milagro2Autor: Fernando del Rincón
Cronología: Circa 1500
Título: Milagros de los santos médicos Cosme y Damián [P02549]
Óleo sobre tabla (188 cm x 155 cm) 
Escuela española

Fernando del Rincón de Figueroa o Hernando del Rincón de Figueroa es un pintor español, representante del primer Renacimiento. Nació posiblemente en Guadalajara hacia 1460. Se sabe que hacia 1491 vivía en Guadalajara, casado con Catalina Vázquez, la hija de Lorenzo Vázquez de Segovia, el arquitecto de los Mendoza con el que se inicia el renacimiento en Castilla.  El mismo año de 1491 firma un contrato con Martín Bernat, pintor vecino de

Zaragoza, en el que se califica a Rincón de “stranchero” y en el que se especifica que, en las obras que contraten los dos, aunque sean a medias, Rincón debe cobrar más, porque “no tiene su abitación en el regno de Aragón”. En 1499 se encargó junto con Juan de Borgoña y otros pintores del dorado y policromado del retablo mayor de la catedral de Toledo y a partir de 1503 está documentada su participación en la realización de diversos retablos en iglesias de las diócesis de Toledo y Sigüenza. El 13 de mayo de 1514, según escrito que se conserva en Simancas (Libros de Cámara, lib. 31, fol. 323)  se convierte en pintor de cámara de Fernando el Católico, en sustitución de Francisco Chacón.  El rey indica “por la presente vos recibo y tomo por mi pintor para que vos sean guardadas todas las honras, gracias, mercedes, franquezas, que por razón del dicho oficio vos deben ser guardadas”

Jusepe Martínez habla de él mencionando su calidad como retratista en estos términos: “…en particular salió uno que en retratos fue singularíssimo, llamado Rincón. Unos dicen que fue portugués: otros, castellano. Sea de donde fuere, fue gran pintor. Sus cabezas son oy mui estimadas.

 Fernando del Rincón de FigueroaMilagros de los santos médicos Cosme y Damián Cronología. Ca. 1500 Óleo sobre tabla (188 cm x 155 cm) [P02549] Procedencia: San Francisco el Fuerte, Guadalajara; depositado por el Ministerio de la Guerra en el Museo del Prado, 1933.Fernando del Rincón de Figueroa

 
Procedencia: San Francisco el Fuerte, Guadalajara; depositado por el Ministerio de la Guerra en el Museo del Prado, 1933.

En El Prado se conserva también su retrato de Francisco Fernández de Córdoba y Mendoza, hijo del conde de Cabra, 300px-Fernando_rinconde hacia 1520 cuyo aspecto de “abúlico adolescente enfermizo está llevada a la tabla con evidente maestría” y se le atribuye esta obra, “Los Milagros de los Santos médicos Cosme y Damián”, procedente del Monasterio de San Francisco de Guadalajara.

Julia López Campuzano la describe así:

“Se trata de una obra con mayor complicación compositiva, debido […] a los dos milagros representados en el cuadro: el injerto de la pierna del ‘moro’ al sacristán, que ocupa la mayor parte de la escena, y el milagro de la resurrección del aldeano al que por su boca se le había introducido una serpiente mientras dormía, figura que aparece situada en el ángulo inferior izquierdo de la tabla, y sin relación con la escena principal. El milagro del injerto de la pierna al sacristán, parece ajustarse al relato de La Leyenda Dorada, ya que el enfermo, aunque incorporado en el lecho, parece dormido. En el primer plano el pintor ha dispuesto sobre el suelo y paralelamente al espectador, el cuerpo del negro difunto, envuelto en un sudario blanco, junto al que se ha colocado la pierna de color claro y llagada del hombre al que se ha realizado el trasplante. Junto a la cabeza del cadáver se sitúa uno de los santos médicos, San Cosme de pie, portando en sus manos una cajita con compartimentos y una espátula. La cama del enfermo se dispone ligeramente escorzada para proporcionar espacio a este santo, al mismo tiempo que se pretende dar sensación de profundidad. Del otro lado del lecho se encuentra San Damián, sujetando la pierna de color negro con su mano izquierda y bendiciendo la unión con su derecha […]. También aquí preside la Virgen con el Niño […]. Dos muebles con hornacinas en la parte superior, que contienen una serie de bustos, se disponen escorzados a ambos lados de la estancia y ayudan a construir un espacio que se nos muestra bastante agobiado. La colcha con brocados de oro, el tapiz, e incluso las túnicas de los Santos Cosme y Damián reflejan todavía la tradición gótico-mudejarista española”.

S. Cosme y DamianCosme y Damián eran dos hermanos gemelos, nacidos en el siglo III d. C. e hijos de padres cristianos. La leyenda dice que nacieron en algún lugar de Cilicia y se trasladaron a vivir a Ayas, un puerto en la provincia romana de  Siria. Según Jacobo de la Vorágine, “los dos se dedicaron al arte de la medicina y, ayudados por el Espíritu Santo, adquirieron tal habilidad y competencia en el desempeño de su profesión, que lograban curar de sus dolencias, fuesen estas la que fuesen, no solo a las personas sino también a los animales” Tuvieron un gran reconocimiento popular y atrajeron a muchas personas a la fe cristiana. En la persecución de Diocleciano, los dos gemelos y sus tres hermanos pequeños, Antimo, Leoncio y Euprepio, fueron capturados, torturados, condenados, crucificados, apedreados, asaeteados y, finalmente, decapitados. Después de muertos también obraron milagros, contándose entre los más famosos la presencia de un camello en su entierro para explicar a los allí reunidos cómo enterrarlos y el trasplante de una pierna que es el motivo principal del cuadro. Al poco de su muerte se erigieron distintos templos en su memoria y el Papa Félix IV mandó construir una basílica en el Foro de Vespasiano de Roma en honor de los dos santos.

Según cuenta la Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine, el diácono Justiniano, que trabajaba en dicha  basílica se hallaba al borde de la muerte debido a una grave isquemia en una de sus piernas, quizá causada por un ergotismo (en otros casos se dice que era un cáncer que le había corroído la carne de la extremidad) El diácono rezó a los santos implorando su curación. En un sueño se le aparecieron Cosme y Damián al lado de su cama, portando instrumental quirúrgico (cuchillos, ungüentos) y vistiendo una túnica y una capa. Amputaron entonces la pierna enferma al diácono y Cosme preguntó a su hermano “¿Qué hacemos ahora?” Damián le respondió: “en el día de hoy ha muerto un hombre moro (etíope en otras versiones) y ha sido enterrado en el cementerio de San Pedro ad Vincula. Podemos usar una de sus piernas pues ya no la necesita”. Así lo hicieron, cortaron la pierna del difunto y la unieron al muñón del diácono utilizando uno de sus ungüentos.

Al despertar, Justiniano sintió que había recobrado fuerza y salud. Recordó el sueño y al mirarse la pierna, vio que estaba sana y sin rastro alguno de enfermedad aunque –lo más llamativo- era negra. El asombrado diácono acudió al cementerio donde con la ayuda de varias personas curiosas abrieron la tumba y hallaron el cuerpo de un hombre negro sin una pierna y a su lado la pierna enferma del diácono. Fueron así testigos –fin de la historia— de este milagro. 00_Villoldo_San Cosme y San Damian-MNEEsta versión es más políticamente correcta que otras, ampliamente representada en obras de arte, donde el moro o etíope está tumbado en el suelo al lado de la cama del enfermo y parece ser un donante en vida, quizá no muy voluntario.

En el cuadro vemos que el paciente tenía la pierna con numerosas llagas y se la han cambiado por la del involuntario donante. Mientras uno de los dos hermanos sostiene la pierna recién transplantada, el otro prepara un ungüento. El paciente parece profundamente dormido y sostiene en la mano una rama que puede ser algún remedio anestésico. La escena tiene lugar en un marco renacentista con un cuadro circular de la virgen y un paisaje arquitectónico en segundo plano. A la derecha se ve otro milagro, donde un hombre, gracias a la intercesión de los dos santos expulsa por la boca una serpiente que se había tragado.

Los dos santos fueron considerados los patrones de la Medicina y encabezaron el grupo de santos sanadores, aquellos a los que se invocaba para la curación de distintas enfermedades, como san Roque para las llagas, santa Apolonia para los dolores de muelas, san Antonio para el ergotismo, san Blas para el dolor de garganta, santa Águeda para las enfermedades de la mama y santa Lucía para los problemas de la vista.

El milagro de San Cosme y San Damián se englobaría en lo que actualmente llamamos trasplante de tejidos compuestos, que son todavía experimentales y que engloban los trasplantes de manos, brazos, cara o piernas. Un trasplante de tejido compuesto lleva normalmente piel, músculo, tendones, nervios y vasos sanguíneos de otro humano. En ocasiones incluyen también huesos, cartílago o glándulas salivares. Si la conexión de los nervios es adecuada, el sistema nervioso central se hace cargo de los nuevos tejidos que se incorporan a la vida cotidiana del paciente. Así, en los trasplantes de cara dos años después de la operación los pacientes pueden comer, beber y hablar gracias a la fusión progresiva e integración funcional entre los músculos trasplantados y el sistema nervioso propio.

Los trasplantes de tejidos complejos tienen la dificultad enorme de la operación y también que el índice de rechazo agudo es muy alto por lo que los receptores necesitan ser estabilizados con un fuerte tratamiento con fármacos inmunodepresores. Posteriormente se forma lo que se denomina un tejido quimérico entre el tejido nativo y el trasplantado que se van entremezclando, lo que  ayuda a que gradualmente el cuerpo acepte el material nuevo como propio y se pueda ir rebajando la medicación anti-rechazo.

above_elbow_transplantLas dos áreas más activas son las reconstrucciones faciales y los trasplantes de extremidades como la que se muestra en el cuadro de Rincón de Figueroa. Las reconstrucciones faciales se usan en pacientes que han perdido partes importantes de su rostro tras causas como quemaduras masivas, resecciones de cánceres de cabeza o cuello, malformaciones congénitas como las que causa la fibromatosis o traumas. El trasplante puede ser la mejor opción para reconstruir estructuras con tejidos especializados como los labios, la nariz o los párpados. Los pacientes con grandes quemaduras o con trauma tienen la ventaja de ser en general personas sanas mientras que los afectados por cánceres tienen el problema de que el tratamiento inmunodepresor favorece la recurrencia de cánceres primarios malignos y aumentan también la incidencia de tumores malignos secundarios como los de piel o los linfomas.

Los pacientes que van a recibir un trasplante complejo deben someterse a una evaluación psiquiátrica para asegurar que tienen la estabilidad mental para sobrellevar el trasplante, la fase de recuperación y de mantenimiento. Tienen que entender los riesgos y beneficios de la cirugía y tener suficiente fuerza mental y apoyo para someterse a todo el proceso. See-World-039-s-First-Face-Transplant-Two-Years-After-2El primer trasplante de rostro fue realizado en noviembre de 2005 en Isabelle Dinoire, una francesa que había sido terriblemente desfigurada tras ser atacada por un perro. El segundo se realizó en un hombre chino cuya cara había sufrido masivos estragos por la zarpa de un oso y el tercero fue otro francés cuyo rostro estaba deformado por el crecimiento masivo de un tumor durante años. 

Este tercer trasplante, realizado en enero de 2007, tenía el triple en extensión del realizado en Dinoire y era por un tumor de gran tamaño que había infiltrado y desfigurado el rostro del paciente causando una parálisis completa en un lado del rostro y una parálisis parcial en el otro. Este tumor estaba causado por una neurofibromatosis de tipo I, una de las posibilidades presentadas para el caso de John Merrick, el “Hombre Elefante”. En este caso la enorme deformidad era más el resultado de un crecimiento anómalo del tejido sano que de un auténtico tumor por lo que la separación entre tejido sano y tejido aberrante no era nítida. En este caso extrajeron la parte inferior del rostro, incluyendo músculos y nervios y la reemplazaron por una región similar de un donante. Durante los primeros tres meses, el paciente no pudo mover su cara, pero poco a poco fue recuperando movilidad (nervios motores) y sensibilidad (nervios sensitivos). Pudo cerrar su boca completamente, hablar y comer pero el cirujano que le operó, Laurent Lantieri, comentaba que tenía problemas para sonreír porque la disposición de los músculos no era perfecta y la sonrisa implica una coordinación neuromuscular muy compleja. El paciente recuperó la habilidad para guiñar el ojo, algo que había perdido los últimos diez años y empezó a aparecer en sus sueños con el rostro nuevo en vez de con el que había tenido anteriormente. Finalmente, pudo recuperar gran parte de su vida incluyendo su trabajo como contable.

Se temía las consecuencias psicológicas de recibir partes faciales de otras personas y modificar significativamente la apariencia propia. Pero eso quedó solventado tras las declaraciones de la primera trasplantada de rostro, Dinoire cuando contaba que podía hablar, beber sin que se le cayera el líquido, comer normalmente, sonreír, gesticular, besar y hacer prácticamente de todo. Cuando le preguntaron sobre los posibles problemas psicológicos, Dinoire lo negó, mostró su alegría y contestó “me devolvió una identidad porque sin una cara, yo no era nadie”.

l_1808027cEn 2011, Brenda Charett Jensen de Modesto, California recibió el primer trasplante de laringe, tiroides y tráquea. Se reconectaron numerosos nervios, incluida la inervación de las cuerdas vocales, lo que permitió a esta mujer de 52 años volver a hablar después de 11 años. Ella declaró a la prensa “Es un milagro. Hablo, hablo,  y hablo, tanto que mi familia y mis amigos están asombrados” No sabemos si con asombrados querían decir hartos y echando de menos cuando era muda. Pero ya en serio es sin duda una alegría enorme para la paciente y sus seres queridos y curiosamente, el sonido de su voz era el suyo y no el del donante de la caja vocal.

La causa de la discapacidad de Jensen fue un problema surgido durante una operación en el que se bloquearon sus vías respiratorias. El colapso hizo que la laringe dejara de funcionar y durante esos años se tuvo que comunicar con un sintetizador de voz, un aparato que imita el sonido humano. Puesto que ese bloqueo le generó también problemas para respirar normalmente se le tuvo que hacer una traqueotomía e insertarle un tubo para respirar a través de una abertura en la garganta. Tras la operación se confiaba que con la nueva tráquea podría recuperar la función respiratoria normal. El tiroides se trasplantó también porque era necesario para una correcta irrigación sanguínea de la laringe. En la operación se empalmaron numerosos vasos sanguíneos pero también cinco nervios mayores para maximizar el control voluntario sobre los músculos del trasplante.

El milagro de San Cosme y San Damián fue en cierto modo superado por el médico español Pedro Cavadas. El once de julio de 2011 Cavadas y alrededor de cincuenta colegas realizaron en el Hospital de La Fe en Valencia el primer trasplante de las dos piernas a un hombre que había perdido las suyas en un accidente de tráfico. imagesLa operación duró 13 horas y como en los demás casos muchos de los empalmes de vasos sanguíneos y nervios se hicieron bajo el microscopio. En el caso de los nervios, el nervio seccionado del donante va degenerando pero sirve de guía para el crecimiento de los nervios propios del receptor.

Normalmente un trasplante de pierna no es una opción muy recomendable porque hay prótesis magníficas que permiten una buena funcionalidad y el trasplante exige el tratamiento inmunodepresor pero el hombre que había perdido estas piernas habían sido amputadas muy cerca del torso por lo que había muy poco tejido para fijar una pierna artificial. La Organización Nacional de Trasplantes revisó, como en todos los casos, las características del receptor y dio el visto bueno a la operación como prácticamente la única opción. La estimación de Cavadas era que pudiera mover las rodillas en unas pocas semanas y empezar a caminar en seis o siete meses. Además, hizo falta un intenso trabajo de fisioterapia para ir recuperando el control y la funcionalidad de ambas piernas. Desgraciadamente, dos años después, en junio del 2013 hubo que amputar las dos piernas al paciente trasplantado por una complicación provocada por una enfermedad distinta al trasplante.  Para tratar esa segunda enfermedad, cuya naturaleza no se hizo pública, era necesario dejar de tomar la medicación inmunosupresora ya que esos fármacos dificultaban el proceso. article-2013796-0CFB4D4100000578-517_468x304Según el hospital, el protocolo de actuación indica que si el órgano trasplantado no es vital “debe extraerse del paciente para poder proporcionar tratamiento sobre la enfermedad que es la que presenta mayor gravedad y urgencia”. También falleció en 2013, el primer trasplantado de cara con lengua y mandíbula incluidas del mundo, una operación también realizada por Pedro Cavadas en agosto de 2009 a causa de una enfermedad previa y ajena a este trasplante.

El gran reconocimiento popular que tuvieron Cosme y Damián se debió, al parecer, a que ejercían la medicina y la cirugía sin pedir una remuneración a cambio, por lo que atendieron a  gran cantidad de pobres y excluidos en su provincia del Imperio Romano. Pedro Cavadas era, según sus palabras, el prototipo de cirujano rico y ambicioso. Sin embargo, la muerte de un hermano y sus estancias en África le llevaron a cambiar de vida y a crear la Fundación Pedro Cavadas, organización sin ánimo de lucro que se dedica a la cirugía reconstructiva en África. La misión de la Fundación es, según sus propias palabras, ayudar a aquellos que no pueden elegir y a la vez devolver aquello que nos ha sido dado.

 

Para leer más:

  • Coghlan, A. (2008) Two more face transplant triumphs. New Scientist 22 de agosto. http://www.newscientist.com/article/dn14579-two-more-face-transplant-triumphs.html
  • Lafuente Ferrari E. (1987) Breve historia de la pintura española. I. Akal, Torrejón de Ardoz (Madrid)
  • Lantieri L, Meningaud JP, Grimbert P, Bellivier F, Lefaucheur JP, Ortonne N, Benjoar MD, Lang P, Wolkenstein P. (2008) Repair of the lower and middle parts of the face by composite tissue allotransplantation in a patient with massive plexiform neurofibroma: a 1-year follow-up study. Lancet. 372(9639): 639-645.
  • Martínez J. (2008) Discursos practicables del nobilísimo arte de la pintura. (Edición, introducción y notas de María Elena Manrique Ara). Prensas Universitarias de Zaragoza, Zaragoza.
  • Palafox D, R Rodríguez Romo, LF Valdés Corona, J.R Oropeza. (2011) El milagro de San Cosme y San Damián: El comienzo del trasplante de tejido compuesto. Cir Plast 21(2): 111-114. http://www.medigraphic.com/pdfs/cplast/cp-2011/cp112h.pdf
  • Vorágine S de la (2004) La Leyenda Dorada. Alianza Forma, Madrid. vol. 2, pp. 615-618.
  • Entrevista a Pedro Cavadas en La 2 noticias. http://www.youtube.com/watch?v=jnjs7W3yEk8&eurl=http%3A%2F%2Fwww.sanacionysalud.com%2Fcgi-bin%2FBlah%2FBlah.pl%3Fm-1240921886%2F&feature=player_embedded
  • http://www.museodelprado.es/enciclopedia/enciclopedia-on-line/voz/rincon-de-figueroa-fernando-del/
  • http://tiempoparalamemoria.blogspot.com.es/2010/06/el-milagro-del-trasplante-de-piernas.html