Mi biblioteca de divulgación científica

portadaECmarzo abril-1La revista El Ciervo me pidió un artículo sobre algunas recomendaciones de divulgación científica para un lector no especializado. Esta fue mi respuesta:

La Ciencia no es solo un conjunto de disciplinas académicas; no es solo una fuente de tecnologías; no es solo un acervo de conocimientos, métodos y teorías; no solo nos ayuda a entender nuestro lugar en el mundo; no solo nos posibilita tener más alimentos y más y mejor calidad de vida. Es todo eso y mucho más, es una forma de explicar el universo y todo lo que contiene incluidos nosotros mismos, esos primates que pasaron en tan poco tiempo de aprender a hacer fuego con dos palos a construir naves espaciales, de fabricar una flauta perforando un hueso a componer óperas y sinfonías.

El niño que pregunta por qué, el que sigue el trayecto de las hormigas, el que mira asombrado al arco iris, el que intenta construir un avión de papel que vuele más lejos que el anterior comparte con los mejores científicos la curiosidad, las ganas de saber, el deseo de comprender, el placer de experimentar, las ganas de mejorar las cosas usando sus manos y su inteligencia, el ansia de conocer qué hay al otro lado del horizonte, cómo es un ser o un objeto por dentro, cuál es el porqué de cualquier suceso.

Muchos de los fenómenos que estudia la Ciencia son independientes del ser humano pero todo lo que sabemos es una construcción de los hombres y mujeres que dedican a ello su vida. La historia de la Ciencia es la Ciencia y los científicos no son otra cosa que miembros de su sociedad e impregnan su trabajo de sus ideologías, sus costumbres, sus manías y sus entusiasmos. Por lo tanto, la Ciencia está llena de ímpetus y sueños, de malvados y altruistas, de ansias de dinero y gloria y de pasión por la verdad, de luchar contra las probabilidades, de mentes brillantes y personalidades oscuras. La Ciencia es apasionante, divertida, y es una parte fundamental de la cultura.

Los libros de divulgación científica son una oferta editorial cada vez más amena, sugerente y atractiva. Están pensados para cualquier lector pero no hay que preocuparse por el nivel de conocimientos previos, si no entiendes algo, lo saltas y ya está. Hay que entrar en ellos con la idea de pasarlo bien y salir asombrado con lo mucho que has aprendido, , ése es el objetivo. Unas cuantas sugerencias, incompletas  y discutibles pero al menos un punto de partida:

1.- Una breve historia de casi todouna-breve-historia-de-casi-todo-bill-bryson-trabalibros

Bill Bryson

Bryson es un escritor polifacético y este libro es una descripción de “casi todo” lo sucedido desde el inicio del Universo a nuestros días, pasando por la tectónica de placas, los palitos de pescado o los problemas de la gasolina con plomo. Las explicaciones científicas son claras y sencillas, incluye anécdotas y detalles humanos y termina presentando a la Ciencia como un proyecto en evolución, inacabado, fascinante y lleno de interrogantes. Aunque hay algunos errores, Bryson transmite entusiasmo y junto a la verdad oficial, nos cuenta muchas veces otra versión, los investigadores desconocidos a los que deberíamos recuperar y lo hace con buen humor ¿Qué más se puede pedir?

2.- Las vidas de la célula4314-MLA3540723185_122012-O

Lewis Thomas

Lewis Thomas escribía ensayos cortos, provocativos a veces, líricos a menudo, sobre la compleja relación entre el hombre y la Naturaleza. De los ordenadores a los microbios, de la Música a la Medicina, de los mitos al lenguaje, de la muerte o la tecnología… Algunos ensayos han ido envejeciendo pero siguen siendo una maravilla para el intelecto y para los sentidos. En todos hay belleza, sabiduría, delicadeza, conciencia. Si alguien ha sabido mezclar Ciencia y Poesía, ése ha sido Lewis Thomas.

3.- El mono que llevamos dentro41lrf7i3iqL._SY300_

Frans de Waal

De Waal es quizá el primatólogo más famoso, un especialista que compara, en su biología y en su comportamiento, a humanos, bonobos, chimpancés y otros primates.

A través de nuestras especies más próximas vemos una imagen más completa de nosotros mismos. Los chimpancés, con sus guerras, asesinatos, y violencia nos recuerdan el lado oscuro del ser humano. Los bonobos, amables y tranquilos, arreglando todas las disputas a través del sexo, parecen los hippies de los primates. Un  bonobo que cuida un pájaro herido, unos monos capuchinos que se declaran en huelga por no recibir un trato justo o un chimpancé joven que se alía con otro para atacar al líder del grupo y hacerse con el poder son algunos ejemplos. No podrás volver a mirar a un simio de la misma manera.

4.- La falsa medida del hombre51zAG7IJXoL._SY344_BO1,204,203,200_

Stephen Jay Gould

Gould es uno de los grandes de la divulgación científica, especializado en evolución y dando a menudo a sus ensayos una perspectiva histórica. Siempre profundiza y aporta datos sin perder nunca el atractivo en lo que escribe ni abrumar al lector. Este libro nos habla de la búsqueda de cómo medir la inteligencia y el genio, el desarrollo del cociente de inteligencia y cómo fue usado para el racismo, el sexismo, para establecer un determinismo biológico que justificase el dominio de una parte de los seres humanos sobre otros. Gould desenmascara la Mala Ciencia, la que ya sabe la conclusión a la que va a llegar antes de empezar sus experimentos, la que usa a la ciencia como una excusa para justificar sus prejuicios y sus intereses, la que en nombre de la razón y el bien común daña a los demás.

5.- Armas, gérmenes y aceroa2

Jared Diamond

¿Qué sucede cuando un científico se pone a interpretar la Historia? Que muestra una nueva visión, quizá imperfecta pero muy sugerente. Diamond habla del nacimiento de las civilizaciones, de porqué Europa, fragmentada en países diversos, implicada en guerras casi continuas, consiguió dominar el mundo, aplastar otras culturas, dominar otros continentes durante siglos. Hasta la supremacía de los Estados Unidos, Europa fue el continente de la innovación y el sentido práctico, los que usaron el invento chino de la pólvora para dominar a los imperios precolombinos, los que optaron siempre por explorar, investigar, saber.  Discrepo de algunas conclusiones de Diamond pero es una lectura fascinante, de las que te dejan pensando.

6.- El hombre que confundió a su mujer con un sombreroel hombre que confundió a su mujer con un sombrero

Oliver Sacks

Sacks es un neurólogo y muchas de sus historias vienen de pacientes afectados por trastornos sorprendentes. El libro es una colección de casos, de historias clínicas de personas con trastornos neurológicos, con problemas mentales: un paciente que se despierta y está convencido de que la pierna que hay en la cama no es suya, otra que grita obscenidades sin venir a cuento, otro que ha perdido su memoria y con ello su pasado… Sacks nos hace dudar qué es “ser normal” y nos muestra al ser humano que sufre, que lucha, que busca sobrevivir en un mundo que se ha convertido, súbitamente, en un lugar extraño. No es un tratado de Neurología, es un libro que medita sobre la mente y sus distorsiones, sobre cómo a veces nos perdemos de nosotros mismos como el agua entre los dedos.

7.- Cosmoscosmos

Carl Sagan

Sagan nos llevó de paseo por las galaxias con la mirada fascinada de un niño. En 13 capítulos con maravillosas ilustraciones nos cuenta la historia del universo, el desarrollo de la ciencia y la exploración del espacio. Con su estilo lírico, nos hace disfrutar de los mitos sobre la creación, las naves Voyager, de la relatividad o cómo se construye una estrella, de la evolución de las especies. Sagan nos explicó porqué debíamos salir al sistema solar, mandar naves hacia las estrellas o buscar inteligencia en otras galaxias. Todo ello sin olvidar lo maravilloso que es este planeta donde vivimos, el único hasta el momento del que sabemos que alberga vida, nuestro hogar.

8.- El sistema periódico9788476696729

Primo Levi

Leer a Primo Levi debería ser obligatorio para cualquier adolescente, parte fundamental del canon de un europeo. Sus libros sobre su experiencia en Auschwitz forman parte del grito desgarrador ante esa tragedia genocida que fue el Holocausto. Pero Levi era, antes y después de ser una víctima, un químico. El sistema periódico mezcla algunos elementos químicos con historias de su vida, el desarrollo de la Ciencia, la Italia de entreguerras y la posguerra. Es un químico buscando respuestas, desempeñando su trabajo, buscando la felicidad y las soluciones a un problema de reactivos. Levi es siempre honesto, humilde, veraz, necesario.

9.- ¿Está Ud. de broma, Sr. Feynman?bromafeynman

Richard P. Feynman

Si Primo Levi es una opción para la Química, Feynman es un magnífico candidato para la Física. Jamás acalló a ese niño que todos fuimos una vez. Pasó toda su vida preguntando por qué, cuestionando la verdad establecida y exprimiendo la vida. Participó en el proyecto Manhattan al mismo tiempo que intentaba reventar las cajas fuertes de sus amigos en el Laboratorio de Los Álamos, intercambiaba ideas sobre física con Einstein y Bohr y sobre apuestas con Nick el Griego, preparaba clases y charlas en un club y su estancia en Brasil la aprovechó para dar unas magníficas conferencias y para tocar los bongos en una escola de samba. Feynman fue rechazado por el ejército norteamericano por retrasado mental y  ganó el premio Nobel en Física.

10.- Los españoles. No me gusta acabar la lista sin que aparezca ningún compatriota. No es justo. Quizá hubo un tiempo en que la divulgación científica era sospechosa en el mundo académico, una tarea supuestamente de diletantes y menopáusicos, pero ya no es así. Junto a los clásicos y reconocidos  un buen grupo de jóvenes valientes y no tan jóvenes están haciendo cosas magníficas. A valorar las colecciones de divulgación científica de editoriales como Almuzara, RBA o Laetoli, blog de blogs y páginas web como Naukas o Materia, revistas digitales como Journal of Feelsynapsis o Amazings, los campus científicos de verano de FECYT, programas de radio en RNE y muchas emisoras locales, los premios Prismas de los museos científicos coruñeses, las noticias de agencias como SINC o DICYT. Me olvido mucho y muchos pero éste es también un ámbito de exploración y descubrimientos para el lector inteligente. La ciencia es divertida, es lo mejor que hemos inventado y es lo que proporciona las noticias más positivas e importantes en cualquier medio de comunicación. No se lo pierda.

 

Autor: José R. Alonso

Neurobiólogo. Catedrático de la Universidad de Salamanca. Escritor.

13 comentarios en “Mi biblioteca de divulgación científica”

  1. Algunos de los mencionados son de mis libros favoritos, otros no los conocía así que te doy las gracias. Nunca me cansaré de leer Una breve historia de casi todo.

    Me gusta

  2. Excelente selección.Si me lo permites yo añadiría “Fantasmas en el cerebro” de V. S. Ramachandran. Tan fascinante, o más en mi opinión, que “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero” de Oliver Sacks.

    Me gusta

    1. Yo estoy leyendo ahora “Comer sin miedo” y “Yo, mono”. También acabo de publicar, perdone la inmodestia pero por si le gusta lo que escribo, “Neurozapping”. Confío que alguno de ellos le parezca interesante.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s