¿Fumigando TEA?

fumigation plane_1El pasado 30 de abril el Dr. Steven Hicks y su equipo presentaron en el congreso de las Sociedades Pediátricas celebrado en Baltimore un trabajo titulado «Exposición a pesticidas aéreos incrementan el riesgo de retrasos en el desarrollo y trastornos del espectro autista». Los investigadores centraron su trabajo en una región pantanosa (Cicero Swamp) en el centro del estado de Nueva York donde las autoridades sanitarias utilizan aviones para fumigar con insecticidas piretroides cada verano. El objetivo es eliminar los mosquitos portadores del virus de la encefalitis equina del este, una enfermedad que causa inflamación del cerebro y la médula espinal. Esta encefalitis es una de las enfermedades transmitidas por mosquitos más graves en los Estados Unidos y aunque el número de casos es bajo, el 33% de los que enferman fallecen, y la mayoría de los supervivientes sufren un daño cerebral significativo.

La base del estudio fue sencilla: los investigadores comprobaron los códigos postales de los niños que habían sido diagnosticados con TEA y sin TEA y compararon las localidades con los 8 códigos postales que habían sido zonas fumigadas con aviones y otros 16 códigos de localidades que no habían sido fumigadas desde el aire y que fueron usados como controles. fumigacion_aerea_colombiaEl resultado fundamental fue que los niños que vivían en localidades donde se habían fumigado los insecticidas con aviones tenían un 25 % más de probabilidad de tener un diagnóstico de autismo o un historial clínico de retraso del desarrollo en comparación con las otras localidades, con otros códigos postales, donde se utilizaban otros métodos de distribución del pesticida como espolvorear gránulos a mano, usar mangueras o aplicar de forma controlada gota a gota. No había diferencias en relación con la edad de gestación en las fechas donde se realizó la fumigación (se suele hacer entre final de la primavera y comienzo del verano, en junio).

Los investigadores indicaban que otros estudios han demostrado previamente que la exposición a pesticidas puede incrementar el riesgo de un trastorno del espectro autista o un retraso en el desarrollo y que sus resultados muestran que la forma de aplicación puede variar ese riesgo. Prevenir la encefalitis transmitida por los mosquitos es un objetivo importante de salud pública pero las comunidades donde se toman esas medidas deberían explorar otras formas de aplicación, que limiten la exposición de los niños a los pesticidas, en vez de la fumigación generalizada desde aviones.

Los trabajos presentados en congresos tienen menos nivel de exigencia que los publicados en una buena revista científica por lo que tienen que tomarse siempre con un punto añadido de cautela. Sin embargo, el estudio incide en algo que cada vez tenemos más claro, que además de los factores genéticos hay también factores ambientales (pesticidas, ftalatos, bifenilos policlorados, solventes, polutantes, fragancias, glifosato, metales pesados,…) que incrementan el riesgo de que un niño desarrolle un trastorno del espectro autista.

Para leer más:

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

11 comentarios en “¿Fumigando TEA?”

  1. Ha pasado más de medio siglo después de Primavera silenciosa. Esto es lo que hemos aprendido. Una lágrima por Rachel.
    Gracias por la entrada.

    Me gusta

    1. El trabajo parece que tiene fundamento pero de momento hay muy poca información, solo el resumen de su ponencia en un congreso hace unos días (está incluido en las referencias del artículo). Creo que debemos tomarlo con prudencia pero también como un toque de atención. Cada vez tenemos más evidencias de agentes contaminantes que incrementan el riesgo de tener un hijo con autismo. También es necesario indicar que supone pasar de redondeando un 1% a un 1,25%, es decir hay más de un 98,7 % que han sido sometidos al mismo agente y no han desarrollado un TEA. Un saludo muy cordial

      Me gusta

    1. No hay evidencias de que tengan ninguna eficacia y sí hay evidencias de que pueden causar hipocalcemia, daño renal e incluso la muerte. A menudo no solo es un tratamiento equivocado sino también un timo, un engaño cruel.

      Me gusta

    2. He decidido revisar la información disponible que sea fiable y es muy contundente. No hay nada que justifique el uso de tratamientos quelantes y sí motivos de peso para no usarlo. He escrito un post sobre este tema para ampliar la información. Lo colgaré en los próximos días. Un saludo cordial

      Me gusta

  2. Si quiere le digo que mi TEA está relacionado con la edad de mi madre al darme a luz, 38, y la de mi padre, 51. Lo que deja -en la mentalidad de ellos- de manera subrogada a Dios que decida si yo iba a nacer sano o padecer.

    Me gusta

    1. La edad de la madre no se ha visto que tenga relación y la del padre incrementa el riesgo de autismo pero nadie puede decir que está “relacionado”. La gran mayoría de los niños de padres de 51 años no desarrollan un autismo. Un saludo cordial

      Me gusta

  3. Muy interesante post y muy interesante blog, que he descubierto a través de un amigo. No soy científico pero por mi dedicación me encuentro a menudo con asuntos que conciernen mas a los campos de la biología que a la mineralogía en si. Trabajo con una comunidad artesana del oro en latinoamérica ahora, que para refinar el metal amalgama con mercurio, del que aspiran vapores. Los valores en sangre son elevados tanto en mujeres como en hombres, presentando cuadros de intoxicación por mercurio y metales pesados y una tasa de autismo en los partos, que no guarda proporción con la población no minera de la comarca. El tratamiento estándar consiste en la quelación y responden bastante bien, salvo en los casos en que la intoxicación ha traspasado al paquete neuronal. Nunca había oído que el autismo pudiera tratarse con quelantes hasta ver el anuncio de una clínica en Puerto Vallarta. Y mi duda es si teniendo efecto positivo en los adultos, no lo tendría en los niños, aun a riesgo de otros inconvenientes.

    Me gusta

    1. Toda la evidencia disponible indica que los quelantes no solo no son beneficiosos para el tratameinto del autismo sino que pueden ser dañinos. Es el típico ejemplo de un tratamiento sin base científica por el que algunas personas cobran buenos dineros aprovechándose de los padres y del cariño a sus hijos.

      Me gusta

  4. Un asunto preocupante, en efecto, son las fumigaciones con pesticidas químicos. En uno de mis cometidos, suministro un pesticida natural, diatomita, que es aceptado por los sellos verdes de las cadenas de alimentación europeas para cultivos orgánicos y no afecta a las colonias de abejas, librándolas de sus peores enemigos. Al ser un producto natural, entiendo que no genera un valor añadido suficiente para las empresas farmacéuticas, pero salvo opinión en contra, es lo mas eficaz que existe en pesticida aéreo y terrestre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s