Instante

La mano se demora sobre la perfección de la espalda,
valle de todo excepto de lágrimas. Milagro
de la carne que rompe su finitud
y por un instante
se vuelve tierra sagrada

       José Emilio Pacheco 

Salir de la versión móvil