Este post fue publicado el 15 de marzo de 2010 en el periódico El Mundo.

Suplemento: Innovadores. Castilla y León.

La ministra Garmendia es, según lo publicado en el BOE, la más rica del gabinete de Rodríguez Zapatero. Su homólogo británico, Paul Drayson, es también el más rico del suyo. Hace unos días, Lord Drayson dio una conferencia en la Universidad de Oxford, donde “conocí a mi esposa y también, donde ayudé a construir la “spin-off” universitaria [empresa generada desde la investigación] PowderJect e hice mi fortuna.”

PowderJect es una compañía nacida de investigación básica en dinámica de fluidos y aeronáutica, se especializó en la inyección sin agujas e indolora de medicamentos y pasó a crear una nueva línea de producción de vacunas. Se convirtió en la sexta mayor compañía de vacunas del mundo, empleando más de mil personas y fue valorada en 800 millones de euros en el momento de su venta en 2003 a Chiron que, a su vez, fue comprada por Novartis en 2006. Según Drayson, la empresa retornó a los inversores 40 veces su capital riesgo y proporcionó 23 millones de euros a la Universidad de Oxford.

En 1997, la Universidad de Oxford creó Isis Innovation para la puesta en marcha de empresas basadas en ideas de sus profesores. El valor combinado de las creadas desde entonces alcanza los 2.200 millones de euros. Isis busca gestores para las nuevas empresas, inversores y asesores para su desarrollo. El ritmo de creación de empresas es una cada tres meses. Los sectores son diversos, valgan como ejemplo, las tres creadas en 2009:

  • Oxford Yasa Motors. Nueva generación de motores eléctricos.
  • Zyoxel. Cultivos celulares tridimensionales.
  • Oxford Financial Computing. Simulaciones Monte Carlo para aplicaciones financieras.

Motores, Biomedicina y productos financieros, con una nueva estructuración de las Cajas de Ahorros, son sin duda sectores importantes para Castilla y León. En nuestra Comunidad, la cultura de las spin-offs está por desarrollar, a pesar de algunos éxitos y programas como T-CUE. Los parques científicos y los centros tecnológicos, hay ocho en Castilla y León, hacen una importante labor y son una herramienta de futuro pero su realidad es diversa y, en algunos casos, frágil. Los departamentos universitarios van abriéndose a las empresas pero queda un mundo por desarrollar que es la colaboración con las PYMES, la columna vertebral de nuestra economía. Tenemos ocho universidades, el cuarto grupo más numeroso de las diecisiete autonomías. Es una fortaleza de Castilla y León y es el momento de aprovechar ese potencial para generar riqueza y puestos de trabajo. Como hicieron Garmendia y Drayson.