cv

Doctor por la Universidad de Salamanca. Catedrático de Biología Celular y Director del Laboratorio de Plasticidad neuronal y Neurorreparación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León. Ha sido investigador posdoctoral y profesor visitante en la Universidad de Frankfurt (Alemania), la Universidad de Kiel (Alemania), la Universidad de California-Davis (USA), el Salk Institute for Biological Studies (San Diego, USA) y la Internationale Jugendbibliothek (Múnich, Alemania).

Conferenciante invitado en universidades de España, Alemania, Suecia, Dinamarca, Colombia, Turquía, Chile, Bolivia y Estados Unidos. Director de de 16 Tesis Doctorales, 12 de ellas Premio Extraordinario de Doctorado.

Ha publicado 41 libros, 28 capítulos de libro y más de 150 artículos científicos en las principales revistas internacionales de su especialidad. Escribe frecuentemente sobre divulgación científica y el mundo universitario en prensa española (El País, ABC, El Mundo, Expansión,…). También es autor de relatos, libros para niños y microrrelatos. Miembro de comités editoriales y evaluador de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva, los gobiernos de Italia y Argentina y las principales revistas internacionales de Neurobiología. Es miembro del Comité Científico asesor de la Fundación Lilly. Ha sido consultor internacional en Latinoamericana y Oriente Próximo, y miembro-investigador de los paneles de expertos en ciencia-tecnología y empresa auspiciados por el Ministerio de Economía y Hacienda.

Investigador en Proyectos de investigación subvencionados por la Unión Europea, la European Science Foundation, la CICyT, la DGICyT y DGES, el Fondo de Investigaciones Sanitarias, el Programa Nacional contra las drogodependencias, el Ministerio de Sanidad y Consumo, la Deutsche Forschungsgemeinschaft, el Programa científico de la NATO y en Acciones integradas hispano-alemanas, hispano-francesas e hispano-italianas.

Doctor honoris causa por la Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca (Sucre, Bolivia). Doctor honoris causa por la Universidad Simón Bolívar de Barranquilla (Colombia). Doctor honoris causa por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima (Perú). Embajador de la Casa de la Libertad (Bolivia). Ha recibido veinte premios científicos y literarios y además la Gran Cruz de la Orden del Mérito José Cecilio del Valle de la República de Honduras, Cruz al mérito policial con distintivo blanco (España), Medalla de oro de Bateun, nombramiento como Visitante Ilustre (Universidad Nacional del Nordeste. Corrientes, Argentina),  Resolución de agradecimiento de la Asamblea Legislativa de la República de El Salvador y Profesor honorífico distinguido (Universidad Tecnológica de Santiago, Santo Domingo de Guzmán, República Dominicana).

Ha ocupado los siguientes puestos: Rector de la Universidad de Salamanca, presidente de la Comisión Académica Sectorial de las Universidades Españolas (CASUE). Patrono del Instituto Cervantes. Co-presidente de la Fundación cultural Hispano-Brasileña. Miembro de los Consejos de Administración de Universia y de la Oficina de Cooperación Universitaria, S.A. Presidente del Consejo de Administración de Cursos Internacionales S.A. y de Mercatus, S.R.L.. Presidente de la Asociación Universitaria Iberoamericana de Postgrado. Miembro fundador y primer Presidente electo de la Sociedad de Neurociencias de Castilla y León. Miembro fundador y primer Presidente electo de la Red Olfativa Española. Presidente de la Fundación General de la Universidad de Salamanca. Presidente de la Fundación Memoria de Manuel Solórzano Barruso. Presidente de la Fundación Doctor Moraza. Presidente de la Fundación Vicente y García Corselas. Presidente de la Fundación Colegios Universitarios de Salamanca. Presidente de la Fundación Rafael de Unamuno. Presidente de la Fundación Argimiro Gómez Martín. Presidente de la Fundación de Investigación sobre el Cáncer.

Su investigación se ha centrado en la plasticidad neuronal, en la capacidad del cerebro para responder de forma flexible ante daños producidos por trastornos del desarrollo como el autismo, lesiones, drogas o enfermedades neurodegenerativas, y en las posibilidades de recuperar el cerebro dañado utilizando transplantes y células madre. Le interesa mucho el autismo y los trastornos generalizados del desarrollo. También ha trabajado en la elaboración de nuevos recursos docentes y desarrollado experiencias innovadoras en docencia universitaria. Las líneas básicas de su programa rectoral fueron la incorporación de todas las actividades universitarias al mundo digital, con la creación de la Universidad Abierta de Salamanca, la potenciación de la docencia de calidad, el fomento de la mejora de la gestión y la fortaleza económica de la universidad, el desarrollo de la investigación de excelencia, la defensa del español, la cooperación al desarrollo y el compromiso con el desarrollo educativo, social y económico de Latinoamérica, en especial con sus sistemas universitarios.

 

Fecha última modificación: 1 de enero de 2019

18 comentarios sobre “cv

  1. Estimado Dr. José R. Alonso:
    Tengo 73 años y el Doctorado en Ciencias Computacionales por Cornell University.
    Estoy a favor del dióxido de cloro, pues, entre otras cosas, ha tenido excelentes resultados en varios lugares, como Bolivia, y algunos lugares aquí en México.
    Es cierto que no hay suficientes investigaciones científicas que soporten la idea de que ayuda a curar el COVID-19, pero yo creo que se deberían hacer esos estudios científicos, o al menos, dejar que algunos doctores los hagan, por supuesto con las debidas precauciones, además de autorizaciones de parte de los enfermos y/o familiares. El problema es que NO DEJAN hacer investigaciones al respecto, así cómo puede haber evidencia científica.
    Creo que el dióxido de cloro tiene algunos inconvenientes, como diarrea y vómito para un porcentaje pequeño de la población, pero, si yo fuera contagiado, prefiero tener un 2-3% de probabilidades de tener diarrea y vómito y no tener un porcentaje alto de probabilidades (20-50%) de morir (contra menos del 1% de probabilidades de morir si consumo dióxido de cloro).
    Si gusta, me gustaría saber sus opiniones al respecto.
    Dr. Ricardo Duhne.

    1. Estimado Dr. Duhne
      Usted mismo afirma que no hay investigaciones científicas y que hay personas en las que tiene efectos secundarios preocupantes. Desgraciadamente los datos de México y Bolivia carecen de fiabilidad. La ciencia tiene, como usted debe conocer, sus procedimientos y herramientas. Si los datos son tan buenos estarían publicados en revistas de prestigio evaluados por pares, pero no es así. No hay ninguna evidencia seria, ninguna investigación fiable, ningún médico de prestigio que defienda el uso de dióxido de cloro. Las supuestas evidencias son declaraciones de ignorantes que no tienen ningún dato fiable, de timadores que ganan dinero con estas lejías, de conspiranoicos que se creen que saben más de medicina que los médicos. Lo que usted dice de que no dejan hacer estudios científicos es sencillamente falso. ¿Quién puede prohibir hacer un estudio científico? Otra cosa es que sea necesario la evaluación previa por un comité de bioética e imagino que no será fácil usar una sustancia peligrosa aunque haya voluntarios dispuestos a ingerirla.
      Cuando se vea con el tiempo el daño causado por estas lejías, imagino que personas bien educadas como usted se avergüencen de su credulidad y de haber contribuido a difundir estas ponzoñas, pero será ya tarde para muchas personas.
      Un saludo cordial

Muchas gracias por escribir un comentario Cancelar respuesta