Cuando nos crearon,

las manos del dios ya estaban

cansadas.

Por eso, somos frágiles y mortales, y amamos

para rescatar lo que en el dios fue

sueño.

Alberto da Costa e Silva