El mundo está lleno de pervertidos

Cuando veo a algunas personas y algunos autocares hablar de que la biología es exacta y rotunda, ya saben XX y XY, vulvas y penes, y pare de contar, recuerdo algo que leí de una profe de biología llamada Grace (@Gracietwoshoes). Era algo así:

En las especies con reproducción sexual -el sexo es esa maravilla que nos permite evolucionar con rapidez- las hembras pueden ser XX y los machos X (insectos), las hembras pueden ser ZW y los machos ZZ (aves), puedes encontrar hembras que se convirtieron en hembras porque se desarrollaron en un ambiente cálido y machos que fueron machos porque se desarrollaron en un ambiente frío (reptiles), puedes encontrar hembras que son hembras tras perder en una pelea de espadas con sus penes (algunos gusanos planos) y machos que son machos porque nacieron hembras pero cambiaron de sexo porque el único macho en el grupo murió (pez loro y pez payaso). Puedes encontrar machos que parecen y actúan como hembras porque quieren acercarse a las verdaderas hembras para aparearse con ellas (sepia, perca sol) o especies en las que hay una enorme diversidad de sexos (moho del cieno, algunos hongos). ¡Todos unos pervertidos!

¡Ah, que te referías a los humanos! ¡Ah, que en el colegio aprendiste que los hombres tienen los cromosomas XY  y pene, y las mujeres los cromosomas XX y vulva! Bueno, pues hay mucho más. Puedes ser etiquetado como hembra porque tienes cromosoma X e Y pero al Y le falta el gen SRY y tienes un cuerpo de mujer ¡con vulva incluida! Puedes ser macho porque tienes dos cromosomas X pero uno de ellos tiene un gen SRY y tienes un cuerpo de hombre ¡pene incluido! Puedes ser hombre porque tienes dos cromosomas X pero también uno Y y te crece un pene. Puedes nacer hembra pero  ser considerado macho porque tenías una deficiencia en la 5-alfarreductasa y a los 12 años te creció un pene. Puedes ser hembra porque solo tienes un cromosoma X y tienes vulva, claro. Puedes ser macho porque tienes dos cromosomas X pero, biológicamente, tu cerebro es masculino. Y viceversa.

Y hay mucho más: la orientación sexual humana es compleja y puedes sentir algo sexual, romántico o emocional, una atracción hacia uno o más tipos de personas. La identidad de género puede coincidir o no con tu identidad biológica, que puede coincidir o no con tu identidad genética. A su vez esa identidad de género, que normalmente se expresa en un comportamiento, una ropa, un corte de pelo o un tono de voz, puede encajar o no con lo que podríamos llamar comportamientos mayoritarios o con lo que algunos piensan que son las características asociadas a lo masculino o lo femenino y que, que yo sepa, no están escritas en ninguna placa de bronce. ¿Y sabes qué? Me gusta este mundo heterogéneo, complejo, caleidoscópico donde hay -o debería haber- sitio para todos, cariño para todos, respeto para todos.

NO utilices la biología para tus prejuicios. Ella y el mundo son demasiado diversos ¡y maravillosos! para ti.

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

42 opiniones en “El mundo está lleno de pervertidos”

  1. Exelente artículo Dr. Jose Ramon Alonso, es el articulo mas objetivo que he leído sobre el tema, que bien que encontre su blog,
    Pd. Me entere de su blog cuando leí el libro Mitos del cerebro de Francisco Mora(espero no equivocarme)
    Saludos

    1. Francisco Mora es un referente sobre neuromitos y muchos otros temas relacionados con neurociencia. Me alegro de que el artículo le haya gustado. Un saludo cordial

  2. ¿Podría acompañar el porcentaje de población de cada una de las variaciones genéticas?
    Ese dato no se suele encontrar con facilidad.

    1. Pues la verdad es que no. Supongo que si le interesa el tema puede hacer una búsqueda en fuentes fiables y no creo que sea tan difícil de encontrar, pero claro, lleva tiempo y es usted el que desea esa información. Un saludo cordial

    2. Muchas gracias por su ayuda. Si lo pregunto es porque llevo un tiempo buscando esa información y, quizás, debido a mi ignorancia, no he sabido encontrarla. Por eso he recurrido a usted que como científico, que parece saber del tema, podría haber divulgado la informacion con datos. Pues considero importante la estdística del tema para valorar el impacto del resto del artículo.

    3. No he sido de gran ayuda, así que no debe darme las gracias. Creo, como le decía, que si le interesa el tema no es difícil de encontrar.
      He hecho una prueba. Si busca en la wikipedia en inglés el XXY (síndrome de Klinefelter) https://en.wikipedia.org/wiki/Klinefelter_syndrome
      le dice que aparece en uno-dos de cada mil niños recién nacidos.
      Si en 2018 nacieron en España 372.000 bebés, eso quiere decir que entre 300 y 800 de los niños nacidos en 2018 tuvieron un genoma XXY y eso les genera cambios físicos (es común el crecimiento del pecho por ejemplo, o tener testículos de menor tamaño) y psicológicos (dificultades con la lectura o el habla, por ejemplo). A veces se piden los números para atacar esta variabilidad, sugiriendo que es algo excepcional. A mí un niño me parece importante, así que 300-800 niños al año (y ésta solo una de las variantes posibles) me parece MUY importante. Un saludo cordial

  3. En mi opinión, creo que la biología debería servir para demostrar científicamente esa diversidad de género y hacerlo visible a otras “especialidades” o creencias. De tal manera, conseguiríamos concienciar a la gente de ello y dejarían de lado sus prejuicios mediante la biología.

Comentarios cerrados.

Salir de la versión móvil