634faf0baf6a8ebc98c3f700046a761bJohn Broadus Watson (1878-1958), fundador de la escuela conductista, fue uno de los psicólogos más importantes del siglo XX. Como en todos los avances teóricos, sus ideas se fundamentaron en trabajos previos y, en concreto, la Psicología objetiva —la Psicología que insiste en estudiar solo aquellas cosas que pueden analizarse y medirse directamente— estaba bien desarrollada en Rusia antes del trabajo de Watson y los conductistas americanos.

Su infancia no fue nada fácil: su madre, Emma Watson, era una mujer devota y puritana que se oponía al alcohol, al tabaco y al baile, y su estricto adoctrinamiento del joven John hizo que, de rebote, éste tuviera una antipatía feroz contra todas las religiones y un miedo constante a la oscuridad pues su madre le había inculcado que el Diablo podría salir en cualquier momento de las sombras y arrastrarle al infierno. depression-family-3Su padre, blasfemo, alcohólico y mujeriego, abandonó a la familia cuando John tenía 13 años y no debía tener tanto miedo al demonio pues se fue a vivir con dos mujeres indias, algo que su hijo nunca le perdonó. Su madre, con objeto de que John pudiera progresar vendió la granja, su única propiedad, y se trasladaron a Greenville para que él tuviera la oportunidad de estudiar e ir a la universidad.

Tras graduarse dio clase en una escuela de pueblo de una sola habitación en donde ganaba 25 dólares al mes. Cuando su madre falleció, decidió seguir formándose y presentó solicitudes a las universidades de Princeton y Chicago. Cuando se enteró de que Princeton requería ser capaz de leer griego y latín, marchó a Chicago con un total de 50 dólares en el bolsillo. Encontró un trabajo de camarero y ganaba otros dos dólares a la semana encargándose de cuidar a las ratas del laboratorio, algo que tendría mucha importancia en su carrera pues le convirtió en un experimentalista. John_Broadus_WatsonSe graduó en 1903 con una tesis doctoral titulada Animal education: an experimental study on the psychical development of the white rat, correlated with the growth of its nervous system, uno de los primeros estudios que analiza el comportamiento de un animal de laboratorio y donde se sigue en paralelo la maduración anatómica del sistema nervioso y la capacidad de aprendizaje de la rata. Watson empezó a pensar que si eras capaz de entender los comportamientos de la rata sin que el roedor te contara sus pensamientos ni se tumbara en un diván ¿por qué no se podía hacer algo similar con los humanos?

Tras leer su tesis, la Universidad de Chicago le contrató como profesor ayudante para dar clase de Psicología animal y Psicología humana. Durante un examen, una alumna, Mary Ickes, que estaba «colada» por él, en vez de responder a las preguntas se dedicó a escribirle un largo poema de amor. Cuando Watson insistió en recoger la hoja de examen, Mary se la entregó ruborizada y salió corriendo. La poesía no debía ser tan mala porque la pareja se casó poco después.

En Chicago, Watson siguió publicando y consiguió cierta fama por lo que recibió una oferta de la Universidad Johns Hopkins, que le quintuplicaba el sueldo, pasando de 600 dólares al año a 3.000. Allí se convirtió en una especie de enfant terrible, una mezcla entre niño prodigio y revolucionario académico. Dos años después era director del pequeño Departamento de Psicología, que había conseguido desgajar del de Filosofía; pr0001poco más tarde se convertía en editor de Psychological Review, una de las grandes revistas de esta nueva ciencia y a los 36 años fue elegido presidente de la American Psychological Association, el más joven de la historia.

Frustrado por lo que el veía como la falta de rigor y objetividad de la Psicología de su época, Watson dio una serie de conferencias en la Universidad de Columbia que luego publicó como Psychology as the Behaviorist views it, un ensayo donde buscaba llevar el estudio del comportamiento a un marco científico que convirtiera las diferentes conductas en entidades observables y mensurables. La charla, donde Watson se definía como conductista, empezaba así:

La Psicología, tal como el conductista la ve es una rama experimental puramente objetiva de las ciencias naturales. Su objetivo teórico es la predicción y el control del comportamiento. La introspección no forma parte esencial de sus métodos ni el valor científico de sus datos depende de la facilidad con la que se prestan a la interpretación en términos de la consciencia. El conductista, en sus esfuerzos para conseguir un esquema unitario de la respuesta animal, no reconoce ninguna línea divisoria entre el hombre y el bruto. El comportamiento del hombre, con todo su refinamiento y complejidad, forma solo una parte del esquema total de investigación del conductista.

Watson era muy crítico con el énfasis de los psicoanalistas sobre la introspección y con su aproximación a las patologías mentales basada en las impresiones del paciente. Llamaba vuduísmo a las teorías de Freud y consideraba necesario un marco teórico basado en la observación del ser humano, en particular en su desarrollo infantil. En ese sentido, escribió al rector de Johns Hopkins:

No estaré satisfecho hasta que tenga un laboratorio en el que pueda criar niños desde el nacimiento hasta los tres o cuatro años bajo una observación continua.

German troops advance across open ground at Villers-Bretonneux during Germany's last major effort to secure victory on the Western Front.   (Photo by Hulton Archive/Getty Images)

German troops advance across open ground at Villers-Bretonneux during Germany’s last major effort to secure victory on the Western Front. (Photo by Hulton Archive/Getty Images)

Estos proyectos fueron interrumpidos por su llamada a filas a la I Guerra Mundial donde estuvo a punto de ser sometido a un consejo de guerra por insubordinación. En su autobiografía recordaba esa etapa con estas palabras: «Nunca había visto tal incompetencia, tal extravagancia, tal grupo de hombres inferiores y autoritarios». No parece que destacara por su espíritu militar.

A su vuelta retomó la investigación. Pensaba que muy pocas de las respuestas emocionales y conductuales estaban ya establecidas en el momento del nacimiento y que la gran mayoría se «construían» a través del condicionamiento en la primera infancia. Planteó —una frase, muy criticada, que se suele presentar truncada de su última sentencia— que con las técnicas de modificación de conducta se podría lograr cualquier objetivo actuando sobre una mente en formación:

Dame una docena de niños sanos, bien formados, para que los eduque, y yo me comprometo a elegir uno de ellos al azar y adiestrarlo para que se convierta en un especialista de cualquier tipo que yo pueda escoger —médico, abogado, artista, hombre de negocios e incluso mendigo o ladrón— prescindiendo de su talento, inclinaciones, tendencias, aptitudes, vocaciones y raza de sus antepasados. Voy más allá de mis hechos y lo admito pero así lo hacen también los que defienden lo contrario y lo han estado haciendo durante miles de años.

Watson fue también muy crítico con los psicólogos que no tenían en cuenta la neurobiología y escribió:

La mayoría de los psicólogos hablan, también, bastante volublemente sobre la formación de nuevas vías en el cerebro, como si existiera un grupo de pequeños sirvientes de Vulcano que corrieran a través del sistema nervioso con un martillo y cincel cavando nuevas trincheras y haciendo más profundas las viejas…

Décadas después se vería la plasticidad neuronal Y que las propias «trincheras» tenían una capacidad de reorganización y adaptación muy superior a lo que se estimaba en aquella época.neural-plasticity

Tras conocer los trabajos de Pavlov, Watson pensó que con los reflejos condicionados podría eliminar la subjetividad y las interpretaciones seudofilosóficas y convertir los estudios psicológicos en una verdadera ciencia. Para él, el reflejo condicionado era la «unidad» del comportamiento y todas las formas más complejas de comportamiento estaban, al final, compuestas, como las piezas de un juego de construcción, de estas unidades.

En un momento determinado, Watson decidió que tenía que llevar sus ideas a la práctica y puso en marcha junto a una joven estudiante de doctorado llamada Rosalie Rayner, uno de los experimentos de peor fama de la historia de la Psicología: el del pequeño Albert. El objetivo general era comprobar si se podía generar una emoción fuerte de novo para lo que decidieron generar una fobia condicionada en un niño de nueve meses que no tenía miedo previo al agente causal y que era emocionalmente estable. El trabajo buscaba respuestas a tres interrogantes:

  1. ¿Puede condicionarse a un niño para que sienta un temor que antes no sentía?
  2. ¿Se transferirá tal miedo a otros animales u objetos inanimados?
  3. ¿Cuánto persistirá ese condicionamiento?

Albert B. era un niño de 9 meses criado en el hospital donde su madre trabajaba de nodriza. Era común en la época que muchas de ellas llevaran sus hijos a las clínicas donde trabajaban alimentando en esa época pre-biberón a los bebés allí internados, primero por no dejarlos solos en casa y segundo porque también tenían que darles a ellos el pecho a sus horas.

Lo primero que hicieron Watson y Rayner fue establecer el nivel basal emocional de Albert. Para ello le expusieron a una serie de estímulos novedosos entre los que había animales vivos, máscaras, algodón, lana, un periódico quemado y otros estímulos. El-pequeño-Albert-1El niño no mostró miedo a ninguno. Entonces colocaron a Albert en un colchón situado en una mesa, pusieron a su lado una rata albina de laboratorio y le dejaron jugar con ella. Al poco tiempo, el niño intentaba cogerla. A continuación, colocaron una barra de hierro detrás del niño y cuando acercaba su mano a la rata, golpeaban el metal con un martillo. El pequeño Albert se asustaba con el ruido y empezaba a llorar. Tras siete repeticiones, probaron a ponerle solo la rata y mostraba claras señales de miedo, se negaba a acercarse a la rata y quería irse de allí. También vieron que la sensación de terror se generalizaba a otros animales y objetos que tuvieran pelo incluyendo un perro, un conejo, algodón en rama, el abrigo de piel de foca de Rosalie y al propio Watson disfrazado con una máscara barbuda de Santa Claus. image3Con respecto a la persistencia del condicionamiento, las respuestas se mantuvieron durante un mes, momento en el cual la madre de Albert se llevó al niño. Watson no hizo ningún intento de deshacer el condicionamiento y declaró que era muy probable que el miedo «se mantuviese indefinidamente».

Watson y Rayner especularon cómo interpretarían los discípulos de Freud los miedos de Albert si llegaba a psicoanalizarse:

De aquí en veinte años los freudianos, a menos que sus hipótesis cambien, cuando empiecen a analizar el miedo de Albert a un abrigo de piel de foca —suponiendo que vaya a que le analicen a esa edad— probablemente sacarán de él el relato de un sueño sobre el que su análisis demostrará que cuando Albert tenía tres años intentó jugar con el vello púbico de su madre y fue reprendido violentamente… Si el analista ha preparado suficientemente a Albert para aceptar ese sueño como una explicación para sus tendencias de rechazo y el analista tiene la autoridad y la personalidad para imponerlo, Albert puede quedar totalmente convencido que el sueño fue la verdadera revelación de los factores que le han causado ese miedo.

Aunque el experimento tenía graves problemas de diseño y nunca se ha vuelto a repetir, se considera un clásico de la historia de la Psicología. Para muchos, los datos de Watson y Rayner entran en la categoría de resultados «interesantes pero ininterpretables» y el experimento del pequeño Albert tuvo una derivada inesperada: Watson inició una relación con Rosalie Rayner. El escándalo saltó a la prensa, Rayner era de una de las familias más poderosas de Baltimore y la Universidad Johns Hopkins le pidió a Watson que dejara su puesto. 3041-2Los dos abandonaron la universidad y se casaron poco después. En vez de artículos académicos, Watson empezó a publicar en revistas populares como Cosmopolitan y Harper’s y a salir en distintos programas de radio, lo que le dio notoriedad aunque él lo hacía por la difícil situación económica que estaba pasando. Gracias a los contactos de un colega, empezó a trabajar en la agencia de publicidad J. Walter Thompson. Aprendió sobre el negocio de los anuncios desde la base, incluyendo una experiencia como vendedor de zapatos en unos grandes almacenes. En dos años ascendió a la vicepresidencia de la empresa con un salario y beneficios que multiplicaba por mucho su buen sueldo de la universidad —sería equivalente a un millón de dólares al año actuales— y abrió a los psicólogos una importante salida laboral: entender porqué elegimos un producto ya sea un candidato electoral o una marca de champú.

Rayner y Watson tuvieron dos hijos, William (1921) y James (1924) —probablemente un homenaje a su admirado William James— que criaron de acuerdo a los principios del conductismo. Según Watson, mostrar afecto a los niños les generaba una dependencia de los padres que iba en detrimento de su independencia al ir creciendo, así que ni William ni James fueron besados o mimados. En vez de eso, eran tratados como pequeños adultos, animados a estar a gusto ellos solos, a practicar sus propios hobbies y enviados desde muy pequeños a campamentos y clubs de fin de semana.

En el libro The Psychological Care of Infant and Child se animaba a las madres a criar a los hijos bajo estos principios y a no malcriarles con muestras de cariño. En el capítulo titulado Too Much Mother Love (Demasiado Amor maternal) se decía

Cuando tengas tentaciones de besuquear a tu hijo recuerda que el amor materno es un instrumento peligroso. Un instrumento que puede infligir una herida que nunca cicatrice, una herida que puede hacer que la infancia sea infeliz y la adolescencia una pesadilla, un instrumento que puede arruinar la vocación futura de tu hijo o hija o sus posibilidades de felicidad marital.

Rayner murió de disentería tras haber tomado fruta estropeada. dr-sears-watson-clay-moldingWatson nunca se volvió a casar y cayó en la bebida. Los dos hijos intentaron suicidarse y William lo hizo. Según, James, el otro hijo:

Creo honestamente que los principios que mi padre defendía como conductista erosionaron la habilidad de Bill y la mía para manejar con eficacia las emociones humanas, y cuando fuimos mayores, nos minó la autoestima, contribuyendo finalmente a la muerte de Bill y a mi propia crisis. Trágicamente, la antítesis de lo que mi padre esperaba al practicar estas filosofías.

El pequeño Albert fue localizado 2014 e identificado como Albert Barger, aunque ya había fallecida. Su sobrina contó a los investigadores que al supuesto Albert no le gustaban los animales y en particular tenía un miedo atroz a los perros. Una casualidad o quizá un condicionamiento que le duró toda la vida.

 

Para leer más:

  • Powell RA, Digdon N, Harris B, Smithson C (2014) Correcting the record on Watson, Rayner, and Little Albert: Albert Barger as “psychology’s lost boy”. Am Psychol 69(6): 600-611.
  • Smirle C (2013) Rosalie Rayner. http://www.feministvoices.com/rosalie-rayner/
  • http://pages.jh.edu/~jhumag/0400web/35.html