Los milagros de San Cosme, San Damián y Pedro Cavadas

2012-09-21 - SANTOS COSME Y DAMIÁN (1)Cosme y Damián eran dos hermanos gemelos, nacidos en el siglo III d. C. e hijos de padres cristianos. La leyenda dice que nacieron en algún lugar de Cilicia y se trasladaron a vivir a Ayas, un puerto en la provincia romana de  Siria. Los dos hermanos estudiaron Medicina y tuvieron un gran reconocimiento popular, lo que según dicen atrajo a muchas personas a la fe cristiana. En la persecución de Diocleciano, los dos gemelos y sus tres hermanos pequeños fueron capturados, torturados, condenados, crucificados, apedreados, asaeteados  y, finalmente, decapitados. Al poco de su muerte se erigieron distintos templos en su memoria y el Papa Félix IV mandó construir una basílica en el Foro de Vespasiano de Roma en honor de los dos santos.

Según cuenta la Leyenda dorada de Santiago de la Vorágine (Jacopo da Varazze), el diácono Justiniano, que trabajaba en dicha  basílica se hallaba al borde de la muerte debido a una grave isquemia en una de sus piernas, quizá causada por un ergotismo. El diácono rezó a los santos implorando su curación. 29-milagro-de-san-cosme-y-san-damian-isidro-de-villoldoEn un sueño se le aparecieron Cosme y Damián al lado de su cama, portando instrumental quirúrgico (cuchillos, ungüentos) y vistiendo una túnica y una capa. Amputaron entonces la pierna enferma al diácono y Cosme preguntó a su hermano “¿Qué hacemos ahora?” Damián le respondió: “en el día de hoy ha muerto un hombre moro (etíope en otras versiones) y ha sido enterrado en un cementerio cercano. Podemos usar una de sus piernas pues ya no la necesita”. Así lo hicieron, cortaron la pierna del difunto y la unieron al muñón del diácono utilizando uno de sus ungüentos.

Al despertar, Justiniano sintió que había recobrado fuerza y salud. Recordó el sueño y al mirarse la pierna, vio que estaba sana y sin rastro alguno de enfermedad aunque –lo más llamativo- era de alguien de raza negra. El asombrado diácono acudió al cementerio donde con la ayuda de varias personas curiosas abrieron la tumba y hallaron el cuerpo de un hombre negro sin una pierna y a su lado la pierna enferma del diácono. Fueron así testigos –fin de la historia- de un milagro sublime. Esta versión es más políticamente correcta que otras, ampliamente representada en obras de arte, donde el moro o etíope está tumbado en el suelo al lado de la cama del enfermo y parece ser un donante en vida, quizá no muy voluntario.

hand2El milagro de San Cosme y San Damián se englobaría en lo que actualmente llamamos trasplante de tejidos compuestos, que son todavía experimentales y que engloban los trasplantes de manos, brazos, cara o piernas.

El primer trasplante de rostro fue realizado en noviembre de 2005 en Isobelle Dinoire, una francesa que había sido terriblemente desfigurada tras ser atacada por un perro. face-transplant_1106174cEl segundo se realizó en un chino cuya cara había sufrido masivos estragos por la zarpa de un oso y el tercero fue otro francés cuyo rostro estaba deformado por el crecimiento masivo de un tumor durante años.

Los trasplantes de tejido compuestos son difíciles y complejos puesto que se tienen que incorporar y reconectar músculos, cartílago, vasos sanguíneos, cartílago, piel y nervios. Otros han incorporado huesos o glándulas salivares. Si la conexión de los nervios es adecuada, el sistema nervioso central se hace cargo de los nuevos tejidos que se incorporan a la vida cotidiana del paciente. Así, dos años después del trasplante los pacientes pueden comer, beber y hablar gracias a la fusión progresiva e integración funcional entre los músculos trasplantados y el sistema nervioso propio.

gallery_pic_6986_70461El tercer trasplante realizado en enero de 2007 era el triple en extensión del realizado en Dinoire y era por un tumor de gran tamaño que había infiltrado y desfigurado el rostro del paciente causando una parálisis completa en un lado del rostro y una parálisis parcial en el otro. Este tumor estaba causado por una neurofibromatosis de tipo I, una de las posibilidades presentadas para el caso de John Merrick, el “Hombre Elefante”.

En este caso la enorme deformidad era más el resultado de un crecimiento anómalo del tejido sano que de un auténtico tumor por lo que la separación entre tejido sano y tejido aberrante no era nítida. En este caso extrajeron la parte inferior del rostro, incluyendo músculos y nervios y la reemplazaron por una región similar de un donante. Durante los primeros tres meses, el paciente no pudo mover su cara, pero poco a poco fue recuperando movilidad (nervios motores) y sensibilidad (nervios sensitivos). Pudo cerrar su boca completamente, hablar y comer pero el cirujano que le operó Laurent Lantieri comentaba que tenía problemas para sonreír porque la disposición de los músculos no era perfecta y la sonrisa implica una coordinación neuromuscular muy compleja. El paciente recuperó la habilidad para guiñar el ojo, algo que había perdido los últimos diez años y empezó a aparecer en sus sueños con el rostro nuevo en vez de con el que había tenido anteriormente. Finalmente, pudo recuperar gran parte de su vida incluyendo su trabajo como contable.

Los trasplantes de tejidos complejos tienen la dificultad enorme de la operación y también que el índice de rechazo agudo es muy alto por lo que necesitan ser estabilizados con un fuerte tratamiento con fármacos inmunodepresores. Posteriormente se forma lo que se denomina un tejido quimérico entre el tejido nativo y el trasplantado que se van entremezclando, lo que  ayuda a que gradualmente el cuerpo acepte el material nuevo como propio y se pueda ir rebajando la medicación anti-rechazo.

1-s2.0-S0955470X07000092-gr1Se temía las consecuencias psicológicas de recibir partes faciales de otras personas y modificar significativamente la apariencia propia. Pero eso quedó solventado tras las declaraciones de la primera trasplantada de rostro, Dinoire cuando contaba que podía hablar, beber sin que se le cayera el líquido, comer normalmente, sonreír, gesticular, besar y hacer prácticamente de todo. Cuando le preguntaron sobre los posibles problemas psicológicos, Dinoire lo negó, mostró su alegría y contestó “me devolvió una identidad porque sin una cara, yo no era nadie”.

En 2011, Brenda Charett Jensen de Modesto, California recibió el primer trasplante de laringe, tiroides y tráquea. Se reconectaron numerosos nervios, incluida la inervación de las cuerdas vocales, lo que permitió a esta mujer de 52 años volver a hablar después de 11 años. Ella declaró a la prensa “Es un milagro. Hablo, hablo,  y hablo, tanto que mi familia y mis amigos están asombrados” No sabemos si con asombrados querían decir hartos y echando de menos cuando era muda. Pero ya en serio es sin duda una alegría enorme para la paciente y sus seres queridos y curiosamente, el sonido de su voz era el suyo y no el del donante de la caja vocal.

La causa de la discapacidad de Jensen fue un problema surgido durante una operación en el que se bloquearon sus vías respiratorias. Brenda-Charett-Jensen-bec-007El colapso hizo que la laringe dejara de funcionar y durante esos años se tuvo que comunicar con un sintetizador de voz, un aparato que imita el sonido humano. Puesto que ese bloqueo le generó también problemas para respirar normalmente se le tuvo que hacer una traqueotomía e insertarle un tubo para respirar a través de una abertura en la garganta. Tras la operación se confiaba que con la nueva tráquea podría recuperar la función respiratoria normal. El tiroides se trasplantó también porque era necesario para una correcta irrigación sanguínea de la laringe. En la operación se empalmaron numerosos vasos sanguíneos pero también cinco nervios mayores para maximizar el control voluntario sobre los músculos del trasplante.

El milagro de San Cosme y San Damián fue en cierto modo superado por el médico español Pedro Cavadas. El once de julio de 2011 Cavadas y alrededor de 50 colegas realizaron en el Hospital de La Fe en Valencia el primer trasplante de las dos piernas a un hombre que había perdido las suyas en un accidente de tráfico. La operación duró 13 horas y como en los demás casos muchos de los empalmes de vasos sanguíneos y nervios se hicieron bajo el microscopio. En el caso de los nervios, el nervio seccionado del donante va degenerando pero sirve de guía para el crecimiento de los nervios propios del receptor.

Worlds_first_double_leg_transplant_doctors_in_SpainNormalmente un trasplante de pierna no es una opción muy recomendable porque hay prótesis magníficas que permiten una buena funcionalidad y el trasplante exige el tratamiento inmunodepresor pero el hombre que había perdido estas piernas habían sido amputadas muy cerca del torso por lo que había muy poco tejido para fijar una pierna artificial. La Organización Nacional de Trasplantes revisó, como en todos los casos, las características del receptor y dio el visto bueno a la operación como prácticamente la única opción. Se piensa que hará falta al menos un año para que los nervios vayan creciendo, el ritmo es en torno a un milímetro al día, y la persona receptora del trasplante pueda recuperar sensaciones y movimientos en la totalidad de las piernas. La estimación de Cavadas era que pudiera mover las rodillas en unas pocas semanas y empezar a caminar en seis o siete meses. Además, hará falta un intenso trabajo de fisioterapia para ir recuperando el control y la funcionalidad de ambas piernas.

El gran reconocimiento popular que tuvieron Cosme y Damián se debe, al parecer, a que ejercían la medicina y la cirugía sin pedir una remuneración a cambio, por lo que atendieron a una gran cantidad de pobres y excluidos en su provincia del Imperio Romano. Pedro Cavadas era, según sus palabras, el prototipo de cirujano rico y ambicioso. Pedro_CavadasSin embargo, la muerte de un hermano y sus estancias en África le llevaron a cambiar de vida y a crear la Fundación Pedro Cavadas, organización sin ánimo de lucro que se dedica a la cirugía reconstructiva en África. La misión de la Fundación es, según sus propias palabras, ayudar a aquellos que no pueden elegir y a la vez devolver aquello que nos ha sido dado. El título del post dice Los milagros de San Cosme, San Damián y Pedro Cavadas pero junto al “milagro” científico que supone un trasplante de tejido compuesto hay también el “milagro humanitario” que es ayudar a los desposeídos, a quien no tiene nada.

 

Para leer más:

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

3 comentarios en “Los milagros de San Cosme, San Damián y Pedro Cavadas”

  1. Pequeño detalle el hecho de que antes de que los nervios del paciente lleguen a las placas motoras los músculos han sufrido una degeneración completa e irreversible. Por eso en la misma revista donde publicaron el caso, le contestan a Cavadas:
    Just because you can, does not mean that you should.
    Y por eso no es una técnica aceptada en el mundo. No porque sea una técnica difícil. Porque no funciona.
    Por cada visionario que se adelanta al futuro hay otros muchos que se estrellan por el camino.

    Me gusta

    1. Gracias por su comentario. Si ese es el problema, y me cuesta pensar que la degeneración sea completa e irreversible (o tendríamos que aclarar qué quiere decir completa), se podría evitar, quizá, mediante una estimulación artificial o natural. Pero es cierto que de los visionarios solo se recuerda a los que tuvieron éxito, los demás se los suele llevar el viento de la historia. Un saludo cordial

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s