INNOVADORES_1_Estudiar en una buena universidad en Estados Unidos es algo costoso. Los gastos de matrícula y alojamiento en el campus superan frecuentemente los 40.000 euros anuales. Muchas familias comprometen todos sus ahorros para dar una educación de calidad a los hijos y también es frecuente que los estudiantes terminen con una enorme deuda que lastra su futuro durante bastantes años. Por todo ello, hay quien se empieza a plantear si es realmente imprescindible, si merece la pena una formación universitaria.

En este debate,  un argumento utilizado por los críticos de la Universidad es que algunas de las mayores fortunas del país, fundadores de empresas muy admiradas, con niveles punta de tecnología y éxito mundial no terminaron sus estudios universitarios. Bill Gates, uno de los dos creadores de Microsoft y el segundo hombre más rico del mundo, abandonó Harvard tras dos años. Larry Ellison, el fundador de Oracle, otra compañía tecnológica especializada en software y quinto hombre más rico del mundo,  primero abandonó la Universidad de Illinois y luego abandonó la Universidad de Chicago, antes de entrar en el mundo de la empresa. Quizá el ejecutivo más admirado en los Estados Unidos, Steve Jobs, fundador de Apple y Pixar, multimillonario también, dejó la universidad sin llegar a terminar nada. Mark Zuckerberg, creador de Facebook  y en los listados de fortunas entre el 20 y el 30, dejó Harvard, donde desarrolló su idea como muestra la película “La Red Social” , tras solo un año de estudios. En España existen también ejemplos de grandes emprendedores y empresarios sin formación universitaria. En Salamanca, José Hidalgo, fundador de Halcón Viajes o Mariano Rodríguez, del grupo MRS son dos ejemplos bien conocidos.

El clima para el emprendedor y la innovación, aunque está mejorando sensiblemente, no tiene nada que ver con el de Estados Unidos.  Un emprendedor trabajador e inteligente español normalmente acabará en la universidad. Nuestro reto es crear un ambiente donde esa personalidad florezca y no se marchite, donde se le proporcionen conocimientos, herramientas, aptitudes e impulso para conseguir alcanzar el desarrollo de todo su potencial. Para que no pierda la ilusión ni su sueño se convierta en ser funcionario o empleado de un banco, para que siga dispuesto a intentar convertir sus sueños en realidad y al hacerlo, mejorar nuestro país.

El nuevo héroe americano es el innovador, el que lucha contra cualquier adversidad para crear una empresa, convertir una idea en una realidad y comercializarla. La imagen del éxito, el referente social en Estados Unidos es Steve Jobs, presentando una maravilla tecnológica tras otra: el Macintosh, el ipod, el iphone, el ipad,… En España, ese referente social, la imagen del éxito, es Belén Esteban.