La nariz de Charles Darwin y otras historias de la Neurociencia

Autor José Ramón Alonso Peña.
Editorial Almuzara, Córdoba. (Editor Manuel Pimentel) www.editorialalmuzara.com
Colección Divulgación Científica (Editor Antonio Cuesta)
pedidos@editorialalmuzara.com
info@editorialalmuzara.com 
PREMIO PRISMA DE LOS MUSEOS CIENTÍFICOS CORUÑESES AL MEJOR LIBRO DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA DEL AÑO 2011.
 
Reseñas y notas de prensa

El estudio de las Neurociencias es uno de los ámbitos más atractivos de investigación en el siglo XXI. Por primera vez disponemos de técnicas y herramientas que nos permiten dar respuesta a las preguntas que nos han preocupado desde hace siglos, de la consciencia a la expresión de las emociones, de la interpretación de los sueños a los principios morales. En este libro aparecen distintos personajes: Einstein, Lenin, San Francisco de Asís, Ulrike Meinhof, Dalí, Juan Negrín, Freud, Leonardo da Vinci…; distintos trastornos: la enfermedad de Alzheimer, la anorexia, el autismo, la enfermedad de las vacas locas, la poliomielitis…; diferentes contenidos sobre investigaciones recientes revolucionarias: las experiencias cercanas a la muerte, los estados de consciencia mínima, el altruismo; y temas que nos interesan en nuestra vida diaria: mejorar nuestra memoria, aumentar nuestra capacidad de enamorar y que la selección nacional siga cosechando éxitos. Nuestra experiencia del mundo pasa por el cerebro y el estudio del sistema nervioso va más allá de los aspectos orgánicos. Explica quiénes somos, cómo somos y lo que podemos llegar a ser. Es la esencia de lo que significa ser humano.

Índice

  • Presentación.
  • La nariz de Charles Darwin.
  • Dalí y el cerebro de Freud.
  • El síndrome del zombi.
  • Juan Negrín, el neurocientífico metido a político.
  • Otros principios morales.
  • ¿Quién es ese alemán que me esconde las cosas?.
  • Un conserje providencial.
  • La mujer que inventó la máquina de abrazar.
  • Ser un campeón de la memoria.
  • La chispa de la vida: De la resucitación a la electroterapia.
  • Caníbales, vacas y priones.
  • Despertar diecinueve años después.
  • El pirata del río Elba.
  • De cerebros terroristas y terroristas descerebrados.
  • Bendito dolor.
  • El genio en un tarro de mayonesa.
  • Yo no soy tonto, y los bebés tampoco.
  • El genio bolchevique.
  • Trucos neurocientíficos para enamorar.
  • El insólito caso de Phineas Gage.
  • El caballito de mar de los taxistas londinenses.
  • La mujer que nos salvó hace cincuenta años.
  • La melena plomiza de Beethoven.
  • Vuelve de la muerte y cuéntanoslo.
  • Los trasplantes de cerebro del Dr. Frankenstein.
  • El sexo del cerebro.
  • Los sueños del Doctor Loewi
  • ¿Tiene Barbie anorexia?
  • Un neurocientífico llamado Leonardo.
  • El placer de hacer el bien. Momias y papiros.
  • El capitán América y la polio.
  • El miembro fantasma.
  • Monos y principios morales.
  • Una manzana mordida y la inteligencia artificial
  • Fray Junípero y el autismo.
  • La Roja.

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

20 comentarios en “La nariz de Charles Darwin y otras historias de la Neurociencia”

  1. El libro tiene muy buena pinta, espero poder adquirirlo pronto.

    Por cierto señor Alonso, una duda que me ha surgido recientemente: ¿Desde la psicología uno puede entrar en el ámbito de la neurociencia? o es necesario estudiar medicina y especializarse en neurologia, o biología por ejemplo.

    Si tiene la bondad de responder, le estaría muy agradecido, ya que no encuentro ninguna respuesta a mi pregunta por ningún lado

    Me gusta

    1. Hola Carlos
      Sí, la Neurociencia es, por definición, multidisciplinar. En mi laboratorio, que es de Biología Celular, hay un psicólogo en estos momentos y nos ayuda a tener una visión más rica, más diversa. Nuestros doctorandos son biólogos, médicos, farmacéuticos, psicólogos, químicos, enfermeros, fisioterapeutas, informáticos y seguro que me olvido de alguno.
      Gracias por tu comentario.

      Me gusta

    1. Estimada Ivonne

      Hay varios libros sobre Sexo y cerebro. Una parte es sobre los dimorfismos sexuales (diferencias entre el cerebro de hombre y el de mujer tanto anatómicas como funcionales). También se ha escrito mucho sobre Homosexualidad y cerebro (Simon LeVay ha sido el científico más implicado en este debate). Otra parte importante es sobre las disfunciones psicológicas causadas por problemas médicos (receptores hormonales disfuncionales). Puede encontrar mucha información y es realmente interesante.
      Un saludo muy cordial

      Me gusta

    1. Estimado Dr. Pagán
      Le agradezco su amable mensaje. Me alegro mucho de que el libro le guste. En pocas semanas sale otro con un enfoque similar titulado El escritor que no sabía leer y otras historias de la Neurociencia por si puede ser de su interés. Un saludo muy cordial

      Me gusta

      1. Excelente! Sí, me gustaría mucho leer su libro nuevo. Mirando su blog, me parece que tenemos intereses communes. Yo tambien soy neurocientífico y Profesor universitario y mantengo un blog, “Baldscientist” donde escribo sobre ciencia para el público general y esencialmente lo que se me ocurra… Tengo un interés especial en el autismo; en mi caso es en gran parte porque uno de mis hijos tiene la condición. Finalmente, estoy por publicar mi primer libro! Va a ser de divulgación científica y sale publicado aproximadamente en Abril del 2014. Si le interesa, le mantengo al tanto. Otra vez, siga cosechando éxitos!

        Saludos cordiales

        Oné
        (Sí, así me llamo… (:-)…)

        Me gusta

  2. Sr. Alonso.
    Quería darle las gracias por este mágnifico libro. Llegué a él revisando este blog, y después de leer su fantástica guía sobre el Autismo y el Síndrome de Asperger. Soy madre de un niño de 10 años diagnosticado con S. de Asperger, y esta guía sirvió de mucho, sobre todo para que familiares y amigos comprendieran mejor el trastorno y algunas de las conductas del niño. Muchas gracias también por ese trabajo.
    Desde que nos vimos arrastrados al mundo de los TGD no he parado de leer artículos, libros y guias para comprender mejor la forma de procesar la realidad que tiene mi hijo y otros niños y adultos como él. Las madres y padres debemos transformarnos en expertos a la fuerza, para suplir las carencias que todavía hay en muchos profesionales sobre este tema.Trabajos como el suyo son de gran ayuda.
    Y una cosa me llevó a la otra: el interés por el cerebro, uno de los grandes misterios todavía por resolver, junto al espacio y el océano.
    Me ha gustado mucho leer tantas anécdotas y explicaciones sobre este misterioso órgano.
    Uno de mis capítulos preferidos, además de los que tratan el tema del autismo, es el de Frankenstein, que es un mito que siempre me ha llamado mucho la atención. En una ocasión le compré a mi hija una adaptación para niños de la novela, lo leímos juntas. Hace unas semanas, quizá por esa influencia, vi que estaba jugando con los Pin y pon, les estaba metiendo cerebros de papel en sus cabezas huecas. Me hizo mucha gracia. Dice que le daba pena que sus pobres muñecos no tuvieran cerebro.
    Para terminar quería decirle también que estoy utilizando algunos de los capítulos del libro para leer en clase con mis estudiantes de secundaria.
    Hoy mismo hemos leído el capítulo dedicado a los campeones de la memoria, junto con el relato de Borges, Funes el memorioso. Creo que ha sido una actividad diferente y productiva para ellos. Mañana tengo previsto ver con ellos un documental sobre supermemoriones. Les ha gustado mucho el tema.
    Lo dicho, muchas gracias por el trabajo.
    Ya estoy buscando El escritor que no sabía leer. Estoy segura de que no defraudará mis ganas de saber más y más cosas sobre el cerebro.
    Un saludo.
    Eva Sánchez.

    Me gusta

    1. Estimada Eva

      ¡Qué alegría! ¡Vaya un mensaje bonito! Es un verdadero regalo.
      Supongo que no es muy normal que un lector (¡lectora!) cruce ese espacio invisible y te diga algo sobre lo que le ha supuesto leer unas páginas. Últimamente me he sentido muy afortunado y usted ha contribuido a ello.
      Dígales a sus estudiantes que la historia de Frankenstein la inventó una muchacha de 17 años, un verano que estaba aburrida porque hacía mal tiempo. Dígales que el mundo es suyo, que no hay fronteras ni barreras, que disfruten y creen, que sean valientes, que exploren, que le juren que no van a perder nunca el niño que seguía a las hormigas, que buscaba la concha más bonita en la playa o que disfrutaba con Mortadelo o Doraemon y aunque no lo diga usted, que sepan que tienen suerte de tener una profesora que les abre puertas a la inteligencia, a la fascinación, que les enseña lo diverso, complejo y sugerente que es el mundo.
      No sé dónde estarán sus alumnos pero me encantaría si algún día la vida me lo permite conocerles a ellos y agradecerle en persona sus palabras.
      Ah, tengo un muchacho con asperger haciendo el máster en mi laboratorio. Es un reto para todos pero tampoco hay barreras para ellos.
      Un saludo muy cordial,

      José Ramón

      Me gusta

  3. Estimado José,

    El mensaje de Eva no fue dirigido a mi y me emocione igual!!!! Es simplemente hermoso como un autor llega al alma de los que lo leen. Te digo lo siguiente como colega y como padre de un joven autista: Enhorabuena y sigue escribiendo!

    Un abrazo,

    One’

    Me gusta

    1. Amigo Oné
      Me alegra que hayas compartido los sentimientos con el mensaje de Eva. Creo que es una de las cosas bonitas del blog, que la comunicación pasa de ser bidireccional a ir en muchas direcciones y cuando compartes algo así, no se divide sino que se multiplica.
      Take care!

      Me gusta

  4. Gracias por vuestras palabras. La verdad es que es un lujo lo que nos permite internet. Poder manifestar de una manera tan rápida y directa las impresiones que te ha causado una obra.
    Este año es un verdadero reto el que tengo todos los días en el centro. Doy clases en un PCPI (Programa de cualificación profesional) en un centro de formación profesional en San Blas, Madrid. San Blas es ya de por sí un barrio muy humilde, con muchos problemas de paro, delincuencia e inmigración. Y la mayoría de mis estudiantes han sido desahuciados del sistema educativo. Esta es la última oportunidad que tienen para sacarse el graduado escolar. Tengo mezclados alumnos que sospecho tienen algún tipo de discapacidad que no ha sido diagnosticada, otros con necesidades educativas sí diagnosticadas, y además a los típicos macarras que han tenido muchos problemas de absentismo o de disciplina en cursos anteriores, reflejo de malas situaciones en casa, despreocupación por parte de sus padres, problemas de drogadicción… hay de todo. Las clases son un cajón de sastre donde cabe de todo, el sistema no sabe qué hacer con ellos y allí les tenemos, un grupo de jóvenes (todos rondan entre los 15 y los 17 años) que no quieren estar allí, que no tienen hábito de estudio, que no tienen disciplina, que están aburridos y desnortados.
    Es una situación que me da muchísima lástima.
    Creo que me he enrollado un poco, y todo para decir que en estas situaciones creo que es importante despertarles un poco la conciencia hacia algo diferente. Es muy difícil hacer que te escuchen, todo les aburre y solo saben prestar y mantener la atención en su teléfono móvil. Por eso, creo que actividades como la que hicimos sobre la memoria son muy provechosas para ellos. En realidad fue algo tan simple como leer el capítulo del libro, después yo les leí algunos fragmentos de Funes el memorioso (es un texto demasiado complejo para ellos, aunque entendieron el significado global), y por último estuvimos hablando de qué hacen ellos para cultivar la memoria (tristemente nada), y les conté qué hacía yo en mi etapa de universitaria para recordar datos.
    No hemos podido ver aún el documental sobre el S. Savant que tengo preparado, a lo mejor es también un poco denso para ellos, pero creo que les sorprenderá conocer el hecho de que existen en el mundo personas con esas capacidades y cómo la gran capacidad en unas áreas convive con la discapacidad en otras. La única ambición es que conozcan algo diferente, que se sorprendan.
    He seleccionado otros capítulos del libro para trabajar con ellos, los que he considerado que más les pueden llamar la atención: el de la anorexia, el del dolor, el del altruismo, el de Fray Junípero y el autismo… los iremos viendo de forma periódica durante lo que resta de curso.
    El de Frankenstein también lo quiero ver con ellos, y mi deseo es enriquecerlo con el visionado de la película (la primera Frankenstein, que es la más poética, y la que más me gusta a mí, aunque a lo mejor la de Kenneth Branagh les llegaría mejor… no sé, todavía tengo que determinarlo), junto con la lectura de algún fragmento de la novela.
    Estoy muy contenta porque tu libro, José Ramón, me ha dado pie a realizar con ellos actividades diferentes y enriquecedoras. A lo mejor le pongo yo muchas más ganas que ellos, pero con que despierte un interés especial en tan solo uno de ellos, ya será para mí un logro.
    Ya iré comentando qué tal salen las cosas.
    Sería genial que conocieras a los alumnos. Para el sistema son un lastre, y a veces los profesores nos sentimos quemados y frustrados por su comportamiento y su desidia, pero en el fondo nos preocupamos mucho por ellos, porque vemos lo vulnerables que son detrás de esa máscara de macarrillas que se cuelgan cada día.

    Siento enrollarme tanto.
    Me he alegrado mucho de saber que tienes trabajando contigo a un muchacho con Asperger. Como dices es un reto, pero no tienen límites. Mi hijo de momento está bien escolarizado (en un colegio público de Alcalá de Henares que tiene aula específica para alumnado con TGD) y de momento va bien curricularmente. Tiene que mejorar todavía en algunas áreas, la comunicativa y social, básicamente; aunque también tiene muchos problemas de sensibilidad y obsesiones. Su interés especial son los dinosaurios, la prehistoria y los animales. Dice que quiere ser paleontólogo desde antes de poder pronunciarlo correctamente. Espero que para él tampoco haya límites.

    Bueno, no quiero entretenerte más, reitero el agradecimiento hacia tu trabajo.
    Un abrazo.
    Eva.

    Me gusta

    1. Estimada Eva

      Es triste lo que me cuentas aunque ya lo sabía por otros amigos que trabajan con grupos similares. Me da rabia que tan pronto, cuando tienes todo por vivir, el sistema te deje en la cuneta y te considere ya un caso perdido. Tengo claro que a esas edades no se puede decir que ellos son los culpables de su situación pero lo que me da esperanza es que tengan profesores como tú, que buscas caminos, que exploras, que no tiras todas las toallas. Acuérdate de lo de la lista de Schindler, quien salva a una persona, salva al mundo entero.

      Me gustaría apoyarte de alguna manera, si te viene bien que un día vaya a charlar con ellos, me acerco, si vale de algo organizar una salida, ir a visitar algún sitio, lo planeamos, si necesitas más historias de la Neurociencia, siempre tengo un buen grupo en la cartera… He estado en lugares de Iberoamérica donde la situación era aún peor, por la pobreza generalizada alrededor, la violencia, el dinero sucio y fácil y veía que valoraban que no se les diese lo que nadie quería, que sus instalaciones no fuesen las peores, que se les respetara. Así que ya sabes, aquí tienes un socio si algo se te ocurre. No te insistiré más pero lo digo con sinceridad.
      Mucho ánimo con el minipaleontólogo también. Tiene toda la razón, los dinosaurios son una maravilla.
      Buen finde y un abrazo

      JR

      Me gusta

  5. Sr. Alonso.
    Me emociona tanta amabilidad y generosidad de tu parte.
    Estudiaré en serio la oferta. De momento no se me ocurre cómo podríamos llevarla a la práctica, pero hablaré con los chicos, seguro que les impresionará que muestres tanto interés en ellos. Y hablaré también con el centro, a ver si podemos organizar algo.
    Hay diferentes temas sobre los que creo que se interesarían: la atención, (veo cómo les cuesta cada vez más y más mantener la atención, quizá porque vivimos en una sociedad en la que todo va demasiado rápido y la metodología académica es demasiado lenta, quizá), también sería interesante hablar con ellos sobre el efecto de la droga en el cerebro, (tengo mucho alumnos que consumen drogas blandas casi diariamente, y no son conscientes del daño que les hace, sobre todo en esta edad en la que todavía se están formando); también creo que les interesaría escuchar sobre las diferencias y similitudes en el desarrollo biológico de hombres y mujeres (recurrimos mucho al lema Somos diferentes, somos iguales, diferentes en esencia, pero iguales en derechos)… hay muchos temas que creo serían de su interés.
    Lo dicho, estudiaré la oferta, estoy muy contenta. Aunque solo sea porque nos puedas ayudar a distancia a desarrollar algunos temas. Voy a hablar con los estudiantes, les diré quién eres, la importancia que tiene que alguien como tú se haya interesado en ellos, y les pediré que piensen en temas sobre los que les gustaría saber más. A ver qué sale de ahí…

    Lo dicho, te agradezco mucho tanto interés, es muy emocionante.
    Esta semana te daré alguna respuesta.
    Un abrazo.
    Eva.

    Me gusta

  6. Estoy impresionada por la sencillez de usted, estoy buscando su libro La nariz de Charles Darwin y no lo encuentro, me apasiona el tema de neurociencia, vivo en Mexico, felicidades por sus trabajos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s