Después de bastantes años  haciendo Ciencia, explicando Ciencia, viviendo Ciencia  y de conocer a muchos científicos, entre ellos un buen puñado de premios Nobel, llego a la siguiente conclusión: los mejores científicos son humildes, respetuosos, cercanos, abiertos, divertidos. Las primadonnas suelen ser científicos de medio pelo, preocupados por la apariencia, por su estatus, por elevarse sobre sus colegas aunque sea pisando unas cabezas. La gente más brillante en Ciencia no considera su actividad como un trabajo de 8 a 3, ni siquiera de 8 a 8, lo considera una forma de vivir, de enfocar el mundo, de vivir una existencia plena y congruente. Los mejores científicos son celosos de su tiempo, lo más valioso que tienen, pero suelen considerar que dedicarlo a atender a un joven estudiante es una de las formas más importantes, más nobles y más necesarias de emplearlo. Y si hay una cosa que destaca en muchos, junto al interés por la música, es el buen humor. Un ejemplo excepcional es Richard Feynman.

La siguiente reseña se publica en el número de septiembre del boletín de recomendaciones Vaso de Leche

Autor: Richard P. Feynman

Título: ¿Está Ud. de broma, Sr. Feynman?

Editorial: Alianza

Richard P. Feynman es uno de los físicos teóricos más brillantes del siglo XX, especialista en electromecánica cuántica. Este libro es una biografía sui generis, donde cuenta cosas de su infancia cuando reparaba radios pensando, de su experiencia en Los Álamos trabajando en el proyecto Manhattan, la creación de la bomba atómica e intentaba reventar las cajas fuertes de sus compañeros, de su experiencia como percusionista en una escuela de samba brasileña, de sus encuentros con físicos como Einstein, Von Neumann y Pauli, con apostadores profesionales de Las Vegas como Nick el Griego y con algunas chicas de club de alterne, entre otros. Feynman es quizá el único caso de persona que fue declarado deficiente mental por el ejército norteamericano y ganó luego el Premio Nobel de Física en 1965.

Si a pesar de estas líneas, todavía no te apetece leer el libro, es que claramente no es para ti.