autism-spectrum-largeVamos conociendo cada vez más circunstancias que aumentan el riesgo de tener un hijo con un trastorno del espectro autista (TEA). Un nuevo estudio, cuyo primer autor es Kyriaki Kosidou del Instituto Carolino de Estocolmo ha encontrado que los hijos de madres con síndrome de ovario poliquístico (SOPQ) tienen un riesgo mayor de desarrollar un TEA, reforzando la idea de que la exposición a hormonas sexuales en el desarrollo prenatal puede ser un factor importante en el desarrollo de autismo.

El SOPQ causa problemas en el ciclo menstrual, quistes en el ovario, problemas para quedar embarazada, excesivo vello facial y corporal, acné, dolores de pelvis, y otros problemas de salud. Es complejo y heterogéneo, no se sabe cuál es la causa aunque hay factores genéticos y ambientales implicados. Entre los factores de riesgo están la obesidad, la escasez de ejercicio físico y tener algún familiar con este síndrome. sopEntre un 5 y un 15% de las mujeres en edad fértil tienen un SOPQ, haciendo que sea uno de los trastornos endocrinos más comunes. No tiene cura.

Los andrógenos, un tipo de hormona sexual, son los responsables del desarrollo de las características típicas masculinas y también afectan al desarrollo del sistema nervioso central. Las mujeres con SOPQ tienen niveles elevados de andrógenos durante el embarazo por lo que los investigadores plantearon que pudiera tener algún papel en el desarrollo de un TEA.

Para este estudio epidemiológico los autores usaron las amplias bases de datos sobre salud de la población sueca, analizando todos los niños de edades entre 4 y 17 años que hubieran nacido en Suecia (años 1984 a 2007). Los investigadores usaron un registro anónimo donde todos los identificadores personales habían sido eliminados y detectaron 23.748 casos de TEA y 208.796 niños sin TEA, de las mismas edades, que actuaron como controles y que fueron emparejados por mes y año de nacimiento, sexo y región de nacimiento.

wt05.04Los resultados indicaban que un diagnóstico de SOPQ incrementaba el riesgo de tener un hijo con autismo un 59%. El riesgo era mayor (un incremento del 113%) entre las madres que además de SOPQ estaban obesas, una circunstancia común al SOPQ y que se relaciona con niveles aún más altos de andrógenos.

No sabemos qué mecanismos pueden establecer esa relación: puede ser que la exposición a los andrógenos sea la causa, o que algún factor genético influya en ambos condiciones, o que algún otro  problema metabólico, hay varios comunes en el SOPQ, sea el causante. Es demasiado pronto para hacer recomendaciones a las embarazadas con SOPQ pero es un primer paso es que puede facilitar una detección más temprana de TEA en los hijos de madres que tengan ese síndrome.

 

Para leer más:

  • Kosidou K, Dalman C, Widman L, Arver S, Lee BK, Magnusson C, Gardner RM (2015) Maternal polycystic ovary syndrome and the risk of autism spectrum disorders in the offspring: a population-based nationwide study in Sweden. Molec Psychiatry doi:10.1038/MP.2015.183