Dos cuerpos

A veces imagino tu cuerpo de mujer
y mi cuerpo de hombre,
ambos tumbados, ajenos a nosotros,
entendiéndose entre sí,
como dos niños que se estudian,
que exploran quiénes son,
quién es el otro,
qué son esas formas diferentes,
esa geografía cambiante que aparece en ambos cuerpos.

Me imagino a mi cuerpo
desabrochándose el cinturón de la culpa,
pidiendo y viendo cómo te desabrochas tú
las palabras que te frenan,
la estúpida costumbre de pedir un después
cuando aún no existe ni un ahora.

Y los imagino ahí, en formato poesía,
a nuestros cuerpos liberados de los que somos,
asomándose al balcón de los sentidos,
descerrajando la madrugada
con el imparable viento de un suspiro,
las horas deshaciéndose como lágrimas en el mar,
tus piernas abiertas dejando paso al cielo entrante,
esa cueva perfecta en la que guarecerse del afuera.

Nuestros cuerpos libres flotando en el ahora,
perdiendo hasta el nombre,
esos que tú y yo somos despojados de nosotros mismos
haciendo el amor como incesantes máquinas de luz
en la búsqueda perfecta del nudo al fin deshecho,
de esa meta cruzada,
ya sabes de lo que hablo,
del infinito,
de una liberación aún mayor,
de tu cuerpo ajeno a ti
y mi cuerpo ajeno a mí,
juntos,
llegando en avión hasta el orgasmo.

 

Marwan

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s