El pasado jueves he recogido el premio Enrique Ferrán convocado por la revista de cultura y pensamiento El Ciervo, una revista barcelonesa con una prestigiosa trayectoria humanista de ya más de sesenta años. Me honra unirme así a una historia larga y fecunda de tolerancia, respeto y compromiso y haber podido disfrutar de la hospitalidad, delicadeza, inteligencia y elegancia de un grupo ejemplar en lo profesional y en lo humano. Ellos, los de El Ciervo, siempre han sido de tender puentes, no de romperlos y por eso nos hacen tanta falta, en todas partes, gentes como ellos.

Puedes leer aquí el artículo premiado titulado “El primer día” que quisiera dedicar a maestros y profesores.

En este enlace puedes leer mis palabras en la recogida del galardón.

Gràcies, amics!