Ben5kN0CEAARQB6Los mapas se han usado como herramienta propagandística en la guerra y en la paz. Tras el golpe militar de 1926, António de Oliveira Salazar fue designado ministro de Finanzas en 1928 y en 1932, primer ministro de Portugal. Así empezó el llamado Estado Novo, la institucionalización de una dictadura de partido único, la Unión Nacional, con un fuerte intervencionismo económico, una estructura seudoparlamentaria, una ideología que ha sido definida como un fascismo clerical y un profundo nacionalismo y ruralismo. Durante la dictadura salazarista, Portugal mantenía aún un importante imperio colonial en África y, en mucha menor medida, en Asia. Angola, Cabo Verde, Guinea Bisáu, Príncipe y Santo Tomé, Mozambique, Timor, Macao y algunas regiones de la India (Goa, Damán y Diu) eran colonias portuguesas.

En la década de 1940 Portugal, que se mantuvo neutral durante la II Guerra Mundial, publicó este mapa titulado Portugal não é um país pequeno (Portugal no es un país pequeño). En el mapa, los contornos de las colonias portuguesas eran superpuestos sobre el territorio europeo mostrando didácticamente que Portugal, con sus provincias ultramarinas, era un país grande. En la leyenda del mapa se incluía el área total de los territorios portugueses (2.168.000 km2) y se le comparaba con las superficies de Alemania, Inglaterra, España, Francia e Italia juntas (2.096.000 km2), llevando a la conclusión implícita de que Portugal y su imperio colonial era más grande que la suma de los cinco países europeos importantes.

Portugal-não-é-um-país-pequeno

La propaganda, en particular en los regímenes dictatoriales intenta convencer a la población de que el suyo es un gran país, que está bien y va cada vez va a mejor, que ese progreso es mérito fundamental de sus gobernantes y que las libertades suprimidas son una cosa menor frente a la seguridad económica o al supuesto reconocimiento internacional del país.

El autor del mapa fue Henrique Galvão, militar y administrador colonial, gobernador de una provincia angolana y un fervoroso salazarista. Sin embargo, quizá por lo que vio en África o porque sus expectativas no fueron satisfechas, se convirtió en un opositor al régimen. En 1961, como forma de enfrentarse a la dictadura y llamar la atención a los medios internacionales secuestró un barco que cubría la ruta entre Portugal y Estados Unidos, el Santa María.  Perseguido por la marina estadounidense terminó su fuga en Recife (Brasil) donde pidió asilo político.

El 19 de diciembre de 1961, las tropas de la India invadieron las colonias portuguesas y ese mismo año estalló la guerra en Angola. A eso le siguieron Cabo Verde, Guinea Bisáu y en 1964, Mozambique. Estos conflictos bélicos fueron denominados en Portugal las guerras ultramarinas y en los países afectados, las guerras de liberación. La sangría económica y de vidas, y la propia dictadura de Salazar terminaron con la llamada Revolución de los Claveles, en la que los militares, cansados de luchar en unas guerras en las que no creían, derribaron el régimen de Salazar en abril de 1974.

El mapa de tuvo su respuesta años después —en 2012— por un artista, Paulo Moreira. Moreira presentó en una exposición una obra titulada Angola is not a Small Country (Angola no es un país pequeño) donde sobre la silueta del mapa de Angola se colocaba repetidas veces la silueta de Portugal y sus islas, denunciando de esta manera la manipulación cartográfica del Estado Novo. La leyenda incluía la superficie parcial y total de las distintas provincias angoleñas (1.246.700 km2) frente a la superficie de Portugal, Madeira y las Azores (92.098 km2).

4f042ad6-7d00-4909-81b4-1b60ae781009

 

Para leer más: