bufon02-redEste mapa es considerado por muchos uno de los grandes enigmas de la cartografía occidental. No sé sabe quién lo hizo, ni dónde, ni porqué. La hipótesis más aceptada es que se imprimió entre 1580 y 1590 en los Países Bajos, quizá en Amberes o Ámsterdam, pero hay otros que piensan que fue impreso en París en 1575.

El mapa muestra al mundo vestido con el tradicional traje de un bufón, incluyendo una caperuza con dos grandes orejas de asno terminadas en cascabeles y una especie de bastón o cetro, un complemento burlesco. El mapa tiene una proyección cordiforme, que significa que la superficie del planeta se proyecta en forma de corazón, pero ni siquiera los expertos se ponen de acuerdo y algunos dicen que es ptolemaica (equidistante cónica) mientras que otros creen que se basa en las técnicas de Mercatus y/o Ortelius.

monde_fou-red

Es posible que el autor fuese Oronce Fine, el primer catedrático de Matemáticas en el Collège Royal (Colegio de Francia), el primero que hizo un mapa de Francia impreso en Francia y el autor de un mapamundi cordiforme  que incluye la Terra Australis, el misterioso continente austral. Este otro mapa, realizado en 1531 mostraba un gran continente austral, aún sin descubrir, recorrido por ríos de hielo. Es dudoso que pueda corresponder a la Antártida pues aun no se había descubierto, aunque durante siglos se había hablado de un gran continente austral cercano al polo sur.

A favor de que sea una obra de Fine está el que arriba a la izquierda pone Orontius Fineus pero hay quien cree que no es una muestra de autoría sino todo lo contrario, una burla a este autor. Otros autores plantean que el autor fue Jean de Gourmont.

El bufón ha sido un personaje de la corte, considerado frecuentemente como un loco, cuyas sandeces debían divertir al monarca y al que se le permitía determinadas bromas y decirle al poder las verdades que no quería oír. Frente al poder absoluto de las autocracias era una grieta donde la fuerza de las palabras quedaba devaluada por el aspecto grotesco del bufón, a menudo con algún tipo de anomalía corporal (enanos, jorobados) o mental (discapacitados). Podemos especular, por tanto, que el mapa sugería que el mundo era un lugar loco, desquiciado, irracional y peligroso, en el cual la vida era brutal y corta.

El dibujo está rodeado por una serie de aforismos de origen bíblico y clásico que en general critican la estupidez y la arrogancia del que pretende saber más que los demás. La leyenda en el panel izquierdo dice «Democritus Abderites deridebat, Heraclites Ephesius deflebat, Epichthonius Cosmopolitus deformabat. «Demócrito de Abdera se rió [del mundo], Heráclito de Éfeso lloró por él, Epichtonius Cosmopolites lo retrató». Epichtonius Cosmopolites parecería que se referiría al que hizo el mapa pero en realidad se refiere a «cualquiera», una especie de fulanito. Las orejas de burro llevan inscritas la cita «Auriculas asini quis no habet» que significa «¿quién no tiene orejas de asno?» La frase se atribuye a Lucius Annaeus Cornutus, un filósofo estoico romano del siglo I.

Sobre la caperuza aparece en latín la frase griega de «Conócete a ti mismo», según Pausanias la inscripción que estaba en el templo de Apolo en Delfos. En el borde del gorro que iría sobre las cejas hay una inscripción que dice «Ay, cabeza, digna de una dosis de heléboro», uno de los venenos más conocidos de la antigüedad.

La larga cita justo encima del mapa es de Plinio el Viejo:

Hic est mundi punctus et materia gloriae nostrae, hic sedes, hic honores gerimus, hic exercemus imperia, hic opes cupimus, hic tumultuatur humanum genus, hic instauramus bella, etiam civica. Que traducido puede ser algo así Este es el mundo entero y la materia de nuestra gloria, esta es la sede, aquí manejamos los honores, aquí ejercitamos el gobierno, aquí ansiamos riqueza, aquí vamos en la confusión la humanidad, aquí iniciamos las guerras, incluso las civiles.

La explicación de esa irracionalidad quizá se explica por la frase del Eclesiastés que se encuentra por debajo del mapa: «El número de necios es infinito». Otra cita de este texto, entre los más poéticos y tristes de la Biblia, e inscrita en el collar que adorna el hombro dice: «Vanidad de vanidades, todo es vanidad», «Cuídate de los hombres», o «Todo hombre es un tonto».

Para algunos estudiosos, todos estos mensajes, así como su representación en forma de mapa, apuntan a una secta secreta del siglo XVI detectada en Amberes y llamada «La Familia del Amor». Era un grupo clandestino al que pertenecían algunos de los grandes cartógrafos de la época como Mercator y Ortelius. La secta se juramentó para facilitar la pacificación de una Europa desgarrada por las guerras de religión y conseguir que el mundo dejase de ser un lugar despiadado y falto de humanidad. El símbolo de la secta era el corazón y estaban bajo la influencia de los calvinistas que se oponían a dar un valor a la caridad como forma de alcanzar la salvación. La imagen desesperanzada, crítica, de este mapa, esa visión un tanto sombría y triste, más por las citas que por la ilustración, encajaría en esas ideas.

 

Se cosnerva en la Biblioteca Nacional de Francia