¿Es la Neuroeducación un concepto hueco?

Hay gente que critica la existencia de la Neuroeducación y la califica de «concepto hueco» y también dice que es «un bluf, un globo, la nada». ¿Qué criterios podríamos usar para ver si una disciplina, la que fuera pero la neuroeducación en este caso, es una realidad prometedora y emergente —mi opinión— o solo es un invento,  la nada? Estas son mis propuestas de criterios:

  • Que haya revistas científicas especializadas en esa disciplina. Tres ejemplos: «Science of Learning», del grupo editorial Nature, «Educational Neuroscience» del grupo SAGE y «Trends in Neuroscience and Education» del grupo Elsevier.
  • Que haya programas de becas para formar jóvenes profesionales en esta temática. Dos ejemplos: las becas Science of Learning de la UNESCO e IBRO (International Brain Research Organization) y la Neuroscience Initiative financiada por la Fundación Wellcome y la Education Endowment Foundation.
  • Que se convoquen y financien proyectos de investigación específicos en esta nueva disciplina. La misma fundación Wellcome, la principal entidad privada financiadora de investigación en el Reino Unido, abrió una línea específica de proyectos de neuroeducación en 2017, que han sido ya adjudicados.
  • Que haya centros especializados en esa disciplina en algunas de las universidades más prestigiosas del mundo. Dos ejemplos:
  • Que haya programas de postgrado específico en esa disciplina.
  • Que haya sociedades científicas internacionales en esa disciplina.
  • Que se convoquen plazas en las universidades en esa disciplina
  • Funded PhD position in Educational Neuroscience, University of Lyon (France)

Está claro que pseudociencias con una larga trayectoria, como el psicoanálisis, pueden cumplir algunos de estos criterios pero creo que no todos o no en la misma medida. Para ser «un bluf, un globo, la nada» parece que algunas universidades de chichinabo (ya saben, Harvard, Cambridge, el University College, Lyon…) han caído en ese error. ¿O será que ellos creen que la neuroeducación es un tema importante en el que merece la pena trabajar e investigar?

6 respuestas a “¿Es la Neuroeducación un concepto hueco?”

  1. Buena pregunta. En México se sabe muy poco del tema. Recientemente me he estado introduciendo al tema.
    Hay mucho campo que desarrollar desde las Neurociencias educativas.

  2. Yo si lo considero un invento comercial a pesar de lo que dices. Al final es psicología cognitiva y psicobiología de toda la vida (de los años 50 para acá). O, si lo prefieres, Neurociencia Cognitiva, como la bautizó Gazzaniga en los 70 (como sabes, psicólogo especializado en psicobiología, y no neuroeducador). O ciencias cognitivas, como prefieras. Y ahí si que hay una trayectoria, centros de investigación, revistas, manuales,…, tradición. Es como si a una persona que se llama Pepe, cuando cumpla 70 años le llamas Yosef porque se ha puesto de moda y suena bien. Y todos los centros y revistas de los que hablas son de ciencias cognitivas rebautizados con el nombre cool de neuroeducación. Mi opinión es que la neuroeducación es eso, un nombre cool, como mindfulness (copia cool, mezclando a Jacobson y Schultz con ambiente oriental, pero tiene cien años), o coaching (antes counselling, mezcla de psicología humanista, de toda la vida, mezclada con pseudociencia simplona, es decir pseudociencia al cuadrado, pero el nombre es pegadizo). Detrás de esto lo que hay es la eterna alergia que el mundo educativo le ha tenido a la psicología.

    • Estimado Juan Carlos
      Como comprenderás tengo que disentir. Pretender que la neuroeducación es psicología cognitiva de toda la vida es poco serio. Supongo que la neurobiología, la anatomía, la farmacología, la neurobioquímica, la neuroimagen funcional es todo, para ti, psicobiología. Ampliando el campo, la historia, la política, la economía deben ser también, según tú, ramas de la psicología. Lo veo, con respeto, de nivel de charla de bar. Personalmente no considero a la neuroeducación como tú una estrategia comercial, simple «rebranding» sino el resultado lógico del trabajo multidisciplinar en neurociencia y ahora su aplicación a temas prácticos, en concreto al trabajo en el aula. Y quizá sí habría que reflexionar porqué existe, si es que es así, esa alergia entre el mundo educativo y la psicología. Lo que sí creo que os hace daño es la existencia de escuelas donde unos ponen a parir a los otros y denostan cualquier resultado que esté bajo la bandera ajena. Una pena. Un saludo cordial

  3. […] Desde el principio, poder aplicar los descubrimientos de la neurociencia en la educación despertó el interés de varias entidades de prestigio, y el término “neuroeducación”, entre otros, se extendió rápidamente [Ansari, 2010]. Por ejemplo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) creó la iniciativa “Brain and Learning” en 1999, con el objetivo de explorar las potencialidades de la neurociencia en la educación, de donde salieron documentos como La comprensión del cerebro. Hacia una nueva ciencia del aprendizaje (2003) y La comprensión del cerebro. El nacimiento de una ciencia del aprendizaje (2009). Por otro lado, universidades y gobiernos crearon centros de investigación, entidades específicas e iniciativas, como “International Mind, Brain and Education Society” de Harvard y la iniciativa del Ministerio de Educación alemán “Neuroeducación, Instrucción y Aprendizaje”. Por último, también aparecieron algunas revistas científicas con el propósito de examinar y difundir los trabajos realizados en este campo: Science of Learning (del grupo Nature), Trends in Neuroscience and Education, Educational Neuroscience, etc. Todo esto se suele tomar como argumento para justificar la seriedad de esta disciplina y para reivindicar que merece la pena trabajar en ella ¿Es la Neuroeducación un concepto hueco? […]

A %d blogueros les gusta esto: