Es demasiado bueno para ser cierto.

Pero así son las mejores historias, ¿no?

Dedicado con aprecio y admiración a mi tocayo Sevach.