¿Uno de cada dos niños tendrá autismo?

Alguna vez, pocas, he dado en una discusión en la Red algún dato de mi currículum, que soy doctor en biología, que siempre me he dedicado a la neurociencia, o que soy catedrático de biología celular. Eso no implica que tenga más razón que otra persona sino que tengo una formación determinada que puede hacer que deba conocer más de un tema o que, quizá, tenga algún sesgo que no tiene la población general y que es necesario sopesar antes de fiarse de lo que digo. La mejor respuesta la dio Miguel Alba en Twitter cuando yo protestaba de que una política grancanaria dijera en una cuenta pública que las microondas de los móviles y el wifi eran la causa principal de la epidemia de autismo y Alba añadió con indudable gracejo «yo soy electricista y hasta yo sé que eso es una bobada». A veces no hace falta tener formación científica para detectar una majadería. Va esta excusatio en relación con una noticia reciente publicada en la prensa argentina con el desopilante título de «Cómo mi hija se recuperó del autismo cuando cambié su comida» que dice textualmente «La científica Stephanie Seneff, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), encendió hace poco la alarma al afirmar que uno de cada dos niños en Estados Unidos será autista en 2025».

No había oído un dato semejante anteriormente  y es evidente que, si fuera cierto, nos debería poner los pelos de punta. ¿La mitad de los niños tendrán autismo dentro de menos de una década? El MIT es una de las mejores universidades del mundo, tiene alguno de los mejores grupos de investigación mundiales y es verdad que Seneff trabaja allí. Como les recomiendo a mis estudiantes hay que intentar ir a las fuentes y diseccionar la información con sentido crítico para ver si algo es fiable, porque simplemente que lo diga alguien del MIT o de la Universidad de Salamanca no es motivo suficiente para creerlo.

Seneff es endogámica, como también lo soy yo. Es decir, estudió la carrera en el MIT (Bachelor of Science en Biofísica en 1968), hizo también allí un máster en ingeniería eléctrica en 1980 y una tesis doctoral en ingeniería eléctrica e informática en 1985. En la actualidad es investigadora senior en el laboratorio de Informática e Inteligencia artificial del MIT (Computer Science and Artificial Intelligence Laboratory; CSAIL), un departamento prestigioso. Su investigación se centra en algoritmos para la interacción entre seres humanos y ordenadores.

Seneff tenía una buena reputación en su ámbito pero en 2011 empezó a publicar artículos sobre temas de biología o medicina, en particular en relación con nutrición y toxicidad ambiental. Un primer problema es que ella no tiene formación ni experiencia en estos ámbitos. Un segundo factor problemático es que lo publicaba en revistas de bajo impacto que, en el mundo científico, suele valorarse, con todas las cautelas, como de poca calidad y donde el nivel de exigencia y filtro previo es bajo. Tercero es que hacía afirmaciones categóricas que no estaban respaldadas por evidencias, lanzaba hipótesis sin información nueva que lo respaldara, aventuraba propuestas basadas en información de otros autores que podrían aportar un enfoque nuevo pero en realidad parecían bastante descabelladas. En su página web, y es un ejercicio de transparencia que intento seguir también, uno se puede descargar sus artículos, los powerpoints de sus conferencias, algunas entrevistas, etc.

Pongamos algunos ejemplos concretos. Seneff planteó en 2012 que una deficiencia en colesterol sulfato podría ser causa de autismo, pero también postuló en 2015 que esa misma deficiencia podría ser causa de ateroesclerosis. En mi conocimiento no hay evidencias de que las personas con autismo tengan niveles alterados de colesterol sulfato, como debería pasar si esa relación fuese cierta. También planteó que el síndrome metabólico estaba causado por un exceso de fructosa y un déficit de grasas, en particular de colesterol. Del mismo modo postuló que una dieta rica en carbohidratos podría dar lugar a la enfermedad de Alzheimer y que el glifosato, el famoso herbicida de Monsanto, tenía que ver con una amplia variedad de enfermedades y trastornos como el cáncer, las nefropatías, la gota, la diabetes, las neuropatías, el asma, las infecciones, la osteoporosis, la infertilidad, las alteraciones del neonato, la esclerosis lateral amiotrófica y, también, el autismo. Expertos, investigadores clínicos y escépticos criticaron a Seneff por cometer el error típico, uno de los más habituales en noticias amarillistas, de que dos cosas que evolucionan en paralelo, tienen una relación causa-efecto; es decir, asumir que «correlación implica causalidad». Otras críticas eran más hirientes decían que «ha publicado solo especulaciones y da muchas charlas, pero no ha aportado ni un solo dato nuevo». Hay muchas asociaciones y colectivos felices de que se ataque a Monsanto y en particular en el tema del glifosato pero otros científicos han criticado que distorsiona los datos y las conclusiones a las que llegan otros investigadores y en lo que yo he visto hay cosas criticables como escoger solo algunos datos a favor, lo que se llama “cherry-picking”, usar como referencias artículos periodísticos o informaciones alarmistas muy poco fundamentadas y no presentar datos que apoyen las teorías que propone. Los defensores de Seneff y sus ideas distorsionan la realidad, la presentan como doctora del MIT, sin aclarar que su tesis es en informática e ingeniería, hablan de sus 170 publicaciones, sin aclarar que no tienen que ver con el tema del autismo y presentan como evidencias datos que no lo son, como la comparación entre el uso de glifosato y los casos de autismo. 

La mayoría de esta gente y organizaciones son ecologistas, vegetarianos, anti-transgénicos y su propuesta es sustituir los cultivos industriales donde se usa el glifosato, en particular el maíz y la soja, por cultivos orgánicos. El problema para ellos es que los cultivos orgánicos han crecido mucho en los últimos años y entonces la comparación entre casos de autismo y venta de productos orgánicos produce una gráfica donde también ambas variables evolucionan de forma muy similar.

Los expertos en cada uno de los ámbitos tocados por Seneff han sido muy críticos. Robin Mesnage y Michael N. Antoniou han publicado que «estos autores [se refiere a Seneff y a su colaborador Samsel] emplean de forma inapropiada un razonamiento deductivo basado en silogismos. Hemos encontrado que sus conclusiones no están apoyadas por la evidencia científica disponible. Así, los mecanismos y un amplio rango de condiciones propuestas que resultarían de la toxicidad del glifosato son, en el mejor de los casos, teorías sin base, especulaciones o simplemente incorrectas. La falsa representación de la toxicidad del glifosato confunde al público, a la comunidad científica y a los reguladores».

Michael Hansen, otro investigador senior dijo que Seneff no llegaba «ni a estar equivocada», una famosa frase de Wolfgang Pauli criticando un artículo desastroso, y sus publicaciones como «nutty, truly unhinged y dangerous». Posibles traducciones de estos tres apelativos serían «chifladuras, realmente desquiciadas y peligrosas». Hank Campbell usó la metodología usada por Seneff para postular que en 2025 la mitad de los niños tendrían autismo y demostró que entonces, para esa fecha, todos seríamos imitadores de Elvis Presley, basado en el aumento que éstos habían tenido en los últimos años. 

El aumento de casos de autismo en las últimas décadas va en paralelo con el aumento de las redes de wifi, el aumento del número y uso de teléfonos móviles, y el aumento del número de películas protagonizadas por Jim Carrey. Considerar que el wifi es el causante del autismo tiene el mismo sentido que acusar de ello a Jim Carrey. Por otro lado, que el número de casos de autismo haya aumentado tanto tiene diferentes explicaciones, entre ellas mejores diagnósticos, pero no hay porque asumir que seguirán aumentando a la misma velocidad hasta que la mitad, o todos los niños tengan autismo.

No es la primera vez que un brillante investigador dice memeces. Kary Mullis, ganador en 1993 del premio Nobel de Química por su descubrimiento de la reacción en cadena de la polimerasa niega la existencia del SIDA, niega la existencia del cambio climático y ataca la sociología por no tomarse a la astrología seriamente. En cierta ocasión dijo haber tenido un encuentro con un mapache verde fosforito en su cabaña aunque, según explicó, no estaba en ese momento bajo los efectos del LSD. Así que ya lo sabe, si usted no tiene intención de comprarse un traje de Elvis y una peluca con tupé es igualmente poco probable que uno de cada dos niños termine siendo diagnosticado de autismo.

 

Para leer más:

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

3 comentarios en “¿Uno de cada dos niños tendrá autismo?”

  1. Saludos estimado doctor José Ramón.
    Mi nombre es Héctor Emilio Piedrahíta Isaza. Soy docente de matemáticas en un colegio de la ciudad de Medellín, Colombia. Estoy implementando estrategias de aprendizaje y enseñanza para que mis clases sean más incluyentes y para que mis estudiantes alcancen mejores resultados; particularmente me interesa el tema de la neuroplasticidad.
    Por favor, puede usted ayudarme en mi propósito dándome más información? Acá en mi país no contamos con apoyo gubernamental para estos asuntos… La corrupción acá en Colombia es el peor flagelo y se roba todos los recursos.
    Quedo atento a sus informaciones y, de antemano, agradezco su fina atención.
    P.D.: supe de usted porque yo estoy ahora en Barcelona y escuché un reportaje que le hizo la periodista Pepa Bueno en la RNE, programa matinal del domingo 7 de abril de 2019.
    Quisiera tener videos, presentaciones, … Todo aquello que pueda servirme para implementar y motivar a mis colegas a hacerlo. El fracaso escolar y la deserción son muy altos acá en mi país.
    De nuevo saludos y muchos éxitos en sus labores doctor José Ramón.

    Me gusta

    1. Estimado Sr. Piedrahita

      La información que preparo la voy colgando en el blog.Como ve hay más de mil artículos ya y sigo completando en el tiempo libre de que dispongo. Hay temas de Neurociencia, Autismo, Educación, incluso alguna cosa sobre discalculia y los problemas con las matemáticas que confío sea de su interés. Confío que encuentre información que le resulte útil. Mi profundo afecto para su país y para usted.
      Un saludo muy cordial

      Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.