Las Chicas de Oro y la buena vejez

golden_girlsLas Chicas de Oro era una “sitcom”, lo que podemos traducir como comedia de situación, un tipo de serie que tiene a los mismos protagonistas en los mismos ambientes y que incorpora frecuentemente risas enlatadas. The Golden Girls fue producida originalmente por la NBC y se emitió durante siete temporadas entre 1985 y 1992. l080609_tvland_goldengirlsLas seis primeras estuvo entre las diez series más vistas pero en la séptima pasó al puesto nº 30 y fue finalmente cancelada con un episodio final que vieron más de 23 millones de personas solo en los Estados Unidos. En su tiempo de emisión ganó numerosos premios incluyendo cuatro Globos de Oro, 68 nominaciones a los Emmy y once premios Emmy, incluyendo a cada una de las cuatro protagonistas.

chicas-de-oro_1En España, RTVE realizó dos intentos de copiar el éxito de las chicas de oro, incluso con el mismo título. En un caso el remake estaba protagonizado por Mercedes Sampietro, Mónica Randall, Kiti Manve y Amparo Baró, mientras que en el segundo se trataba de Concha Velasco, Carmen Maura, Alicia Hermida y Lola Herrera. A pesar de la calidad de las actrices, en ambos casos, uno en 1996 y el otro en 2010, los resultados de audiencia no fueron buenos y las series se cancelaron al poco de terminar su primera etapa.

Las Chicas de Oro trata de cuatro mujeres mayores, tres viudas y una divorciada que comparten casa en Miami, Florida. La casa es propiedad de Blanche Deveraux, una sureña de buena familia que destaca por una ardiente sensualidad y su alegría de vivir. TONY COSTABlanche se resiste a envejecer y liga con cualquier hombre que se le ponga a tiro ya sea de su edad o unas décadas más joven. Una de las frases geniales del personaje fue “Hay una línea muy fina que separa el pasárselo bien y el ser una mujer fácil. Lo sé. He puesto mi pie en esa línea alguna vez”
Al comienzo de la serie, Blanche pone un anuncio en un supermercado ofreciendo habitaciones de alquiler buscando unas rentas que le ayuden a pagar la hipoteca de la casa. Al anuncio contesta Rose Nylund una viuda de origen noruegoamericano, criada en una granja de Minnesota de costumbres un tanto peculiares y que destaca por su ingenuidad y su bondad. what-are-they-up-to-Betty-WhiteUna frase que refleja la personalidad de Rose fue “mi madre solía decir, cuanto te haces mayor, te pones mejor, salvo que seas un plátano”. La siguiente compañera de vivienda es  la cínica Dorothy Zbornak, una divorciada que trabaja como maestra suplente, nativa de Brooklyn y con un humor un tanto agrio. Para dar también una pincelada de Doroty, cuando Rose le dice “¿Puedo hacer una pregunta tonta?” Dorothy le contesta “Mejor que nadie que conozca”. Bea_Golden_Girls_Look_042809_mDorothy se quedó embarazada en el instituto, algo que le recuerda continuamente su madre, Sofia Petrillo y fue posteriormente abandonada por su marido por una joven azafata después de 38 años de matrimonio. Sofia es la última incorporación y se une al grupo cuando la residencia para ancianos en la que vivía, Shady Pines, se quema hasta los cimientos. soiaSofía destaca por su humor ácido, su interés por la cocina (tiene trabajos a tiempo parcial en comida rápida y también monta pequeños negocios de venta de salsa para espaguetis y sándwiches caseros) y por la forma de picar a su hija , algo que solo se detiene cuando ella le amenaza con volverla a enviar a la residencia.  Un día que le preguntan donde va, Sofía les contesta “Me voy al paseo marítimo, me gusta ver a los viejos colocarse sus cosas cuando salen del agua”.

Muchos episodios tenían un diseño parecido: una o varias de las “chicas” tenían un conflicto o un problema en temas tan diversos como las relaciones con otros miembros de sus familias, sus relaciones con hombres o aspectos éticos donde los ideales o los principios chocaban con la realidad o los intereses personales. cocinaMás pronto o más tarde, se juntaban en un “gabinete de crisis” en la mesa de la cocina y discutían lo que les pasaba, a menudo tarde por la noche y frecuentemente mientras comían chocolate, tarta de queso o cualquier otro dulce. Basado en ese tema otra de las chicas contará una historia de su propia vida que si se trata de Blanche puede ser un episodio erótico reciente o lejano en el tiempo, Rose una historia estrafalaria difícil de creer sucedida en la granja y si es Sofía, algo completamente inventado, irónico y que hace rabiar a su hija.

La serie refleja muchos aspectos importantes para afrontar la vejez con bienestar y calidad de vida Las protagonistas tienen:

  • el cariño y la compañía de unas compañeras de vivienda que se tratan como hermanas.
  • nuevos intereses en sus vida, de pequeños negocios a relaciones sentimentales.
  • parientes que aunque les den preocupaciones y disgustos también les hace sentirse parte de un proyecto familiar.
  • una situación económica estable y suficiente para una vida digna.
  • sentido del humor.
  • espacio propio y espacios compartidos.
  • una buena salud (aunque Sofía tuvo un pequeño derrame cerebral que según dicen le hizo perder el control de lo que sale de su boca).

TheGoldenGirls_GroupEl éxito de las Chicas de Oro hizo que se analizara críticamente el porqué del atractivo de sus personajes. Para unos eran “abuelas idealizadas” con todas las características que quisiéramos tener en nuestras propias familias. Para otros era un retrato de mujeres de edad que vivían solas en una zona residencial y que al mismo tiempo eran divertidas, enamoradizas, sexys, cargadas de energía y de valentía ante la vida, por así decirlo, un nuevo modelo de persona mayor a finales del siglo XX. Los que criticaban la serie decían que era algo tramposa, un escape fantasioso frente a la cruda realidad de la vida difícil, depresiva y frecuentemente necesitada de apoyo de las personas de esa edad. Para otros en realidad era un esquema clásico que repetía muchos de los tópicos del imaginario occidental: la mujer dura y ambiciosa, la que es feliz siendo un objeto sexual, la madre y la hija. Otros criticaban que las chicas de oro hablaban mucho de sexo y de su aspecto y poco de los hijos y los nietos y eso no era muy acorde a la realidad. También se comentó que sus vidas apasionadas y animadas, todas ligando y entrando y saliendo de relaciones parecía más un grupo de universitarias compartiendo piso que cuatro ancianas buscando refugio y apoyo. Todos estos comentarios tienen su punto de razón pero la serie consiguió mostrar un grupo de mujeres mayores que no necesitaban tener un hombre al lado y que seguían completamente vivas. Las protagonistas mostraban, y creo que es totalmente verosímil, que en cada una de ellas vivía la niña, la adolescente y la mujer madura que un día fueron.

Las chicas de oro son frecuentes a nuestro alrededor. La población de los países occidentales envejece con rapidez. En estos momentos el porcentaje de personas mayores de 65 años es del 23% en Japón, 20,5% en Alemania, 20,4% en Italia y 17,4% en España. En nuestro país hay más de dos millones de personas con más de 80 años y más de 10.000 que han superado los 100. La esperanza de vida ha subido de una manera espectacular y maravillosa. imagesEn 1900 era de 34,8 años mientras que en 2012 llegaba a los 82,0 años (84,9 para las mujeres, por lo que hay muchas “chicas de oro” por ahí). Junto a la mayor esperanza de vida ha cambiado el patrón de las causas de muerte. En la actualidad las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y las enfermedades pulmonares son los principales “asesinos” aunque en los últimos lustros ha aumentado el número de personas que sufren y fallecen de enfermedades mentales y nerviosas como el alzhéimer, demencias, etc. El resultado de estos cambios demográficos es una  descompensación entre el número de personas activas y personas jubiladas, la reducción de la masa laboral, el importante aumento porcentual de los gastos en sanidad y una nueva realidad social donde hay muchas mujeres solas, de buen nivel cultural, frecuentemente con buena salud y situación económica desahogada que se niegan a jubilarse de nada que no sea el trabajo, tal y como nos mostraban Blanche, Rose, Dorothy y Sofía.

envejecimiento_560x280Según vamos cumpliendo años nuestro cerebro experimenta cambios. Algunas funciones cognitivas como la memoria, el razonamiento o la capacidad de resolver problemas complejos muestran un declive con la edad pero en torno a siete de cada ocho personas mayores de 65 años tienen un funcionamiento cerebral normal. Otras capacidades cerebrales como la sabiduría, la amplitud de conocimientos, la capacidad de juicio, la evaluación de problemas complejos o la empatía emocional mejoran con la edad aunque andemos, pensemos y actuemos con mayor lentitud. Los cambios en nuestro cuerpo afectan también a nuestras funciones cerebrales. Así, la pérdida de hormonas y neurotransmisores y el desarrollo de procesos inflamatorios, deterioro físico y de nuestro aspecto puede generar mayores niveles de estrés y dificultades para ajustarnos a nuestra nueva realidad. Los problemas como la pérdida de memoria a corto plazo nos fuerzan a hacer adaptaciones pero esos mismos problemas generan también dificultades para los nuevos aprendizajes. Como dice el refrán anglosajón “un perro viejo no aprende trucos nuevos”. Y sin embargo, la historia nos muestra repetidos ejemplos de creatividad, productividad y adaptabilidad en personas de edad avanzada. A los 90 años, Pablo Picasso seguía pintando, Bertrand Russell promoviendo la paz mundial, George Bernard Shaw escribiendo obras de teatro y Arthur Rubinstein dando magníficos conciertos de piano.

Los genes que tengamos y el azar juegan un importante papel en nuestro envejecimiento y esos son factores que no podemos controlar pero hay otros que sí. Las siguientes factores van ligados a una mejor preservación de las funciones cognitivas en la edad avanzada:

  • Nivel de educación  alcanzado. Como media, a mayor nivel de estudios mejor salud mental en la vejez.
  • Actividad intelectual a lo largo de la vida. El cerebro que se ha ejercitado llega mejor a la edad avanzada.
  • Uso de varios idiomas, el bilingüismo también mantiene el cerebro más joven.
  • Realizar un ejercicio físico moderado.
  • Comer de forma sana y moderada cuidando la calidad de los alimentos, mejor platos frescos que precocinados, mejor productos de temporada, tomar leche, verduras, fruta y no abusar de las grasas y las especias.
  • Ampliar el círculo social, incorporando nuevas amistades.
  • Disfrutar de la naturaleza, saliendo a pasear, a pescar, a recoger setas…
  • No fumar ni consumir bebidas alcohólicas.
  • Cuidar los factores de riesgo vascular como la diabetes o la hipertensión.
  • Dormir según un patrón lo más regular posible.
  • Leer.
  • Valorar la vida y aprovechar las posibilidades que nos brinda.1333022067_0
  • Capacidad de dar las gracias y de perdonar.
  • Capacidad de amar a una persona.
  • Ejercitar nuestro cerebro. Puede ser aprender un nuevo idioma o a tocar un instrumento musical. Juegos como el bridge, el ajedrez o el mus nos obligan a pensar y a planificar al mismo tiempo que requieren también un contacto social
  • Evitar el estrés. Dormir la siesta.
  • Para algunas personas son beneficiosas las actividades espirituales como yoga, tai-chi, meditación…
  • Cuidar el estado de ánimo. Afecta a nuestra salud mental. Hay que mantenerse positivo y optimista.


Golden-Girls-the-golden-girls-4192843-380-276
Todas estas cosas conviene iniciarlas en la edad madura, antes de la vejez, especialmente aquellos que tienen un historial familiar de demencia o una predisposición genética a las enfermedades neurodegenerativas. Es más conveniente para nuestro cerebro practicar una variedad de actividades que convertirse en obsesivo de un único tema. Cuando más sometamos nuestro cerebro a diferentes tareas y nuevos retos, más circuitos neuronales nuevos se forman. Con esa vida activa y  días plenos de emociones, pensamientos y sentimientos estaríamos impulsando la plasticidad neuronal de nuestro sistema nervioso. Algo que si lo pensamos un poco hacían magníficamente las Chicas de Oro.

Para leer más:

Sígueme en twitter

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

1 comentario en “Las Chicas de Oro y la buena vejez”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s