Dietas libres de gluten y caseína en el TEA

Hasta el momento, no existe un tratamiento curativo para el TEA, pero en las últimas dos décadas, el papel del sistema digestivo en el desarrollo del TEA ha sido un tema de interés, a partir del hallazgo de la alta prevalencia de problemas y trastornos gastrointestinales en las personas con TEA. Además, se ha descubierto que los niños con TEA presentan niveles más altos de citoquinas proinflamatorias tras la exposición a las proteínas alimentarias del gluten, la caseína y la soja, en comparación con los controles, hallazgos que han estimulado la investigación del posible vínculo entre la alergia alimentaria y el TEA.

Las teorías sobre los mecanismos de acción de la implicación del sistema inmunitario y el sistema gastrointestinal en el desarrollo de los TEA son numerosas e incluyen la implicación de la barrera intestino-sangre-cerebro, donde se ha propuesto que los subproductos de la microbiota intestinal, como los lipopolisacáridos y los ácidos grasos de cadena corta, modulan la producción de citoquinas. Asimismo, se ha sugerido que los subproductos de la microbiota influyen en la síntesis de neuropéptidos como la serotonina, y se ha planteado la hipótesis de que los péptidos del gluten y la caseína aumentan la actividad del sistema opioide. Se cree que estos neuropéptidos están implicados en el comportamiento social y la comunicación y, por tanto, pueden estar implicados en la patogénesis del TEA.

La dieta sin gluten ni caseína comenzó a ser utilizada por algunas familias hace un par de décadas como tratamiento para los síntomas del TEA, así como para intentar atajar los problemas gastrointestinales. Sin embargo, una revisión Cochrane de 2008, basada en dos ensayos controlados aleatorios, concluyó que las pruebas de la eficacia de eliminar el gluten y la caseína de la dieta, basándose únicamente en el autismo como indicación, era inciertas. No se recomendaba seguir esta dieta.

En 2021, un grupo danés ha realizado otro metaanálisis, un estudio sobre los estudios realizados sobre las dietas libres de caseína y gluten en el autismo. Para ello realizaron una búsqueda bibliográfica sistemática en Medline, Embase, Cinahl y la Biblioteca Cochrane hasta enero de 2020 para las revisiones sistemáticas existentes y los ensayos controlados aleatorios (ECA) individuales. Se incluyeron los estudios que habían investigado los efectos de esta dieta en comparación con una dieta regular en niños de 3 a 17 años diagnosticados con TEA, con o sin comorbilidades. La calidad de las revisiones existentes identificadas se evaluó mediante la herramienta de medición para evaluar las revisiones sistemáticas (AMSTAR). El riesgo de sesgo en los ECAs se evaluó mediante la Herramienta Cochrane de Riesgo de Sesgo, y la calidad general de las pruebas se evaluó mediante los Grados de Recomendación, Valoración, Desarrollo y Evaluación (GRADE).

Los principales resultados son:

  1. Se identificaron seis ensayos clínicos aleatorios ECAs relevantes, que incluyeron 143 participantes.
  2. No se encontró ningún efecto positivo de una dieta libre en gluten y caseína sobre los síntomas centrales del autismo según los informes de los médicos (diferencia de medias estandarizada [DME] -0,31 (IC. del 95%: -0,89; 0,27)
  3. No hubo mejorías sobre el nivel funcional de los chicos según los informes de los padres (diferencia de medias [DM] 0,61 (IC. del 95%: -5,92; 7,14))
  4. No hubo diferencias en las dificultades conductuales (DM 0,80 (IC. del 95%: -6,56; 10,16)).
  5. La dieta libre de gluten y de caseína puede desencadenar efectos adversos gastrointestinales (riesgo relativo [RR] 2,33 (IC del 95%: 0,69; 7,90)).
  6. La calidad de las pruebas fue de baja a muy baja debido al grave riesgo de sesgo, al grave riesgo de inconsistencia y al grave riesgo de imprecisión.

La principal implicación clínica del estudio danés es que no hay justificación para la introducción de una dieta libre en gluten y en caseína en los niños con TEA. Sin embargo, las limitaciones de los estudios realizados hasta la actualidad dificultan la posibilidad de extraer cualquier conclusión sólida. Se necesitan más ensayos clínicos aleatorizados de alta calidad.

Para leer más:

  • Keller A, Rimestad ML, Friis Rohde J, Holm Petersen B, Bruun Korfitsen C, Tarp S, Briciet Lauritsen M, Händel MN (2021) The Effect of a Combined Gluten- and Casein-Free Diet on Children and Adolescents with Autism Spectrum Disorders: A Systematic Review and Meta-Analysis. Nutrients 13(2): 470. doi: 10.3390/nu13020470.

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

5 opiniones en “Dietas libres de gluten y caseína en el TEA”

  1. Buenas tardes Sr. José Ramón :
    Agradezco que continúe realizando investigación sobre el autismo, tarde o temprano sabremos a qué se debe el autismo.
    Al ser para mí, una decisión del cerebro del autista el alejarse de lo social.
    El tener dolores o importantes molestias del estómago, se incrementa el posicionamiento antisocial, el cerebro necesita sentirse fuerte, seguro y en confianza, para «abrirse» hacia la sociedad.
    Esta es mi opinión, que justifica, que muchos niños autistas tengan problemas gástricos.

    Me gusta

  2. Buenos días. Soy mamá de un niño con TEA mi hijo tiene 5años mi hijo a día de hoy no presenta ningún problema gastrointestinal, come de casi todo porque evidentemente hay cosas como cualquier persona que no le gusta. Lo que más le gusta en el mundo es el PAN, por eso cuando escuche sobre estas dietas me eche las manos a la cabeza.
    Conozco madres que la están haciendo y que se han puesto en contacto con médicos que recomienda quitar gluten, caseína y que están haciendo pruebas en la que aparecen que los niños tienen metales pesados, etc. Y lo que es más ponen tratamientos de fungicidas y para que los metales pesados desaparezcan del cuerpo del niño.
    Para mi como madre que quiero lo mejor para mi hijo como todos es muy importante que se hagan Investigaciones pero también que todo se hable en medios públicos para que se sepa si el camino es quitar gluten, etc y dar tramiento a los niños para quitar metales pesados o por lo contrario hay que esperar. Hay asociaciones que te ponen tan claro que el problema del Tea se solucionaría con estos métodos y a veces los padres andamos desesperados.
    Yo por lo pronto estoy en espera que los científicos den con el problema que produce que mi hijo sea autista.
    Muchas gracias Sr. Jose Ramón por la gran labor que hace.
    Un saludo

    Me gusta

    1. Estimada Belén
      Este blog intenta precisamente eso que me comentas, llevar información desde el mundo científico y ayudar a las familias. Me da tristeza y rabia que caigan tan a menudo en manos de gente sin escrúpulos, pero también las familias cada vez están mejor formadas y hay mucha gente honesta intentando ayudar. Es necesario que entre todos trabajemos para educar, difundir información fiable y parar los pies a los vendedores de falsas terapias. Gracias por sus palabras. Un saludo cordial

      Me gusta

  3. Buenos días Sr. José Ramón:
    Agradezco y le felicito por exponer este estudio. Estudio, que ratifica mi certeza que las molestias y dolores estomacales de muchos autistas, son contrarios al instinto natural de relacionarse socialmente. El no querer relacionarse socialmente es, a mi entender, el origen del autismo.

    IMPORTANTE !!: Este jueves el C.D.C. a emitido la noticia, que la prevalencia del autismo en 2.016, era de 1 cada 44 niños. El C.D.C. indica que el estudio ha
    sido realizado en 11 estados de Estados Unidos (como siempre). En realidad, hay que precisar, que es la consecuencia, de la estadística de todos los niños que eran «detectados» como autistas en hospitales y clínicas de los 11 estados señalados.
    En estos datos emitidos por la C.D.C., también señalan, que la prevalencia del autismo indicada en estos datos es de 1 cada 25 en California.

    Me gusta

    1. Estimado D. Rafael
      Gracias por dejar su comentario.
      Me preocupa eso de «el no querer relacionarse socialmente» como si fuera una decisión personal y una persona con TEA podría decidir lo contrario. No es así. La inmensa mayoría quieren relacionarse socialmente, pero no saben cómo o no se les da bien. Entendemos que por un trastorno en el desarrollo, alguien pueda tener menos inteligencia o ceguera, ¿por qué es tan difícil entender que alguien pueda tener afectada la sociabilidad o el manejo de las emociones por un proceso similar?
      En segundo lugar, los criterios de los CDC no son iguales a los de Europa. Esos números se basan en los historiales médicos y educativos, no ven a los niños. No digo que esté mal, digo que cada forma de medir puede llevar a diferentes resultados. El número de casos de autismo ha ido aumentando en todo el mundo pero parte de ello es porque ahora sabemos más e identificamos a muchos casos que antes quedaban sin diagnosticar.
      Un saludo cordial

      Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: