53399Título: Yo, mono
Autor: Pablo Herreros
Editorial: Destino, Barcelona, 2014
Número de páginas: 264
ISBN: 9788423347797
Precio: 18.00 €
Frans de Waal, el famoso primatólogo, escribió en una ocasión «Si miras de frente y en profundidad en los ojos de un chimpancé, una personalidad autoafirmada e inteligente nos mira de vuelta. Si ellos son animales, ¿qué somos nosotros?» Pablo Herreros Ubalde, sociólogo y antropólogo, es el De Waal español y lo digo como el mayor elogio que puedo imaginar. Los dos escriben de temas importantes, los dos escriben sencillo y claro, los dos tienen un toque de humor y momentos poéticos. Con sus libros han conseguido ir cambiando nuestra imagen de nuestros parientes más cercanos, los grandes simios, uniendo al ser humano con el resto de la Naturaleza y mostrando cuánto similar a nosotros hay en nuestros primos peludos.

«Yo, mono» hay que decirlo con rotundidad es un magnífico libro, una obra con muchas referencias actuales (Nicolás Sarkozy o Rocco Siffredi) y que nos hace reflexionar porque va del mono al humano y del humano al mono. Eso es lo que le hace tan interesante y tan atrayente porque no solo nos está descubriendo muchas cosas sobre el mundo de bonobos, gorilas, chimpancés y orangutanes, sobre todo nos está hablando de nosotros mismos, esos primates que nos creemos tan especiales y tan únicos, y somos capaces del altruismo más generoso y la crueldad más atroz exactamente igual que estos parientes nuestros con más pelaje pero aún más llevado al extremo. Será por eso que De Wall nos llama «los monos bipolares». Ojalá que todos los lectores de De Waal exploren el trabajo de Herreros y todos los de Herreros continúen con las sugerentes obras de De Waal.

Por último, un mensaje de felicitación a Destino. Con obras como «Yo, mono» o «Comer sin miedo» de JM Mulet está demostrando que se puede publicar divulgación científica de calidad y vender libros, algo importante en este país donde tanta gente cree que convivimos con los dinosaurios, que el Sol gira alrededor de la Tierra y que la homeopatía o el horóscopo valen para algo. ¡Si los monos se enteran no van a parar de reírse!