El gobierno alemán tiene una página web donde se da información detallada del porqué de los recortes económicos, se responden las preguntas más frecuentes de los ciudadanos sobre la crisis del euro y la operación para salvar a Grecia de la bancarrota e incluso se puede uno bajar un podcast donde la canciller Merkel desea suerte y éxitos a la selección germana de fútbol.  El gobierno español también tiene una página web, semejante en estructura pero no en contenidos. La página alemana se llama Gobierno Federal (“Bundesregierung”), la página española “La Moncloa”. Esta última contiene pequeños extractos de prensa y tiene un sentido unidireccional de la información, notas de prensa y resúmenes de prensa. Comparando las dos páginas tengo la sensación que el gobierno alemán está más pendiente de atender, de ilustrar, convencer y compartir con los ciudadanos que el gobierno español. O al menos, eso sugiere la comparación de las dos páginas web.

En el portal del gobierno de la Sra. Merkel ha aparecido una referencia sobre universidades: una reunión sobre el proceso de Bolonia, sobre el avance de las universidades alemanas en este proceso de adaptación de la Educación Superior. La Ministra de Educación Annette Schavan puso en marcha una Conferencia sobre Bolonia para revisar el desarrollo del proceso, identificar y solucionar los errores cometidos y contar con la representación estudiantil para buscar el mayor consenso. Alemania tuvo cierta agitación con huelgas de estudiantes y preocupación por parte de los rectores. Veintitrés universidades presentaron sus resultados de adaptación y experiencias exitosas incluyendo cursos iniciales interdisciplinares, resultados sobre la implantación de los nuevos grados, valoración e incorporación en los currícula de actividades profesionales previas, implicación de los estudiantes en el seguimiento del proceso y desarrollo de sistemas de aseguramiento de la calidad. La presidenta de la Conferencia de Rectores de las Universidades alemanas, la profª Margret Wintermantel señaló que esos ejemplos muestran que las universidades están aprovechando el proceso de Bolonia para desarrollar sus propios perfiles individuales e impulsar sus fortalezas. Como se ve, no es la imagen pesimista, retrógrada e hipercrítica que recogía un informe referido en un post por mi admirado Sevach. En la reunión, trabajando de forma conjunta el Gobierno Federal, los representantes de los estados federales y las universidades se acordaron las siguientes medidas:

  • Establecer sistemas de comparación que permitan un seguimiento de los resultados de los estudiantes y el éxito o fracaso académico.
  • Reformar y simplificar las regulaciones administrativas.
  • Poner en marcha un Pacto de Calidad centrado en la enseñanza universitaria.
  • Establecer una reunión anual de seguimiento del progreso del proceso de Bolonia

Como hemos dicho en un post anterior, es un proceso sin vuelta atrás y los alemanes lo están levando adelante con la misma fiabilidad y cuidado a los detalles con la que construyen BMWs o Mercedes Pero no hay que quedarse solo en las grandes declaraciones, en las bonitas palabras. El gobierno alemán ha anunciado que va a invertir 2.000 millones de euros para mejorar la calidad de la enseñanza universitaria. Ojo, no la investigación en la que ya es el gobierno europeo que más invierte, la enseñanza universitaria. La enseñanza que, y debe avergonzarnos, parece que es la “hermana pobre” en la actividad universitaria. Con ese dinero, las universidades alemanas ampliarán las plantillas de profesores y pondrán en marcha nuevos programas de tutorías para los estudiantes. Más enseñanza, mejor enseñanza y apoyo a los estudiantes La ministra Schavan recalcó ¡Queremos un mayor reconocimiento al valor de enseñar en la universidad”

También ha anunciado que va a aumentar la financiación de la movilidad estudiantil con 90 millones de euros para el año 2015. Esto beneficiará a las universidades con sistemas “gemelos de reconocimiento académico,la impartición de cursos de idiomas y la incorporación en los grados de períodos de estancia en universidades de otro país.

El objetivo va mucho más allá del mundo académico. El Gobierno alemán ha declarado que “la inversión en educación es indispensable para atraer empresas a Alemania.” Además, no todas las medidas cuestan dinero. Se hace un esfuerzo importante para impulsar la eficacia y mejorar la organización de las universidades. La ministra Schavan ha concluido “Pero si Alemania quiere continuar vendiendo productos de primer nivel por todo el mundo debe invertir más ahora para asegurarse una educación de primer nivel.”

En España, se reducirá la inversión, se reducirán las plantillas, los grupos más débiles y más fundamentales para el futuro (becarios y profesores al inicio de la carrera académica) serán gravemente afectados por las medidas adoptadas por el gobierno. Parece claro cuál es el futuro profesional que algunos preparan para la juventud de este país dentro de unos años: poner cañas a los alemanes cuando vengan a veranear a Mallorca.