Más caña a las píldoras de azúcar ¿de caña? o El timo de la Homeopatía

Volviendo al tema de la homeopatía, hay cosas que siendo serias parecen divertidas: como un grupo de parlamentarios británicos estudiando si deben financiar remedios que no remedian nada. Al final, como decía el periódico The Guardian se trata de ver si unas píldoras de azúcar tienen poderes curativos conseguidos al haber sido fabricadas con una gota de un ingrediente que tiene un grado de dilución equivalente a una molécula de sustancia en una esfera de agua cuyo diámetro fuese aproximadamente la distancia de la Tierra al Sol.

En una escena de este teatrillo le preguntaron a un directivo de la cadena de farmacias Boots que indicó que “no tenía ninguna evidencia de que las píldoras homeopáticas funcionaran, pero las vendían porque la gente quería comprarlas”. Un auténtico ejemplo de responsabilidad social y ética profesional. Después, otro “portavoz”, en este caso de la asociación de fabricantes de píldoras de azúcar, perdón de empresas de homeopatía, dijo que los estudios sobre la ineficacia de la homeopatía eran a menudo pequeños, con una media de 65 sujetos analizados y “todos los estadísticos” estaban de acuerdo en que se necesitan 500 personas para hacer un análisis efectivo. Eso es efectivamente falso. Para terminar este acto de la tragicomedia, el mismo individuo citó en su favor un ensayo positivo sobre la homeopatía donde se habían estudiado …  25 personas. Hay que repetirlo una vez más. Ningún estudio científico ha dado validez a la homeopatía. Los que lo hicieron tenían datos falsos o eran chapuceros. El más famoso, del Dr. Benveniste en la revista Nature demostró ser una chapuza y que había conflicto de intereses como que varios de los investigadores estaban pagados por los fabricantes de píldoras de azúcar.

Pero según Ben Goldacre, el doctor y columnista de The Guardian, el momento cumbre fue la intervención del Dr. Peter Fisher del Royal London Homeopathic Hospital (no hace falta traducirlo pero sí decir que está financiado con fondos públicos) indicando que las píldoras de azúcar homeopáticas tenían efectos secundarios, así que tendrían que tener efectos primarios. No es así ni es nada nuevo. De hecho se llama el efecto “nocebo”. Al igual que una esperanza positiva (que uno está recibiendo un fármaco eficaz) puede generar un efecto positivo, en ausencia de una causa física y lo llamamos efecto “placebo”, el “nocebo” es un efecto negativo causado por una expectativa negativa. Pero ni el efecto placebo ni el nocebo alteran el curso de una enfermedad grave y pretender tratarla con una píldora de azúcar, perdón homeopática, significa incurrir en un grave riesgo.

Los efectos nocebo y placebo están demostrados y son bien conocidos. En un artículo publicado en diciembre de 2009 en la revista Pain se revisaban distintos estudios de fármacos contra la migraña y se encontró que en los grupos control (los que recibían una píldora de azúcar en vez del fármaco) tenían efectos secundarios similares a los que recibían una píldora con el medicamento. Los efectos secundarios eran similares solamente a los del fármaco con el que se comparaban (no a los de otros fármacos contra la migraña). En otros estudios se ha visto que los resultados placebo y nocebo con una píldora de azúcar “normal” y con una píldora de azúcar “homeopática” eran similares.

En Nature se ha criticado que algunas universidades británicas dieran títulos en homeopatía, indicando que los cursos universitarios daban a la homeopatía y a los homeópatas una credibilidad científica que no merecen. El propio Ben Goldacre, señalaba a Nature que varias universidades se habían negado a dejarle ver los materiales docentes que estaban utilizando. El farmacólogo David Colquhoun del University College de Londres ha utilizado la legislación que dice que los materiales tienen que estar a disposición del público, “Free Information Act” para recabar esos materiales.

En España, al menos las siguientes universidades imparten títulos relacionados con la homeopatía

Máster Interuniversitario en Plantas medicinales y fitoterapia Universitat Autònoma de Barcelona
Máster en Plantas Medicinales y Fitoterapia Universitat de Barcelona
Curso práctico de Homeopatía Universidad de Las Palmas de Gran Canaria
Curso de Especialización en Producción y comercialización de plantas aromáticas y medicinales Universidad Politécnica de Madrid
Experto Universitario en Plantas Medicinales Universidad de Salamanca
Máster en Plantas Medicinales y Fitoterapia Universidad de Santiago de Compostela
Experto en Homeopatía para la cooperación con el tercer mundo Universidad de Sevilla
Master en Homeopatía Universidad de Sevilla
Master en Medicina Naturista, Acupuntura y Homeopatía Universitat de Valencia
Especialista en Homeopatía Universidad de Valladolid
Postgrado en Medicina Naturista Universidad de Zaragoza

(datos obtenidos del listado de cursos sobre Homeopatía y Medicina naturista del portal Universia y del blog La lista de la vergüenza: Universidades españolas que imparten másters, cursos de postgrado, cursos de verano o títulos propios en pseudociencias.

En otros países lo tienen más claro. Las universidades holandesas se niegan a impartir “conocimientos” de homeopatía. Henk Timmerman, profesor emérito de farmacología de la Universidad Libre de Ámsterdam lo ha explicado con claridad: “La Homeopatía es una patraña. Las investigaciones han venido demostrando una y otra vez que no tiene ningún efecto. Los médicos que la utilizan deberían devolver su título. Están estafando a los pacientes al darles toda clase de preparados que no tienen ningún sentido.”

Según María Dolores Tremiño, presidenta de la Sociedad Española de  Homeopatía “No es un placebo”, niega Tremiño. “Lo que ocurre es que no funciona a nivel químico, pero sí físico. Tiene una acción electromagnética”. Bravo lo corrobora: “El agua donde se ha diluido la sustancia conserva la memoria. El agua contiene información y es un gran conductor de información. En el futuro se entenderá, pero ahora no se tienen medios para comprenderlo. Aunque esto no es lo más importante. Lo importante es que esto lleva ciento y pico de años y no puede ser falso”. Es verdad, durante siglos se ha pensado que la Tierra era plana, que el Sol giraba a nuestro alrededor y que los ratones nacían por generación espontánea de la paja en putrefacción. Durante siglos, un medicamento de gran éxito era el polvo de cuerno de unicornio. ¡No puede ser falso!

La falta de contundencia de los Colegios Profesionales españoles, que deberían velar por el cumplimiento de los principios básicos de una profesión científica, es vergonzosa. Los colegios de médicos catalanes han abierto secciones de homeopatía para acreditar a los facultativos y el consejo español de médicos lo ha aprobado como práctica médica. Según ellos, “esto no significa que lo avalen, simplemente que sólo puede ser ejercida por médicos.” Es decir, es un engañatontos, pero queremos tener el monopolio.

Al final la ecuación debería ser sencilla. Si uno receta o vende un supuesto medicamento del que conoce que no tiene ningún efecto, basado en la confianza del paciente o cliente, es una actuación carente de ética. Por otro lado, si un profesional biosanitario rechaza toda la evidencia científica disponible y considera que existen poderes curativos en ponerte piedras calientes en la espalda, clavarte agujas en la oreja, que alguien te pase la mano por delante de la cara, ponerte unas abejas para que te piquen, colocarte troncos de bambú para supuestamente movilizar la sangre, hablar de la “memoria” del agua  y cosas parecidas (ver una divertida galería de imágenes aquí) entonces no puede considerarse parte de la comunidad científica, no acepta el método científico, forma parte de otra comunidad cuyos nombres comúnmente aceptados son charlatanes y curanderos y, si saca dinero de ello, estafadores. Uno no puede ir de la mano de Pasteur por un lado y de la Bruja Lola con la otra.

Leer más

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

5 comentarios en “Más caña a las píldoras de azúcar ¿de caña? o El timo de la Homeopatía”

  1. La siguiente noticia se ha podido leer en numerosas publicaciones: “Un documento sobre la homeopatía y el cáncer apareció en la edición de febrero del 2010 International Journal of Oncology( ). Científicos de la Universidad de Texas MD Anderson Cancer Center (MDA)( ), dirigida por Moshe Frenkel, MD, han confirmado la capacidad de cuatro medicamentos homeopáticos para inducir la apoptosis (muerte celular programada) en líneas celulares de cáncer de mama en el laboratorio. Los científicos en cuestión fueron del Programa de Medicina Integrativa, el Departamento de Patología Molecular, y el Departamento de melanoma de Oncología Médica de la MDA. Sus dos colaboradores de la India eran de la Fundación de investigación en homeopatía Banerji, Kolkata, India” Esta es una prueba definitiva de que los medicamentos homeopáticos sí funcionan.

    Me gusta

  2. Esa noticia se ha leído en muchas publicaciones y webs de vendedores de píldoras de azúcar. La revista International Journal of Oncology ocupa el lugar 92 de un total de 143 revistas de Oncología recogidas en el ISI Web of Knowledge. El número de revistas con más prestigio e impacto en el ámbito científico es de muchos cientos o miles.Un estudio que estuviera bien hecho y demostrase algo contrario a la ciencia establecida sería acogido, tras un examen exhaustivo, por las mejores revistas.
    El estudio presenta serios problemas, el principal de los cuáles es que tiene pocos datos y no los analiza correctamente (¿cómo puedes comparar un grupo control y un grupo experimental sin hacer estadística?)Distintas informaciones no se demuestran y es llamativo que el solvente utilizado (alcohol) también mata las células.
    Se puede leer un análisis pormenorizado de este artículo en la dirección http://scepticsbook.com/2010/02/14/a-giant-leap-in-logic-from-a-piece-of-bad-science/
    Como en otras ocasiones, tendremos la tristeza de que a veces la investigación de mala calidad se cuela en las revistas científicas y la alegría de que la propia ciencia reevalúa continuamente los resultados y va eliminando los errores que inevitablemente suceden. Lo hemos vivido ya muchas veces y ésta va a ser una más.

    Me gusta

  3. Estimado JRALONSO: estuve leyendo el documento a que haces referencia. El autor encuentra algunas fallas en la forma y el fondo del asunto, pero lo más importante lo deja intocado: la serie de experimentos sí se hicieron en el Centro Anderson-U. de Texas. Y sí resultaron como ahí se dice.
    El documento es tendenciosos. Nada bueno le encuentra al estudio analizado. Pudo haber dicho: “es importante que en un centro de investigación tan acreditado, tal vez el más importante del mundo, en cáncer, haya invertido tiempo y dinero en hacer un estudio de remedios homeopáticos. Lástima que esté mal hecho, en parte”
    El grupo Banerji de la India, el gestor de la serie de experimentos, tiene años haciendo cosas importantes, y por eso convencieron a los del Anderson.
    Saludos cordiales.

    Me gusta

    1. Estimado Sr. Zuno Arce
      El Anderson Cancer Center es sin duda un magnífico hospital y centro de investigación pero confío que esté de acuerdo conmigo que incluso en los mejores centros puede haber investigadores mediocres o que incluso un buen investigador puede en un momento de su carrera cometer un error o publicar una pifia.
      No estoy de acuerdo con usted en que lo más importante es dónde se hacen los experimentos sino si se hacen bien o mal. Algunos de los mayores fraudes científicos y las mayores meteduras de pata se han originado en centros importantes. No tardaremos mucho en ver el estudio ampliado y respaldado (como usted sin duda espera) o fuertemente criticado y su endeblez científica confirmada (como yo pienso que va a suceder). ¿por qué descarta las decenas de estudios científicos que han demostrado que la homeopatía es un camelo? ¿La experiencia de Benveniste, el ridículo de la homeopatía, no fue suficiente?
      Usted descalifica el análisis crítico como tendencioso pero no responde a ninguna de las críticas que allí se hacen. Tampoco me responde a porqué si uno realiza un estudio rompedor, que si fuese cierto le situaría entre los científicos más prestigiosos de la historia moderna, porqué lo publica en una revista de “medio pelo”.
      Le agradezco su cordialidad y le envío también mis mejores saludos

      Me gusta

      1. Un ejemplo de cómo la estupidez, a veces, es criminal. Gloria Sam, una niña de nueve meses murió en Sidney en mayo de 2001. Su padre, homeópata, trató un eczema con remedios homeopáticos en vez de con medicamentos convencionales (es decir, de eficacia demostrada). El eczema que es controlable no fue tratado en absoluto, se convirtió en algo crónico y finalmente se infectó. La niña vivió con terribles dolores la mayor parte de su vida. En el último momento, la llevaron al hospital donde los pediatras ya no pudieron hacer nada por salvarla. Los padres fueron declarados culpables de homicidio por un jurado de la Corte Suprema de New South Wales en 2009 que calificó su comportamiento de “enorme negligencia criminal”. En resumen, no es que la homeopatía no haga nada, a veces mata. La historia completa es fácil de encontrar en Google buscando “Gloria Sam”

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s