniones contrapuestas, nuevos avances que capten su interés y un enorme etcétera.

Lo primero es entender qué es Twitter y para qué vale. No es otro sistema de correo electrónico, es más parecido a un sistema de difusión de titulares, al índice de un periódico. Lo que el nombre indica: tweets, trinos, son pequeños mensajes emitidos en abierto donde  cualquiera puede dejar información y cualquiera puede recogerla. Cada tweet tiene un máximo de 140 caracteres y eso sería muy poco para cualquier mensaje complejo pero entre ellos puede estar, y frecuentemente está, un enlace a una página web, a un archivo digital de cualquier tipo y entonces su potencial de proporcionar información es casi ilimitado.

El tweet te permite elegir: tanto si eres emisor como si eres receptor. Tú decides los mensajes que envías (eso sí, cualquiera podrá leerlos) y por supuesto eliges a quiénes quieres leer sus tweets.

Para ello hay dos caminos básicos: El primero es “seguir” personas concretas u organizaciones que están en Twitter. Al afiliarte a esos twitteros, al convertirte en su seguidor, los tweets de estos emisores aparecerán en tu pantalla siguiendo el orden cronológico, según los hayan ido colgando sus autores. El otro camino es buscar un tema y elegir entre la enorme cantidad de mensajes que el sistema pondrá a tu disposición. Puedes pedir a tus alumnos que sigan a un científico polémico o que encuentren información excelente o penosa sobre un tema y expliquen por qué.

Activos y pasivos

Muchas personas son participantes pasivos de twitter, son simplemente lectores y está bien. En el ámbito académico, muchos de los tweets te conducen a un enlace web y ahí puedes abrir un artículo, una noticia de un periódico, un blog y eso le da un potencial de enorme interés para el investigador y para el profesor. Puedes conocer las últimas investigaciones antes de que la revista donde se describen llegue a tus manos. Puedes ver imágenesdel Curiosity casi al mismo tiempo que la NASA las cuelga en su página web, puedes ver fotos de la Revolución Rusa o leer un articulo del New York Times. Esos enlaces te darán en veinte minutos de revisión y selección al día una información actual y útil, valiosa para tus clases y tus tareas de investigación. El que Twitter enganche a los investigadores que se asoman a él se debe, según creo, a que en la primera hora de uso nos hace descubrir información valiosa que desconocíamos y que en muchos casos habríamos seguido desconociendo si no es gracias a Twitter.

Al igual que en el caso de un periódico o una revista, algunos lectores deciden convertirse en escritores, algunos sujetos pasivos deciden cnvertirse en activos y ponerse a colgar tweets. Solo que aquí es mucho más fácil. Si piensas en los dos sistemas de conseguir información, el primero va a depender de que consigas tener seguidores y el segundo de que las palabras de tu tweet coincidan con las búsquedas generales de otros, pero recuerda que en este caso quedarán pronto enterradas bajo decenas, cientos o millones de otros tweets.

¿Cómo empezar?

Te suscribes a Twitter. http://twitter.com/. Necesitas un nombre de guerra (mi consejo es que sea corto y no tenga signos extraños, a ser posible que remita directamente a ti, aunque hay algunos que buscan un nombre pegadizo o divertido, luego puedes decidir si pones tu nombre real o el de tu suegra, una foto tuya o de Kim Bassinger y unas pocas palabras sobre ti o sobre quien realmente quisieras ser. La identidad puede ser también una herramienta docente: si les estás explicando las guerras napoleónicas puedes crear una identidad que sea un soldado de la Vieja Guardia que va comentando sus batallas, sus avances, sus retiradas, sus peripecias.

Si quieres leer más sobre el funcionamiento de twitter aquí tienes dos referencias interesantes

http://news.cnet.com/newbies-guide-to-twitter/

http://mashable.com/guidebook/twitter/

Puedes permanecer en el anonimato pero si estas pensando en un twitter para la actividad académica no es buena idea. Si la gente sabe quién eres, es más fácil la interacción contigo.

La descripción de quién eres, tus intereses, facilitará que te descubran y sigan quienes sean tus almas gemelas. También puedes elegir tu avatar, esa pequeña foto que va al lado de tu identificación y que irá al lado de cada uno de tus tweets. La opción por defecto es un huevo, que no es que sea especialmente atractivo. Puedes elegir algo que te represente, simbólico, a Darth Vader, lo que quieras. No tiene porqué ser una decisión eterna. Puedes empezar con el huevo y cambiarlo más tarde.

¿A quién seguir?

Puedes empezar siguiendo a algún amigo, a personas que compartan tus gustos, tus aficiones, tu trabajo. Después de esos primeros, puedes revisar sus listas de seguidores para ver a quién siguen ellos. Puede ser una referencia de alguien que mantiene un flujo más o menos constante de información interesante. Pudes entrar en cada uno de ellos y ver qué tweets ponen, con qué frecuencia, qué calidad tienen. Para decidir seguir a alguno de ellos tan solo tienes que hacer un click sobre el cuadrado que pone “Seguir” y dejar de seguir a alguien es igual de fácil. Te aparecerá en ese rectángulo la palabra “Siguiendo”. Si te pones encima de ella cambiará a “Dejar de seguir”. Si haces click, habrás eliminado esa suscripción.

También puedes usarlo para seguir noticias (periódicos o revistas que te gusten), organizaciones o asociaciones a las que pertenezcas, investigadores que sean de referencia en tu campo, periodistas o blogueros que generan de una forma periódica escritos que te gustan. Por el contrario, creo que twitter no es un buen sistema para los temas personales: no tiene intimidad y los 140 caracteres son demasiado pocos para algo sustancial.

“A quién seguir” es un apartado (columna de la izquierda).

Te presenta tres opciones adaptadas a tus preferencias. Puedes cambiarlas pidiéndole “Actualizar”. Si quieres una lista completa pulsas en “Ver todos”. Dejo tienes dos opciones muy interesantes. Una es “Explorar categorías” Puedes usarla para temas que te interesen, tu ciudad, tu equipo de fútbol, tus aficiones, tu trabajo, tu línea de investigación, tu asignatura, un tema polémico de tu asignatura… La ultima opción es “Buscar amigos”. Lo que hace Twitter en este caso es entrar en uno de tus servidores de correo electrónico (le tines que autorizar para hacerlo). Con ese permiso podrá ver en tus agendas y viendo los correos electrónicos quiénes tienen Twitter y ofrecerte suscribirte a esas cuentas de personas con las que intercambias correos electrónicos.

¿A cuánta gente seguir?

Suscribirse es enormemente fácil pero si cada vez que entramos en twitter tenemos cientos de mensajes que no nos da tiempo ni a repasar a toda velocidad, nos podemos agobiar. Creo que lo mejor es elegir unos cuantos y probar si te gusta twitter. Si decides que te gusta, yo te diría que seguir entre 50 y 100 twitteros está bien, aunque en los míos hay algunos que cuelgan más de treinta tweets al día y otros que no llegan a uno a la semana. Quiero decir que el factor limitante más que el número de personas o instituciones a las que sigues, está el número de mensajes que generan. Por último, recuerda que cuando alguien deja de seguir a otro twittero no recibe un mensaje de ese “abandono”. Por lo tanto, te puedes desuscribir con bastante discreción.

La opción buscar

Otra opción es utilizar la opción de buscar una palabra: Si pones una palabra como neuron o Arabidopsis, tendrás todos los tweets entre miles o millones que contienen esa palabra, ordenados de los más recientes a los más antiguos. Te aparecerán debajo de la palabra otros términos relacionados que puedes utilizar para nuevas búsquedas y en la parte de la zquierda tendrás “Personas” (Twitteros que están relacionado con la palabra o palabras que has buscado), “Imágenes relevantes” y “Videos más relevantes” también relacionados con tu búsqueda.

En el ámbito de la Neurobiología, el mío, puedes seguir a las principales organizaciones científicas, a las principales revistas, a los principales centros de investigación y a la mayoría de los mejores investigadores. Pero es que eso es igualmente cierto para cualquier ámbito del conocimiento, del ocio, de la política, del deporte. Suscribiéndote como seguidor a cualquier de estos ámbitos que te interese puedes tener una actualización casi continua sobre sus actividades. Estoy seguro que la primera noticia que hayamos tenido de un descubrimiento que será premio Nóbel dentro de diez años la sabremos muchos a través de Twitter.

Empezar a twittear

Para publicar tus propios Tweets, haz clic en el botón de “Publicar un nuevo Tweet” en la esquina superior derecha de la pantalla (cuadrado con pluma).  Puedes enlazar imágenes, videos o páginas web en tu mensaje de 140 caracteres, y añadir la ubicación si quieres mostrar a otros dónde estás.

Enlaces dentro el tweet

Muchas veces el tweet se acorta solo pero si no es así hay varios programas que te generan un enlace reducido.

http://tinyurl.com/

http://bit.ly/

Conseguir seguidores

Twitter es más interesante si tienes seguidores. Los profesores tenemos una posibilidad de tener seguidores rápidamente que es dar tu cuenta de twitter a los alumnos y usarla para proporcionar información interesante para la asignatura.

Si no quieres ese ámbito puramente docente es más difícil. Al principio, no es fácil conseguir seguidores. Para empezar, como todo en la vida, se puede hacer “with a little help of my friends” Es decir, con una ayudita de tus amigos, en este caso, los que tengan tweet. Para difundir tu nueva herramienta social puedes añadir tu cuenta de tweet en la firma de tus correos electrónicos o en tu Facebook.

Puedes buscar a tus amigos y tus colegas pulsando en “A quién seguir”, si encuentras alguno que está en Twitter, le puedes mandar un mail con tu nombre de usuario informándole de que te has incorporado al pajarito. Con un poco de suerte te seguirán y le comentarán a otras personas que te has incorporado. Estaría bien mirar si son twitteros activos porque hay mucha gente que se inscribe en Twitter y nunca más vuelve a usarlo.

Una forma de conseguir seguidores es siguiendo tú a otros. Cuando recibes un seguidor, puedes ver su nombre (quizá es alguien conocido), puedes ver esa pequeña nota biográfica (quizá compartis algunos intereses comunes), puedes mirar qué ha estado twitteando (quizá decides seguirle) y puedes ver a quién sigue y quiénes son sus seguidores. Las reglas de cortesía de Twitter no exigen que tú sigas a alguien que te sigue, pero seguir a alguien es una forma de notificar tu presencia.

Etiquetas

Las etiquetas (“hashtags”) son esas palabras que aparecen precedidas del signo almohadilla (#). Hace que sea como una palabra clave, un término para indexar los tweets. Puedes ponerla delante de cualquier palabra que sea interesante en tu tweet. La gente que le interesan esos temas puede ver tus tweets y decidir ser uno de tus seguidores.

Puedes crear una etiqueta para tu asignatura y después usar Twitter para proporcionar información a tus estudiantes. También puedes usarla para hacer que elos respondan y proporcionen cuestiones, comentarios, información adicional. Puedes pedirles que incluyan sus ideas o algo que hayan encontrado en la red. También pueden ir a los trabajos que tengan que hacer, aplicar la información que han recibido vía Twitter y después comentar cómo encaja eso con lo que están haciendo. Puede ayudarte a ajustar el ritmo del curso y también te sirve como una evaluación de cómo va el grupo.

Retweet

Retwittear es una forma de generar interés para tus seguidores, de esta manera pueden conseguir información que tú les haces descubrir. Ese tweet llegará a tus seguidores precedido de las letras RT y tu alias.

No debes desesperarte si al principio no resulta fácil conseguir seguidores. Es cierto que cualquier majadero que salga en la tele tiene miles de seguidores pero también hay gente seria, que tiene cientos o miles de seguidores porque proporciona cosas interesantes a su audiencia. Y por otro, tampoco es tan importante el número de seguidores. El interés de twitter es que te proporciona otra forma de comunicarte, con gente de todo el globo con la que quizá sin esa herramienta no llegarías nunca a conversar, que son lo que esos “trinos” lanzados al aire son. Tus alumnos te podrán enseñar cosas que ellos han descubierto y puedes conseguir mayor interés por trabajar de forma independiente en tu asignatura.

Si lees un tweet de alguien que crees que puede ser de interés para tus seguidores, puedes retweetearlo. Es una operación sencilla que te aparece en las opciones debajo de cada tweet.

La ocpión de retweittear es la que da el enorme potencial a esta herramienta porque un tema interesante puede alcanzar una audiencia mundial en pocos minutos mediante una progresión geométrica. Sería como una de esas cadenas de “manda este mensaje a diez personas” pero de una forma rápida, gratis y sin que tengas ninguna amenaza (te atropellará un coche, cogerás una grave enfermedad) con la que te amenazaban las cadenas de cartas.

La opción #Descubre

Esta opción te muestra cosas que te pueden interesar. Algunas son noticias recientes pero está adaptado a tu perfil, a la gente que sigues. Está pensado para descubrir nuevas fuentes de Tweets que quizá no conozcas y que te pueden interesar.

La opción @Conecta

Tu cronología de Interacciones en la pestaña “Conecta” te muestra cómo otros han estado interactuando con tus mensajes en Twitter. Te dice cuando alguien marca tu Tweet como favorito, cuando alguien menciona tu nombre de usuario, alguien nuevo te sigue o hace un Retweet del contenido de uno de tus tweets.

Construir una comunidad

Igual que otros programas de redes sociales, Twitter te permite construir una comunidad conectando personas con intereses comunes (una linea de investigación o una asignatura) e invitarles a compartir ideas. Puedes hacer que el trabajo en clase sea su flujo de mensajes en tweeter, haciendo, por ejemplo, que reseñen lo que están aprendiendo en relación con la asignatura y lo compartan con otros, pueden compartir enlaces que hayan encontrado con información relevante. Para crear la comunidad puedes usar los hashtags o ir a un portal como Twibes. Puedes probar si Twitter es lo que necesitas. No funciona bien para una conversación muy estructurada (140 caracteres no dan mucho de sí). También puede ser un lío la forma de presentar los mensajes de Twitter. Para algunas cosas es mejor una aplicación de chat o un fórum como los que tenemos en las plataformas docentes.

Trolls, psicópatas y spammers

Una de las preocupaciones al empezar con Twitter es que te sigan personajes de los tres grupos mencionados. Me temo que pasa siempre. La Humanidad tiene un porcentaje de gente así. Lo bueno de Twitter es que te da igual. Te pueden seguir todo lo que quieran pero mientras que no decidas seguirlos de vuelta, no van a afectar para nada a tu cadena de Tweets. Verás que te sigue gente que por su perfil no tiene nada que ver contigo, alguno puede ser que tenga interés en tus tweets por la razón que sea, otro lo hace con la esperanza de que lo sigas tú a él o ella (podrás ver si está siguiendo a miles de personas) y otros te siguen para intentar venderte cualquier cosa. Puedes informar sobre gente que está utilizando Tweet como una forma de spam pero recuerda, lo mejor es que sin tu ayuda, no podrán molestarte en absoluto.

Un lugar donde te puedes encontrar mucho spam es si pulsas el botón de @Conectar. Al harcelo, en vez de el flujo normal de tweets de la gente que estás siguiendo, verás aquellos tweets que mencionan tu alias. Puedes pensar que son gente que admira tus tweets y los retwittea o lo que sea, pero en realidad muchos de ellos van a ser gente que menciona tu nombre con la esperanza de que pulses en su página y te puedan vender algo. Es bueno informar de que son una fuente de spam para que puedan ser eliminados de Twitter pero como sabemos todos estos spammers son realmente rápidos a la hora de crear otra cuenta de spam.

Cuenta capturada

La señal de que tu cuenta de Twitter ha sido hackeada pueden ser las siguientes:

  • Aparecen Tweets inesperados hechos desde tu cuenta.
  • Ves mensajes directos inesperados, enviados desde tu cuenta.
  • Observas otros comportamientos en la cuenta que tu no hiciste o aprobaste (como seguir, dejar de seguir o bloquear).
  • Recibes notificaciones de nuestra parte diciendo “Recientemente has cambiado la cuenta de correo asociada a tu cuenta de Twitter” (a pesar de que no cambiaste tu dirección de correo electrónico).

En ocasiones incluso te pueden preguntar si estás de acuerdo con esto. No, no lo estás. Una vez que han conseguido controlar tu cuenta, desde ella empiezan a mandar mensajes a todos tus seguidores, normalmente propaganda de cualquier basura y a menudo animándoles a responder de una manera que puedan también secuestrar sus cuentas. Lo mismo si recibes un mensaje de alguien al que estás siguiendo y que te dice mi ranking de Twitter es 5, 5 ¿cuál es el tuyo?

¿Qué tweetear?

La respuesta más fácil es “lo que te de la gana”. Pero si quieres tener seguidores, debería ser interesante. Puedes explorar tweets de otros y ver qué es lo que hace un buen tweet. En el mundo de los famosetes, tienen miles de seguidores porque hay mucha gente interesada en saber las tonterías de su vida “me he comido un bocadillo de mortadela”, “de fiesta con Kiko Rivera y unas groupies”. Otros usan twitter como una especie de diario personal donde hacen partícipes al mundo de la profundidad de sus pensamientos y lo injusto que es el mundo al no reconocer su valía. Suelen ser inaguantables además de frustrados porque no consiguen los millones de seguidores que en su opinión merecen. Yo busco en un tweet que me lleve a una información interesante. Punto.

¿Cuánto tweetear?

Piensa en tus mismas sensaciones. Si recibo uchos mails de la misma persona diciendo siempre lo mismo, le borro de las personas a las que sigo. Si alguien manda un tweet cada quince minutos diciéndome donde se encuentra, le borro. No me interesa. Puedes reptir algunos mensajes a distintos días y horas para que haya más posibilidades de que la gente lo vea, pero a nadie le hace gracia que le reiteren muchas veces el mismo mensaje. Por otro lado, mucha gente no sigue a alguien que twittea menos de una vez a la semana, a no ser que proponga cosas realmente interesantes.

Opciones del Tweet

Cuando pasas por encima de un tweet se te abren cuatro opciones debajo

Abrir. Te permite conseguir un poco más de información sobre ese tweet. I ha habido otros twitteros que lo han marcado como favorito o lo han retwitteado: cuántas veces y quiénes han sido. Puedes “cerrar” esa ventana también.

Responder. Te abre un nuevo tweet con el autor del mensaje original (@autor) y luego un espacio para que puedas escribir tu tweet. Puede ser un camino de tomar parte en una discusión, incluso si no tienes seguidores. Si la discusión es interesante, la persona a la que estás respondiendo o algunos de sus seguidores puede decidir ser tu seguidor.

El sistema es algo complejo porque Twitter no mostrará tu respuesta a tus seguidores salvo que ellos también sigan a la persona a la que estás respondiendo. Si tu piensas que tu respuesta puede ser interesante para una audiencia más amplia, puedes hacerla visible para todos tus seguidores poniendo un punto antes de la @ al comienzo de tu respuesta. Podrías hacerlo con cualquier letra o símbolo pero el punto es lo más utilizado. Es decir, cualquier tweet tuyo que no empiece con @, lo podrán ver todos tus seguidores.

Retwittear. Reenviarlo a tus seguidores. Puedes hacerlo con cualquier tweet, no está restringido a los que estás siguiendo. La persona a la que tú respondes no lo verá en su corriente normal de tweets pero lo podrá leer si entra en su apartado de @conectar.

Favorito. Los favoritos son Tweets representados por un icono de una estrella amarilla pequeña, y son utilizados cuando los usuarios ven un Tweet y desean guardarlo para más tarde. Cuando encuentres un Tweet que te guste, márcalo como favorito colocándote sobre el Tweet y haciendo clic en la estrella amarilla que aparece al final. Para lo que más lo uso es para volver sobre ellos, o para retweetearlos posteriormente.

Visita tu página de favoritos haciendo clic en Mis Tweets en la derecha de la barra lateral de tu página de inicio

Existen plataformas especiales para Twitter, como Tweetdeck, que te permiten tener una columna donde se muestran los favoritos sin que tengas que hacer una acción determinada.

Privacidad

Twitter es público. Puedes buscar el nombre de alguien y leer todos sus tweets. Recuerda que en el caso de la gente famosa hay personas que se hacen pasar por el original, tanto para loarle como para difamarle. No twittees nada que no quisieras que no vieran tus amigos o tus colegas. Y ya sabes, si hablas mal de alguien dices más sobre ti que sobre esa persona. Existe una opción Borrar para aquellos tweets que te abochornan pero para el momento que vayas a hacerlo tu tweet puede haber sido visto por medio mundo.

¿Dónde encontrar el tiempo para atender tweet?

No hay ningún compromiso en twitter. Si no quiers, no tienes tiempo, no tienes ganas, no tienes porqué leer tweets ni porqué escribirlos. Es raro qu tus seguidores se sientan desanimados porque tienen otros cientos de tweets para leer. No me gusta mirarlo en horas de trabajo porque me distrae y desconcentra pero me parece ideal cuando voy en el autobús, ese rato después de cenar cuando te apetece ojear algo sin una especial concentración, la tarde del domingo y su ambiente plúmbico.

El único problema que veo en Twitter es que me lleva a un montón de información que me gusta, de fotografías de hace cien años, a descubrimientos biomédicos, de  programación cultural en mi ciudad a análisis políticos. Tener una revista de ámbito mundial, diseñada a mi medida, gratis y actualizada cada pocas horas es algo que puede llegar a ser adictivo.

Para leer más:

  • https://support.twitter.com/
  • http://deevybee.blogspot.co.uk/2011/06/gentle-introduction-to-twitter-for.html